Según estudio de la Universidad Nacional, 7 de cada 10 hogares colombianos se ven afectados por la pandemia

“Las altas prevalencias de INSAH dan cuenta de la necesidad de establecer políticas públicas”, afirma la investigación tras evidenciar la crisis social y económica del país

Tomado de: www.semana.com

El 2020 fue un año particular para la sociedad, no solo colombiana sino para todos los habitantes del mundo. La llegada del SARS-CoV-2 (coronavirus) trastocó el sector económico, social y sanitario que hasta el día de hoy busca afrontar su continuo desarrollo desde el día que inició en Wuhan, China.

“La mayoría de las personas infectadas por el virus experimentarán una enfermedad respiratoria de leve a moderada y se recuperarán sin requerir un tratamiento especial”, señala la Organización Mundial para la Salud, OMS.

Una investigación realizada por la Alianza Universitaria por el Derecho Humano a la Alimentación Adecuada (ALUDHAA) que conforman instituciones de educación superior como la Universidad Nacional de Colombia, la Universidad de Antioquia, la Universidad Javeriana de Bogotá, entre otras, tituló su estudio: “La pandemia empeoró crisis alimentaria de los colombianos”, presidida por la nutricionista e investigadora Nataly Garzón Orjuela junto con la directora del Observatorio de Seguridad Alimentaria y Nutricional (OBSSAN) de la Unal, Sara Eloísa del Castillo Matamoros, que concluyó que por lo menos 7 de cada 10 hogares colombianos de los estratos 1 y 2 fueron los más afectados tras la llegada del Covid-19 por la falta de alimentación de calidad legitimando la Inseguridad Alimentaria en el Hogar (INSAH).

El estudio que se realizó entre 2021-2022 que contempló 11 ciudades del país tales como: Bogotá, Barranquilla, San Andrés, Cúcuta, Popayán, Pasto, Leticia, Yopal, Tunja, Cúcuta y Armenia.

Cabe destacar que un 60,5 % de los hogares consultados, tenía una mujer como cabeza de familia, mismos que se vieron más afectados en comparación con otros.

El estudio se enfocó en la falta de acceso de alimentos de calidad en las familias colombianas alineada en la Escala Latinoamericana y Caribeña de Seguridad Alimentaria (ELCSA), que se precisó en tres relevantes premisas como:

-El método que utilizan para conseguir alimentos debido a la escasez de estos.

-El problema de hambruna en menores de 18 años de edad.

-El tipo de alimentos que la población alcanza y la cantidad que consume.

Las conclusiones del ELCSA

Lo que concluyó esta herramienta óptima que ha demostrado ser fiable cuando se usa, afirma la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), es que:

-Por lo menos, el 28,4 % de las familias encuestadas son seguras;

-pero un 71,6 % de hogares se pueden categorizar en la INSAH.

Es decir, que no solo se detalló una inseguridad en los hogares, sino que fue notoria la situación económica y alimentaria que ha permanecido en estas poblaciones.

El agua, un problema social

La escasez de agua no es una problemática que acarrea la población mundial a partir de la llegada de la pandemia, sino que hace parte el sexto de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, que se denomina, “Garantizar la disponibilidad de agua y su gestión sostenible y el saneamiento para todos”.

Tal y como lo señala la organización no gubernamental, alrededor del mundo por lo menos “una de cada tres personas no tiene acceso a agua potable salubre, dos de cada cinco personas no disponen de una instalación básica destinada a lavarse las manos”, situación que empeora las medidas sanitarias que previenen infecciones y/u otras enfermedades como el Covid-19.

Pero continuando con el estudio liderado por investigadores de la Universidad Nacional, “la inseguridad hídrica del hogar” se vio reflejada en este tiempo, colocando en vilo la salud física, mental y demás de quienes no pudieron acceder a ella, todo porque la disponibilidad de agua no era posible, concluyendo que “16 de cada 100 hogares estudiados está en inseguridad hídrica; el 30,9 % se preocuparon por no tener suficiente agua para todas las necesidades”.

La lectura que se le da al estudio hecho por la ALUDHAA, asegura que la Inseguridad Alimentaria en el Hogar (INSAH) solo evidencian la necesidad de la población de tener políticas públicas que garanticen el derecho a una comida digna y todo lo que conlleva a esto.

Cabe destacar que existen programas como el Ingreso Solidario del Gobierno Nacional que contrarrestan esta necesidad que cada vez es más profunda.

 

Tomado de: www.semana.com

 

Deja un comentario