Se decreta alerta naranja ante el cierre de tres hospitales en el Quindío

Esta situación podría poner en riesgo a otros hospitales del departamento, así como la situación laboral del personal de la Salud

Tomado de: www.edicionmedica.com.co

Por un clamor de los representantes de los sindicatos del sector salud al darse el cierre de los hospitales de San Vicente de Paúl de Salento, Santa Ana de Pijao, el Sagrado Corazón de Jesús de Quimbaya y la afectación de más de 200 mil habitantes al no contar con los servicios de salud, la Secretaria de Salud Departamental del Quindío ha declarado hoy la alerta naranja hospitalaria.

El no cumplimiento de las normas y de los requisitos que deben seguir para prestar la atención hospitalaria relacionada con el estado de la infraestructura y la utilización de servicios de odontología, laboratorio, vacunación, farmacia, consulta externa médica y el no pago salarial a los empleados; por ello se ha tomado la decisión del cierre temporal.

En ese sentido, Yenny Alexandra Trujillo, secretaria de Salud Departamental ha solicitado a la red hospitalaria del Quindío y a las Entidades Administradoras de Planes de Beneficios (AEPB) activar sus redes alternas para garantizar la atención de la población afectada. Además, que el Centro Regulador de Urgencias y Emergencias (CRUE) está habilitado 24 horas.

Sobre los hechos que se están registrando en el departamento con la crisis que afrontan los hospitales, ya cerrados y La Misericordia de Calarcá que fue intervenido por la Superintendencia Nacional de Salud, Ruby Burgos, presidenta del sindicato de enfermeras del hospital San Juan de Dios de Armenia ha hecho varias precisiones con respecto a la crisis hospitalaria por la que está atravesando el Departamento.

En entrevista con EDICIÓN MÉDICA Burgos ha dicho que “esta situación se veía venir y todo por la mala aplicación y puesta en marcha de la Ley 100 de 1993, la cual le dio vía jurídica a las Empresas Prestadoras de Salud (EPS), unas entidades que han puesto en crisis financiera a los hospitales y no sólo del Quindío sino también de todo el país, porque no pagan los servicios que estos le han prestado a millones de colombianos”.

La representante de las enfermeras ha enfatizado que “todo esto se empeora aún más con la liquidación de las EPS que han presentado falencias económicas, según investigaciones hechas por la Supersalud ya son 10 las que han sido intervenidas y las deudas que tienen con red hospitalaria siguen iguales, nadie responde”.

“A eso se suma el sistema de contratación del personal de la salud, no es justo que los contratos sean por prestación de servicios, cuando hay cargas laborales tan extensas y cumplimientos de horarios. Cada vez que se tiene que renovar un contrato se deben sacar una cantidad de documentos y en muchas ocasiones tan sólo por dos o tres meses de trabajo”, ha resaltado Burgos.

La crisis hospitalaria de estos municipios no sólo la están padeciendo la población residente en dichas poblaciones y los empleados, también la está afrontando el hospital más importante del departamento, el San Juan de Dios de Armenia, el cual está asumiendo todos los servicios hospitalarios que en estas localidades no se están prestando. “Por tal razón, el gerente del hospital de la capital quindiana, Rubén Darío Londoño ha mostrado su preocupación por la demanda que está teniendo”, ha agregado Burgos.

Con respecto a la crisis hospitalaria que hoy afronta el Quindío, los representantes de los sindicatos de la salud del departamento han hecho un plantón en la ciudad de Bogotá para pedir una solución sobre la situación y así muy pronto los hospitales y los empleados del sector puedan mejorar sus condiciones laborales y la atención a la población.

Cabe mencionar que, en un derecho de petición los representantes también han solicitado a la Gobernación del Quindío que realice un plan de acción para salvaguardar el derecho a la salud y que les exijan a los hospitales que cumplan con los requisitos en los tiempos establecidos.

Por su parte, James Benítez Ortiz, presidente del sindicato de los trabajadores del hospital San Juan de Dios de Armenia ha expresado que ese riesgo fiscal a los hospitales que generaron las EPS y mucho más las que han sido liquidadas, las cuales ya está dando los primeros resultados negativos, esos que tienen que ver con el cierre de los hospitales, situación que seguramente pondría en riesgo los demás hospitales que hay en el departamento. A eso se suma la situación laboral del personal de la salud

“Tenemos un problema muy grande, porque son muchos los habitantes los que están dejando de recibir, sumado a que este es un departamento turístico y no hay garantías para que las personas que llegan día a día, principalmente a los pueblos reciban la atención en salud”, ha concluido el dirigente sindicalista.

 

Tomado de: www.edicionmedica.com.co

 

Deja un comentario