Del espectáculo a la cultura de la vida

(Los comentarios y opiniones expresados en esta página son responsabilidad exclusiva de sus autores y no comprometen a la Asociación Médica ASMEDAS)

Tomado de: Oficina de Comunicaciones, Información y Prensa ASMEDAS Antioquia

Por: Médico asmedista Juan Fernando Uribe Duque (foto)
Escritor, poeta

Este año van 69 masacres y 120 líderes asesinados… pero parece no importarnos simplemente porque a las élites no les importan mientras no sean suyos. Como son gente del pueblo, pobres, mestizos, indígenas, no generan dolor, tal vez un poco de asombro y algún comentario luego de servir de carátula para revistas: «eso era un ajuste de cuentas», «el que la hace la paga», «seguro eran guerrilleritos o mafiositos» o el absurdo «asesinatos con carácter social».

La ideología de la élite se hace hegemónica cuando el Estado la comparte y la perpetúa estableciendo una actitud y una óptica segregacionista, en donde quien tenga dinero puede blanquear su posición retrayéndose a una «realidad» vetada para la gran masa carente de oportunidades laborales y educación.

Se han creado tres países, uno opulento y temeroso; otro ansioso de ser como el primero, fingiendo status y sobreviviendo a costa de apariencias y dolor, y un tercero, vasto, profundo, desposeído, desarraigado de la tierra y maltratado, habitando cordones suburbanos de miseria y un campo ensangrentado en donde la presencia del Estado sólo llega con proclamas electorales o con misiones militares represivas (otrora fueron avionetas esparciendo veneno); donde la guerra se alimenta de sus muertos y su grito se pierde en francachelas parlamentarias o en una Academia saturada de razones para el desagravio. Esa Colombia pone los muertos, los de la mitad la angustia, y los de arriba el temor y el fastidio hacia los otros.

Nos hemos adaptado a la guerra soterrada, a la intimidación y al delito sofisticado.  Crecemos en un plano enfermizo, apenas sostenido por una gran farsa de doble moral y egoísmo. Alimentamos mesías que después condenamos como Pilatos lavándonos las manos con sangre y vino. Simplemente escogemos tarima para ver el espectáculo… Aunque parece que el nuevo gobierno ya pretende una CULTURA DE LA VIDA y lo que ayer era comidilla para pasquines sensacionalistas, ahora es preocupacion y motivo de análisis.

 

Tomado de: Oficina de Comunicaciones, Información y Prensa ASMEDAS Antioquia

 

Deja un comentario