Perdónalos, Señor

(Los comentarios y opiniones expresados en esta página son responsabilidad exclusiva de sus autores y no comprometen a la Asociación Médica ASMEDAS)

Tomado de: Oficina de Comunicaciones, Información y Prensa ASMEDAS Antioquia

Por: médico asmedista Juan Fernando Uribe Duque (foto)
Escritor, poeta

El supuesto hundimiento de la Reforma laboral no es ningún éxito, como tampoco lo es que para lograrlo muchos congresistas no hayan asistido a la sesión del congreso para así afectar el quorum necesario. Debería darles vergüenza ya que están devengando casi 35 SALARIOS MÍNIMOS; y preguntarles por el valor de la hora de trabajo en jornada nocturna o por el valor de un festivo es una tontería, pues no saben ni les interesa. Como tampoco les interesó traicionar a la clase trabajadora al apoyar a ciertos empresarios que amarran bajos salarios o explotan al trabajador con la nueva modalidad de esclavitud: LA POBREZA CONVERTIDA EN MENDICIDAD: «Si no fuera por mí que te doy trabajo, te morirías de hambre».

Al colombiano que hoy protestó contra el gobierno con una saña y odio escandalosos, se le olvida que en el gobierno de Álvaro Uribe se suprimieron cuatro (4) horas como pago de nocturnos, se recortaron los pagos de horas festivas y se suprimió una prima (la mesada catorce) a los pensionados, así mismo se introdujo la contratación por horas y a destajo (sin prestaciones sociales) y la tercerización a través de cooperativas de asociados, muchas de ellas cobrando un porcentaje por «pronto pago»; dicen «te pagamos cumplido pero nos das un porcentaje», muchas veces hasta del 5%; se pretendió atropellar a la clase trabajadora, entre ellos a los trabajadores de la salud, convirtiéndolos en esclavos mal remunerados; también las pensiones pasaron a ser administradas -muchas veces obligatoriamente- por los fondos privados que permitió crear (Horizontes y Porvenir ) y otros cuyas mesadas pensionales nunca llegaron a los niveles de dignidad que caracterizaban a las administradas por el Estado y que, en el caso de los privados, más sirvieron para hacer autopréstamos para la construcción de centros comerciales, especular en la Bolsa o estafar a los más pobres que se han jubilado en los últimos años con una miseria. Hace poco me sorprendí que en una empresa de cerámicas muy conocida, obligaran a los trabajadores de salario mínimo a cotizar a un fondo privado so pena de ser despedidos.

La Ley 100 trajo engaño, quiebra de hospitales y grandes negocios en pensiones y salud. Eso ya está harto discutido y demostrado o, si no, ¿cómo han construído todas esas clínicas tan hermosas para prestar servicios privados? Pues con el dinero que se roban cuando te dicen «todavía no hay agenda» o te niegan un servicio.

Al ver a los muchachos de Rapid matándose en esas motos por llevar una hamburguesa y cobrar por evento, se nos vienen a la mente las pocas grandes empresas antioqueñas que han perdurado con patronos y adalides, como es el caso de Haceb y su dueño don José María Acevedo, próximo a cumplir 104 años. ¿Ustedes creen que don José María es capaz de contratar por horas o a través de terceros sin prestaciones sociales? Todas las otras empresas fueron vendidas. Las acabó la codicia de quienes las heredaron y la falta de sensibilidad social hacia sus trabajadores. No solo fue la competencia desleal y el contrabando, como muchos dicen.

La reforma que por ahora se hunde, pero que saldrá a flote en el próximo período legislativo, también planteaba una asignación salarial a los muchachos del Sena, entre otras bondades para la clase trabajadora. Es que la pobreza es muy dura, señores, y trabajar de noche, casi inhumano.

«¿Por qué no montan una empresa en lugar de estar criticando?». Es la pregunta altanera que nos hacen. Porque todos no somos empresarios. ¿Deberíamos serlo?

Un reciente alcalde de Cali, rico y muy querido empresario, decía entre lágrimas refiriéndose a los obreros: «Nosotros tenemos con qué pagarles un mejor salario, lo que sucede es que somos codiciosos y solo nos importa nuestro propio bienestar».

Por eso, los que salieron a marchar contra el gobierno son como aquellos a quienes Cristo dijo: «Perdónalos, Señor, pues no saben lo que hacen».

Tomado de: Oficina de Comunicaciones, Información y Prensa ASMEDAS Antioquia

Deja un comentario