¿Es viable producir vacunas contra la COVID-19 en Colombia?

En el mundo, de acuerdo con la OMS, se han aplicado 5565 millones de dosis en el planeta

Tomado de: www.edicionmedica.com.co

El Ministerio de Salud y Protección indica que hay 4.952.690 de casos confirmados de COVID-19 y están activos 17.439. Una de las formas de combatir el virus es la inmunización de la población. En el mundo, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), se han aplicado 5565 millones de dosis en el planeta.

En el caso de Colombia, el Ministerio informa que hay 14.997.727 personas con el esquema completo de vacunación, es decir, solo el 36 por ciento de la población.

En entrevista con EDICIÓN MÉDICA, Claudia Marcela Vélez, docente de la Facultad de Medicina de la Universidad de Antioquia y autora del informe “COVID-19 y vacunación en América Latina y el Caribe”, dijo que “es complejo que se alcance a inmunizar completamente el 70 por ciento de la población de la región finalizando el año. A Colombia para crear vacunas lo que le hace falta es plata, es decir la decisión firme de financiar esas estrategias y de esperar que no van a estar listas en corto o media plazo y de tener la determinación de mantener esa financiación, teniendo en cuenta todos los recursos que eso implica, ese puede ser el punto más crítico de la decisión”.

“Tengo la idea de que los políticos todo lo quieren rápido, lo mismo el Ministerio, que quiere hacer una cosa para mostrar durante cada gobierno. Los que están dándole fuerza a eso es la industria privada que, además, es la que lidera ese tipo de proyecto en otras partes de mundo; en ese caso, ellos sí pueden estar motivados a financiar a mediano o largo plazo. Y es que estas no son tan susceptibles a los cambios de Gobierno. Y es que contamos con el recurso humano altamente calificado y entrenado en esas nuevas tecnologías, en las que muchos se han entrenado. Algunos viven en el país, otros están fuera, pero parece que hay toda una posibilidad de crear redes en las que se puedan reinsertar o integrar a ese tipo de proyectos”, ha agregado Vélez.

Una de las razones que ha generado este ritmo lento es la actual dependencia que tiene Colombia al depender de otros países y de empresas internacionales para la adquisición del biológico.

Es de destacar que, a nivel de Latinoamérica, hay países que han sido productores de vacunas para otras enfermedades y que en la actualidad están siendo desarrolladores de sus propios biológicos; un ejemplo de eso es Cuba o Brasil, que llevan a cabo una investigación en el Instituto Butantan de São Paulo.

“En de Argentina, que estuvieron produciendo la de AstraZeneca, hoy lo hacen con la Sputnik V.  De hecho, cada vez están ampliando su infraestructura para elaborar un mayor número que supla las necesidades al interior de países como Brasil o México, que son grandes”, ha expresado Vélez.

Y es que la producción de vacunas es un tema complejo. Cada día los equipos son más sofisticados, la metodología, las técnicas, los requerimientos y los estándares internacionales son muy elevados.

“La elaboración de las vacunas en cuanto a los laboratorios es compleja debido a que se requieren infraestructuras especiales para alcanzar las buenas prácticas de manufactura y es una cuestión de inversión. Creo que la tendencia con todo el tema de vacunas es una disrupción de toda esa política neoliberal de los años 90, de decir que lo que no podíamos conseguir en el país, porque no era competitivo, había que comprarlo hecho de afuera y creo que hay cosas en las que las naciones no pueden perder autonomía, ni quedar a merced del mercado”, ha afirmado la docente.

Finalmente, Vélez ha puntualizado que “con la pandemia quedó muy evidente, que en los lugares en que se está dando rápido la vacunación son en los que se desarrollaron las vacunas y muchos de ellos no las compartieron con otras naciones. En ese sentido queda claro que las naciones no deben depender de otras en ese tipo de casos”.

Tomado de: www.edicionmedica.com.co