Avanzando en la construcción de un nuevo sistema de seguridad social en salud

(Los comentarios y opiniones expresados en esta página son responsabilidad exclusiva de sus autores y no comprometen a la Asociación Médica ASMEDAS)

Tomado de: Oficina de Comunicaciones, Información y Prensa ASMEDAS Antioquia

Por: médico Jorge Iván Posada Vélez (foto)
Tesorero ASMEDAS Antioquia
Médico ESE Metrosalud

El pasado tres de abril, nueve senadores de la Comisión Séptima del Senado de la República votaron a favor del archivo del proyecto de reforma a la seguridad social en salud de iniciativa ciudadana y promovido por el Gobierno nacional, el Pacto Histórico, algunos sectores del partido Verde y del liberalismo.

Ante la urgente necesidad de transformar el sistema de salud, el Gobierno nacional anunció el 10 de abril que introducirá algunas modificaciones mediante decreto.

Se anuncia llevar el giro directo de la ADRES a los prestadores hasta el 80% de la UPC en el régimen contributivo y subsidiado cuando las EAPB (Entidades Administradoras de Planes de Beneficios) incumplan la normatividad sobre patrimonio adecuado, se encuentren bajo vigilancia especIal, intervención administrativa o en proceso de liquidación; o cuando ellas manifiesten su deseo de  acogerse a este mecanismo de pagos.  También se anuncia que la ADRES pagará mediante giro directo a las IPS y proveedores de tecnologías, al menos el 80 % de los recursos de los presupuestos máximos para atender los servicios y tecnologías en salud no cubiertos por la UPC.

Si bies estás medidas tienden a aliviar un poco la crisis de liquidez que viven los prestadores, hay otra serie de dificultades que deben ser atendidas.

Es necesario mejorar la transparencia y trazabilidad en los sistemas de facturación y pago a los prestadores. En el entendido que los recursos del sistema son recursos públicos, que se trata de un servicio público delegado para su administración en EAPB y que es obligación del Estado establecer las regulaciones pertinentes; se  hace necesario establecer un manual de tarifas único para el sistema, acompañado de un sistema único de facturación que bien puede ser provisto por el Ministerio de Salud y Protección Social para la red pública hospitalaria.

De otro lado, hay que avanzar en la atención universal. Es imperativo eliminar el llamado «carrusel de la muerte” por la negación de atención en los servicios de urgencias. Propongo la conformación de un sistema nacional de atención de urgencias o red nacional de urgencias, al cual debe inscribirse todo prestador que desee habilitar estos servicios, para garantizar así la atención de cualquier ciudadano, sin distingos de ninguna naturaleza; dicha atención será pagada directamente por la ADRES con cargo a la UPC y acogiéndose a un manual de tarifas previamente aprobado por el sistema nacional de atención de urgencias.

También es necesario avanzar en la unificación de los sistemas de información y conformar una historia clínica única, en red, que pueda ser consultada por cualquier prestador habilitado. Esta historia clínica electrónica y sus soportes bien pueden ser provistos por el Ministerio de Salud a toda la red pública hospitalaria del país.

Con respecto al talento humano y sus precarias condiciones laborales, considero que la vinculación laboral debe ser el camino a seguir por todas las IPS. La tercerización y los contratos por órdenes de prestación de servicios deben desaparecer. El sistema nacional de garantía de la calidad en salud debe incluir en su normatividad, como requisito para la habilitación de un servicio, la existencia del talento humano necesario. Esta disponibilidad del talento humano solo puede demostrarse  legalmente mediante la existencia de un  contrato laboral o nombramiento vigente, si se trata de una institución pública. Debe entonces incluirse este requisito para la habilitación de servicios de salud por parte del organismo de vigilancia y control territorial.

Tomado de: Oficina de Comunicaciones, Información y Prensa ASMEDAS Antioquia

Deja un comentario