Las niñas pueden ser lo que sueñan

Tomado de: www.minsalud.gov.co

Audio de la ministra de Salud y Protección Social, Carolina Corcho.

El Ministerio de Salud y Protección Social se unió a la Fundación Plan Internacional para celebrar del Día Internacional de La Niña y así reivindicar su reconocimiento como sujeto de derechos, considerando este tiempo de la primera infancia y la infancia como ventanas de oportunidad claves para el desarrollo a largo plazo.

Esta fecha, declarada por las Naciones Unidas, se ha celebrado durante los últimos 10 años con el fin de reconocer los derechos de las niñas y los desafíos únicos a los que se enfrentan en todo el mundo, así como promover su empoderamiento y el cumplimiento de sus derechos humanos.

El 51% de la población colombiana corresponde a mujeres y de estas un 26% corresponden a niñas y adolescentes entre los 0 y los 17 años. Las niñas y adolescentes representan, el 13% de la población total del país. El 22% de las mujeres habitan en zona rural; sin embargo, corresponde al 28% del total de niñas y adolescentes.

Existen territorios donde se concentra una mayor proporción de niñas y adolescentes respecto del total de mujeres del departamento como sucede en Vaupés donde llega a ser del 51,7%; así como Guainía, Vichada y Amazonas donde representan más del 40% del total de mujeres.

Las estimaciones preliminares de Talento Humano en salud para el año 2022 indican que del total del talento humano en salud en Colombia 687.962 son mujeres y equivalen al 79% de la fuerza laborar del país.

Carolina Corcho Mejía, ministra de Salud y Protección Social, quien estuvo presente en esta celebración, que convocó a niñas y mujeres líderes del Ministerio y del país, reconoció la importancia de estos encuentros en favor de las mujeres y especialmente de las niñas.

«Uno debe ir forjando el carácter, la personalidad y el liderazgo, atreviéndose a ir más allá de una misma y proyectándose en lo que también compete a otros. Y en ese sentido, convocar, liderar, sin esperar nada, apelar a esa vocación de servicio que se desarrolla creyendo en algo, eso lo tienen muy pocas personas y es importante que lo tengan niñas y mujeres, porque ser niña, mujer y líder, es difícil, especialmente en un mundo diseñado para el liderazgo de la masculinidad».

El evento también contó con la invitación especial a niñas líderes como Isabella Salcedo Palacio, de 12 años y quien llegó de Envigado – Antioquia. En 2021 fue concejala de su municipio y su propuesta bandera se denominó «Guardianes Saludables». También, obtuvo la medalla al mérito femenino Débora Arango Pérez, en la categoría de liderazgo y proyección. Es gestora de Seguridad, Convivencia y Paz del área metropolitana del Valle de Aburra, y gestora de Seguridad Alimentaria y Nutricional de la gerencia de MANA de la Gobernación de Antioquia.

También asistió Daniela Santana Pérez, de 15 años y quién hace parte del Parche Saludable – localidad de Engativá, del Programa de Salud Joven, programa con el que – como ella misma lo dice- se ha hecho mucho más consciente de su salud y ha fortalecido su liderazgo.

Acciones del Minsalud en favor de las niñas

El Estado colombiano ha apostado por garantizar un marco de atención integral concretado en las Políticas intersectoriales para el Desarrollo integral a la Primera Infancia y la Política Nacional de Infancia y Adolescencia. Allí se articulan sectores como educación, cultura, recreación, protección, entre otros, y el sector salud, aporta entre otras, la gestión de las atenciones priorizadas que incluyen la afiliación, el esquema completo de vacunación y la valoración integral en salud.

Proteger, cuidar y promover el desarrollo y capacidad de agencia de las niñas, adolescentes y mujeres, debe ser un propósito asumido desde las familias, las comunidades, las instituciones y en general por la sociedad misma, apostando a modificar condiciones que propician la exposición a violencias y otras situaciones que vulneran su vida como los matrimonios infantiles o las uniones tempranas.

Así mismo, cuidar su salud mental, lo que implica trasmitirles actitudes positivas ante la vida, estimular y ayudarles a desarrollar sus capacidades y proyectos, a expresar sentimientos, sentir que valen y son importantes, ejercer sus derechos, asumir responsabilidades, resolver problemas y conflictos sin violencia, garantizar un reparto equitativo del trabajo doméstico, estimular y motivar a la participación social.

Igualmente, es necesario garantizar acceso a actividades durante el tiempo libre enfocadas en las interacciones sociales, eventos recreativos y culturales y de desarrollo de aptitudes y hobbies que enriquezcan el tejido social del que hacen parte.

La investigación revela que las niñas que crecen en familias con un apego seguro y saludable tienen mayores probabilidades de contar con una variedad de mecanismos de afrontamiento saludables para superar los desafíos de la vida. El apego seguro quiere decir que los cuidadores(as) tienen una comunicación positiva y formas saludables de resolver los conflictos que surjan en la familia.

En medio de esta celebración se reconoció la necesidad de un cambio que implica transformaciones profundas en el establecimiento de roles de género, que inician desde los mismos procesos de crianza y cuidado. El reto implica disminuir las brechas de equidad que aún se evidencian en las diferencias en condiciones, oportunidades y garantía de derechos.

Para acercar la oferta desde el sector salud, se propone avanzar en el modelo preventivo que permita garantizar la activación de equipos multidisciplinarios para acompañar a las familias, así como a la red de relaciones que se tejen en los entornos, reconociendo la importancia de estas acciones en medio de momentos de transición para el desarrollo, procesos de identidad y construcción de la autonomía.

 

Tomado de: www.minsalud.gov.co

 

Deja un comentario