Asmedas advierte que la situación del sector salud en Antioquia es cada vez más crítica e insostenible

70 por ciento de los trabajadores de la salud que laboran en los hospitales públicos, se encuentra vinculado por empresas tercerizadoras

Tomado de: www.edicionmedica.com.co

La Asociación Médica Sindical Colombiana Seccional Antioquia (Asmedas) ha manifestado que la situación del sector Salud del departamento de Antioquia no es muy diferente a lo que sucede en el resto de Colombia, ya que, la precarización laboral de los trabajadores de la Salud; la situación financiera de los hospitales; así como dificultades en el acceso a atención, también se visibilizan en esta región, agudizando la crisis sanitaria.

El gremio ha sido enfático al señalar que, hay regiones que son azotadas tradicionalmente por la violencia y que tienen una gran población fluctuante, con un territorio extenso y con dificultades de acceso a las cabeceras municipales, (escasez de vías), por demás ricas en recursos naturales, tierras fértiles, pero con concentración de economías depredadoras del ambiente y explotadoras de la fuerza laboral (minería, narcotráfico, monocultivos agroindustriales, madereras, ganadería extensiva, etc.).

Y es que, la pobreza agudizada por la pandemia y el encarecimiento de los alimentos han hecho que gran parte de la población no pueda acceder a una alimentación adecuada. Según ha registrado el DANE, el 39.3 por ciento de la población colombiana vive por debajo de la línea de pobreza, con ingresos que no alcanzan para cubrir una canasta básica de alimentos.

Cifras alarmantes en cuanto a la mortalidad

El 25 por ciento de los hogares solo puede recibir dos comidas al día y el 14 por ciento solo puede comer una vez al día. En nuestro departamento hay regiones que viven una situación aún más dramática.

Con respecto a la mortalidad infantil, Asmedas ha dado cuenta de cifras, por mil nacidos vivos, realmente escandalosas: en 2021 en Puerto Berrío (13.3), Caucasia (11.6), El Bagre (14.4/), Nechí (17.5), Zaragoza (23.3), Mutatá (15.3), Turbo (18.1), Segovia (12.1), Dabeiba (39.4), Frontino (29.4), Yarumal (18.8); por lo que, esta situación amerita una atención especial por parte del ministerio.

En mortalidad materna se ha destacado Turbo con siete muertes maternas en 2021 (lo que equivale a 218 por 100.000 nacidos vivos) y El Bagre con tres muertes maternas (287.9 por cien mil nacidos vivos). Por EDA (enfermedad diarreica aguda) murieron 20 niños menores de cinco años en el 2021, la subregión de Urabá aportó casi la mitad de los casos (9) de los cuales 4 se presentaron en Turbo y 3 en Mutatá.

En muertes por IRA (infecciones respiratorias agudas) en menores de cinco años, Asmedas ha resaltado que hay 41 fallecimientos en el departamento, de los cuales la cuarta parte se presentó en la subregión de Urabá mientras que en Turbo se presentaron seis fallecimientos (16 por ciento), la mitad de los que se presentaron en una ciudad quince veces más grande (Medellín) y que concentra las IRAS graves cuando son remitidas a un tercer o cuarto nivel de atención.

La situación financiera de los hospitales públicos es dramática

De acuerdo con el gremio, se ha estimado que a las ESE del departamento se les adeuda una cifra cercana a los 1.1 billones de pesos; se destaca la cartera con el Hospital General de Medellín que asciende a 227.400 millones de pesos, con un deterioro acumulado de 50 mil millones y una cartera de difícil recaudo de 125 mil millones.

Asimismo, se ha reportado que la cartera de la ESE Metrosalud que, a la fecha, llega a 63 mil millones de pesos, cuenta con un deterioro acumulado de 16 mil millones y unas cuentas de difícil recaudo de nueve mil millones; en el área metropolitana, la ESE Marco Fidel Suárez del municipio de Bello tiene una cartera de 31 mil millones de pesos, con un deterioro acumulado de 18.600 millones de pesos y una cartera de difícil recaudo de 21.400 millones.

El gremio ha considerado otras IPS que se constituyeron bajo la figura de corporaciones de carácter privado a pesar de que la composición de su capital es enteramente pública, tales como la IPS Universitaria (actualmente Hospital Alma Mater de Antioquia), con una cartera total de 191.000 millones de pesos de la cual 91.000 millones corresponden a entidades en liquidación; y también el Hospital Infantil Concejo de Medellín, con una cartera total de más de 268.000 millones.

Cabe mencionar que, en el departamento, 31 hospitales públicos han presentado un plan de saneamiento fiscal y financiero ante el Ministerio de Hacienda por encontrarse en un riesgo financiero alto y contamos en Antioquia con 102 municipios en sexta categoría con 10.000 o menos habitantes que hacen inviable financieramente por vía demanda los hospitales de dichos municipios.

La Salud de los colombianos en riesgo por problemas de liquidez

Asmedas ha asegurado que, los problemas de iliquidez, generados por una cartera que crece día a día, llevan a los hospitales públicos a escasez de insumos y desabastecimiento en muchos de sus servicios, poniendo en riesgo la salud e, incluso, la vida de muchos pacientes.

“Muchos hospitales, ante la crisis financiera, optan por recortar la planta de personal o no nombrar las vacantes existentes, medida que dificulta el acceso de los pacientes a una atención oportuna y con calidad en los servicios de urgencias, consulta externa y hospitalización”, ha indicado el gremio en un comunicado.

La infraestructura de la red pública hospitalaria pasa por momentos muy difíciles, la falta de mantenimiento es la regla general y la obsolescencia en equipos y tecnologías es notoria.

A esta crítica situación financiera se ha sumado el imperio de las bandas criminales en regiones como Bajo Cauca, Urabá, norte del Valle de Aburrá. Según ha explicado el gremio, estos grupos ilegales cooptaron las juntas directivas de los hospitales para apropiarse de los recursos de la salud mediante contrataciones irregulares y que obstaculizan con mucha frecuencia las actividades de promoción y prevención en las zonas apartadas mediante la intimidación y las agresiones a la misión médica.

El talento humano en Salud en riesgo

El talento humano en salud vive una de las situaciones más difíciles del país. Aproximadamente el 70 por ciento de los trabajadores de la salud que laboran en los hospitales públicos, se encuentra vinculado por empresas tercerizadoras o mediante contratos de prestación de servicios mal remunerados.

En muchas ocasiones, los profesionales se encuentran cotizando a la seguridad social por cuenta propia “y con un salario base muy por debajo de lo realmente devengado; con atrasos, hasta por varios meses, en el pago de sus salarios y, además, se les desconoce el derecho a vacaciones remuneradas y otras prestaciones de ley”, ha agregado Asmedas.

Por otro lado, el talento humano, generalmente especializado, cuya remuneración depende de los eventos facturados, “ha generado un estímulo perverso por facturar, relegando a un segundo plano, en algunas ocasiones, las necesidades de los pacientes y sometiéndose a largas jornadas en varias instituciones”.

Todo esto por “lograr una gran facturación que le permita llevar un tren de gastos de acuerdo con sus expectativas, sacrificando el tiempo necesario de descanso y sometiendo a un riesgo injustificado a sus pacientes al laborar jornadas extenuantes en diferentes instituciones”, ha destacado Asmedas.

Por último, el gremio ha manifestado que, “la situación del talento humano en salud requiere una pronta y justificada intervención que lleve a formalizar su vinculación mediante un contrato de trabajo con todas las garantías y prestaciones sociales de ley”.

 

Tomado de: www.edicionmedica.com.co

 

Deja un comentario