Gran valor social tiene haber conocido el contenido de los contratos de Pfizer® y AstraZeneca®

Así lo manifestó la Veeduría a la Vacuna y la Vacunación en Antioquia en un comunicado de prensa en el cual presenta nueve consideraciones a la ciudadanía sobre la divulgación de esta información

Tomado de: Oficina de Prensa Veeduría a la Vacuna y la Vacunación en Antioquia

Comunicado de la Veeduría del Proceso de Vacunación de Antioquia sobre los contratos de dos empresas multinacionales en la venta de vacunas en Colombia

El acceso a la información como derecho fundamental constituye un determinante social de la salud. Por lo anterior, la defensa del derecho fundamental a la salud es posible cuando se garantizan principios como la transparencia, el acceso a la información y la participación ciudadana en la toma y control a las decisiones de las entidades públicas y privadas.

Todos los derechos antes mencionados fueron desconocidos por el Gobierno nacional al aceptar las condiciones dictaminadas por las casas farmacéuticas, sin presentar una rigurosa defensa de los principios constitucionales que también deben regir a las empresas privadas.

Es de recordar que el actual gobierno del presidente Iván Duque ha negado el respaldo a la iniciativa mundial sobre la liberación de las patentes de las vacunas, con lo que se genera dependencia de la adquisición de vacunas fabricadas por privados. Resaltamos el gran valor social que implica haber conocido el contenido de los contratos de Pfizer® y AstraZeneca®, a partir de lo cual presentamos nueve consideraciones a la ciudadanía sobre la divulgación de esta información:

1. El Consejo de Estado reconoce que la divulgación de los contratos obedece a un error en su custodia, de tal modo que no se puede responsabilizar o culpabilizar a ningún ciudadano por la divulgación de los mismos.

2. Las empresas farmacéuticas se deben someter a la prevalencia del interés general sobre sus intereses particulares, esto es, los estándares de derechos humanos no pueden ser excepcionados o desconocidos en beneficio de particulares contando con el beneplácito de los Estados.

3. El contenido de los contratos demuestra que no existe ninguna afectación al derecho a la salud al conocer lo pactado. Todo lo contrario, el derecho a la salud, entendido como un derecho integral, se ve menoscabado por limitar el acceso a esta información e imposibilitar el control social a las decisiones del Gobierno. 4.

4. El conocimiento del contenido de los contratos de Pfizer® y AstraZeneca® crea un precedente para el control ciudadano y político a las condiciones y concesiones que se pactaron. Además, permite un análisis de mayor rigor técnico y académico sobre la ejecución del plan nacional de vacunación en su fase actual y en las venideras.

5. Cada dosis de vacuna que ha sido adquirida se ha pagado con recursos públicos, incluidos los beneficios y excepciones, es decir, los contratos son posibles gracias a los recursos públicos destinados para tal fin.

6. La financiación mundial para la fabricación de las vacunas se hizo, de forma mayoritaria, con recursos públicos, pero las farmacéuticas privatizaron esta fundamental forma de respuesta a la pandemia, lo que quiere decir que privatizaron al acceso universal a las vacunas.

7. Si el suministro de los lotes de vacunas se llega a ver afectado o encuentra retrasos en su entrega por decisión o retaliación de las casas farmacéuticas, la vulneración del derecho a la vida y la salud será resultado directo de las decisiones de estas empresas, pues la vida y la salud no pueden ser instrumentos de presión o chantaje.

8. Manifestamos nuestro respaldo y solidaridad con el equipo de trabajo del Instituto Internacional Anticorrupción en esta puja con el gobierno por garantizar el acceso a la información. Así mismo, rechazamos categóricamente los ataques e intentos de atribuir responsabilidad sobre las posibles decisiones de las farmacéuticas.

9. Las vacunas deben ser un bien accesible a cualquier nación, sin barreras, sin restricciones, sin limitaciones, pues la salud pública no se puede subordinar a intereses económicos particulares.

Suscriben las organizaciones que integran la Veeduría del Proceso de Vacunación de Antioquia

 

Asociación Médica Sindical Colombiana ASMEDAS seccional Antioquia, Médicos Unidos, Corporación Latinoamericana Sur, Movimiento Político de Mujeres – Estamos Listas, Asonal Judicial Sindicato de Industria – subdirectiva Antioquia, Central Unitaria de Trabajadores de Antioquia – Departamento de la Seguridad Social y Salud en el Trabajo, Asociación Nacional de Enfermeras Certificadas ANDEC, Equipo Anticorrupción Capitulo Antioquia, Movimiento por el Aire y la Salud Pública, Asociación de Profesores de la Universidad de Antioquia Asoprudea, Sindicato de los Trabajadores de la Salud Unidos de Colombia-ACTUS, Asociación de Usuarios de los Servicios de Salud ASUDESSA, Mesa por la Salud y la Seguridad Social de Antioquia MESSSA, Federación Mixta de Pensionados de Antioquia – FEMPA, Asociación Nacional Sindical de Trabajadores y Servidores Públicos de la Salud y Seguridad Social Integral y Servicios Complementarios de Colombia-ANTHOC Antioquia, Sintra Hospital General, Grupo de Puericultura Humberto Ramírez Gómez, Asociación de Usuarios de Salud Total Bello, Veeduría en Salud Yarumal Despierta, Veeduría en Salud del municipio de Apartadó, Asociación de Usuarios Hospital San Vicente de Paúl de Caldas Antioquia, Veeduría a la Gestión Pública en énfasis en Salud Pública.

 

Tomado de: Oficina de Prensa Veeduría a la vacuna y la Vacunación en Antioquia