Órganos de control siguen develando corrupción con dineros de la salud

Tomado de: www.opinionysalud.com

(Nota publicada originalmente el 2 de septiembre de 2021)

La Contraloría General de la República anunció la imputación de cargos de responsabilidad fiscal por $5.992 millones contra la EPS Cafesalud, hoy en liquidación, y algunos de sus directivos.

La imputación de responsabilidad fiscal cobija las personas que ostentaron el cargo de representante legal de Cafesalud EPS S.A., el Gerente de Salud, el director nacional Administrativo y contra la misma EPS como tal.

¿Qué se investiga?

El órgano de control encontró demostrado que Cafesalud adquirió activos fijos durante los años 2001 a 2014 con recursos parafiscales que solo se podían destinar a la prestación del servicio.

De esta manera, acrecentó su propio patrimonio con recursos públicos de la salud; y en el año 2015 entregó tales activos fijos a título gratuito, sin retorno o beneficio alguno, a entidades del mismo grupo empresarial.

Asimismo, se probó que, después de hacer eso, en ese mismo año Cafesalud EPS procedió a adquirir nuevos activos fijos, de similares características a los entregados, también con recursos parafiscales, cuando la empresa venía presentando pérdidas desde el año 2011 y el costo operacional era mucho mayor a los ingresos que obtenía.

Recursos que pueden interponer los imputados

Los imputados en este proceso de responsabilidad fiscal podrán presentar los respectivos argumentos de defensa y solicitar las pruebas correspondientes, dentro del término de ley.

Vale recordar que Medimás nació tras la venta de Cafesalud a sus accionistas, y pese al aparente cambio de dueños, las prácticas corruptas no acabaron con esta transacción.

De hecho, hace apenas unos meses la fiscalía general de la Nación imputó cargos a José Luis Mayorca Castilla y Luis Enrique Flórez Fontalvo, representantes de dos Instituciones Prestadoras de Servicios (IPS), quienes habrían entregado dádivas para ser beneficiados con contratos.

Estas dos personas, al parecer, se concertaron con el entonces presidente de Cafesalud, Guillermo Enrique Grosso Sandoval, para que les fuera asignada la prestación de servicios de atención ambulatoria, urgencias, hospitalización, consulta prioritaria y cuidados paliativos para el tratamiento de pacientes con cáncer en Bogotá y municipios de Santander, Boyacá y Cundinamarca.

Tomado de: www.opinionysalud.com