La trascendencia histórica de la nueva Ministra de Salud

Tomado de: www.elespectador.com

Por: Fernando Galindo G. (foto)
Columnista de El Espectador

El decurso del cuatrienio de izquierda, elegido en democracia tradicionalmente dominada por los partidos de derecha, es impredecible y mucho más cuando el nuevo gobierno se rodeó del continuismo de los partidos que postularon candidatos de esa tendencia, contra los que ejerció oposición sin mesura.

En ese escenario, la nominación de la doctora Carolina Corcho Mejía para el Ministerio de Salud se puede convertir, al final del gobierno del presidente Petro, en el emblema de la gran transformación que los ciudadanos estaban esperando y le consagraría un sitial en el restablecimiento de los derechos fundamentales vulnerados.

A la ministra Corcho la asiste la certeza que su nombramiento responde a la confianza del presidente electo, en sus capacidades. Por consiguiente, su gestión no será negociable ni presionada por la voracidad de la clase política, ni por los aseguradores del sector económico, como ha ocurrido en las pasadas administraciones. La magnitud de los problemas por resolver y la complejidad de transformar el sistema para satisfacer las exigencias de la Ley Estatutaria de Salud (LES), requerirán su permanencia durante todo el período de gobierno.

La ministra es médica de la Universidad de Antioquia, con postgrado en psiquiatría de la Universidad Nacional y maestría en estudios políticos de la Universidad Javeriana. Fue presidente de la Asociación Nacional de Internos y Residentes, lo que le permitió formar parte de la Gran Junta Médica que presentó el proyecto de la Ley Estatutaria de Salud, en 2014. Igualmente se integró a la Comisión de Seguimiento a la Sentencia T-760, órgano consultor de la Corte Constitucional para temas de política pública en salud. Fue directora de Participación Social y Atención al Ciudadano de la Secretaría de Salud de Bogotá. Se desempeñó como vicepresidenta de la Federación Médica Colombiana.

Coincidimos en los foros de la Comisión de Salud de la Academia Nacional de Medicina, en los que se debatieron permanentemente los problemas estructurales del sistema de salud impuesto por la Ley 100, cuyo eje es el aseguramiento comercial de los intermediarios privados. En esta entidad se redactaron, desde 1998, varios proyectos para reformar la Ley 100, que no progresaron en el Congreso, por los conflictos de interés de los legisladores. Vale recordar que se identificaron EPS que aportaron recursos públicos de la salud, para financiar campañas políticas.

La perspectiva con la doctora Corcho es diferente, porque su entereza moral y su convicción ética sobre el derecho fundamental de la salud, no darán espacio a que esa corrupción se repita.

La función más importante de la ministra Corcho será su interacción con los diversos organismos del Estado, para desarrollar los determinantes sociales de la salud, contenidos en la Carta Internacional de Derechos, Observación 14 del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (PIDESC) de la ONU, año 2000, que incluyen, entre otros, el acceso al agua potable; condiciones sanitarias adecuadas (disposición de excretas); seguridad alimentaria; vivienda digna; energía eléctrica; condiciones de trabajo dignas, seguras y sanas; acceso al transporte público; educación y recreación; medio ambiente sano.

Posiblemente, la ministra considere, con el beneplácito del presidente electo, la creación de una dependencia interministerial que se convierta en la estrategia de desarrollo para todos los colombianos, de áreas rurales y urbanas, que conduzcan al estado de bienestar universal, objeto de toda política de gobierno, centrada en el ciudadano. Desde hace varios años, la ministra Corcho ha trabajado con varias entidades y profesionales del sector, en un proyecto de ley que reglamente la Ley Estatutaria, de la que es coautora y que, posiblemente, presentará una vez se inaugure el mandato del presidente Petro. El nuevo modelo estará cimentado sobre una estrategia de atención primaria integral en salud (Artículo 12, LES), con acceso universal, igualitario, no asociado a la capacidad de pago. El sistema estará orientado tanto a la prestación integral de servicios (Art.8, LES), como también al control de los riesgos de la salud (LES, Ley Estatutaria de Salud).

Saludamos con entusiasmo tan acertado nombramiento del presidente electo. En este saludo me acompañan, desde el infinito, los doctores José Félix Patiño R. y Nelson Contreras C., reconocidos defensores del derecho fundamental a la salud. Buena suerte, ministra Corcho.

 

Tomado de: www.elespectador.com

 

Deja un comentario