Vejez… divino tesoro

Tomado de: Oficina de Comunicaciones, Información y Prensa ASMEDAS Antioquia

Por: médico asmedista Bernardo Ledesma Gil
Ortopedista

Han pasado tantos
veinticuatros de diciembre.

La película mil veces vista:
El pequeño Marcelino,
el del pan y el del vino…

La magia de la navidad…
El niño Jesús descendiendo
del cielo en forma de
estrella fugaz…

La magia del yoyo, la pirinola,
los trompos con herrón de acero…

Los carritos autofabricados
con una carreta de hilo,
con un caucho mágico
que lo hacía rodar…

Recuerdos que perviven en mi memoria
en blanco y negro…
Duermen plácidamente
En el hipocampo de mi cerebro…

Son los ancianos recuerdos,
que merodean
por ahí sin rumbo fijo…

Ya empezamos el descenso,
llegaron los años tan esperados…

Entre las nubes de mis recuerdos
la juventud se va despidiendo
poco a poco.

Y al final, la experiencia
de haber vivido…
alimenta nuestros días
disfrutando con los hijos,
con los nietos…

Regresa esa magia de la juventud
transformada ahora en la magia de la madurez.

 

Tomado de: Oficina de Comunicaciones, Información y Prensa ASMEDAS Antioquia

 

1 comentario en «Vejez… divino tesoro»

  1. Así de simple y fantástica fueron las navidades vividas , ahora diferentes pero plenas en su realización a través de nuestros hijos nietos y seres especiales que aún tenemos para compartir la vida

    Responder

Deja un comentario