Amnistía desde Llanogrande

Tomado de: Oficina de Comunicaciones, Información y Prensa ASMEDAS Antioquia

Por: Médico asmedista Juan Fernando Uribe Duque (foto)
Escritor

Hablar de una supuesta amnistía en un país con seis millones de desplazados, cuatro millones de hectáreas de tierra fértil despojadas y más de cincuenta billones de pesos perdidos cada año por corrupción, además de los 6.402 jóvenes caídos en los falsos positivos y los negociados con multinacionales y políticos corruptos, es la típica idea del tirano que quiere tapar crímenes y delitos contra la patria, bajo un supuesto manto de magnanimidad y tolerancia.

Pretender ocultar con la impunidad una conducta reprobable que se perpetuó a ojos vistas durante casi veinte años, no tiene presentación y debería ser censurada.

El verdadero llamado a un Acuerdo de Paz es uno y, si entre el proceso de diálogo se admite «cierto grado de impunidad», también es cierto que correr la cortina e iniciar una nueva vida sembrando el futuro sobre una fosa común y un territorio esquilmado, es un pecado mortal que pasará a engrosar la historia universal de la infamia, impidiendo a Colombia crecer como país.

Nota: Recomiendo en Netflix el documental sobre la obra del fotógrafo Jesús Abad Colorado «Testigo».

Tomado de: Oficina de Comunicaciones, Información y Prensa ASMEDAS Antioquia