Asmedas insiste en que para lograr la inmunidad de rebaño se requiere 85% de vacunados con esquema completo

La Gobernación de Antioquia indica que van 68.201 dosis aplicadas

Tomado de: www.edicionmedica.com.co

Según la Gobernación de Antioquia, el ritmo de vacunación contra el COVID-19 va creciendo. “Con 68.201 dosis aplicadas, llegamos a 3.412.793 vacunados contra el coronavirus”, es lo que afirman en su cuenta de Twitter.

Es de destacar que el Gobierno Nacional anuncia que amplía los períodos de edades para vacunación, desde los doce años en adelante con comorbilidades, como está autorizado por los organismos internacionales y las farmacéuticas.

Por su parte, la Asociación Médica Sindical Colombiana seccional Antioquia (Asmedas) ha manifestado que “estamos de acuerdo siempre y cuando haya suficientes vacunas para que estos anuncios no se queden en mera expectativa”.

En entrevista con EDICIÓN MÉDICA, Germán Reyes, presidente de Asmedas Antioquia, ha dicho que “consideramos que es necesario que el Gobierno se ponga las pilas, como se dice en el argot popular, y consiga más vacunas. No entendemos cómo los particulares compran los biológicos con relativa facilidad y el Gobierno nacional no lo hace. Esto demuestra cierto grado de incapacidad de su parte y que está esperando simplemente las donaciones y el mecanismo de Covax, los ‘sobrados’. Es necesario que se pongan las pilas a comprar nuevas vacunas y vacunar lo más rápidamente posible al mayor número de población”.

Reyes ha agregado que “con relación a la vacunación en Antioquia, consideramos que ha mejorado un poco, el proceso se ha ido acelerando, no solo en la ciudad de Medellín sino en todo el departamento. Es de resaltar que el departamento de Antioquia se ha destacado por tener buenos procesos de vacunación en general. Hoy tenemos el 30 por ciento de la población vacunada contra el COVID-19, me refiero a las personas que ya tienen las dos dosis”.

“Eso equivale a 2.200.000 mil personas, de ese cálculo sacamos a los menores de 12 años, por eso decimos que tenemos el 30 por ciento de la población vacunada, pero tenemos algunos problemas con personas que han sido priorizadas, que son mayores de 70 años, que no han sido vacunadas. Le hemos planteado a la Secretaría de Salud que, para esa población mayor de 70 años, se adopte una estrategia distinta en la que el paciente no se dirija al sitio de vacunación, sino que el vacunador vaya hasta la ubicación del paciente. El problema con estas personas es el acceso o movilidad hasta el punto en que deben ser vacunados, ya que muchos de ellos viven en sitios con difícil acceso y salida, tienen problemas de movilidad o en su defecto no cuentan con una persona que los acompañe a la vacunación”, ha afirmado Reyes.

“Esperamos que de seguir con ese ritmo de vacunación logremos a final de año llegar al 70 por ciento de la población vacunada con las dosis correspondientes; sin embargo, actualmente existe un debate en la academia, acerca sobre qué son coberturas plenas de vacunación, en la población común y corriente, hablamos de coberturas útiles cuando pasamos el 85 por ciento, al hablar de menos de ese valor no se puede hablar de inmunidad colectiva, por eso estamos de acuerdo con la academia de que se necesitan coberturas de más del 80 por ciento de la población vacunada contra el COVID-19, para lograr la inmunidad colectiva, eso hay que considerarlo”, ha asegurado el especialista.

Asmedas ha asegurado que “antes se hablaba de la necesidad de tener vacunado el 70 por ciento de la población para lograr la inmunidad de rebaño; hoy, en muchas partes del mundo, se está hablando de mínimo el 85 por ciento como porcentaje necesario a alcanzar para lograr dicha inmunidad”.

Y es que en Colombia se ha hablado de 35 millones de personas que corresponden aproximadamente al 70 por ciento del total de la población, pero hoy también se está hablando, desde el nivel académico, de la necesidad de ampliar ese porcentaje del 70 por ciento al 85 por ciento, lo que significa que vamos a necesitar más de 35 millones de personas vacunadas completamente.

“Desde el punto de vista científico y de la academia consideramos que no hay ninguna dificultad con respecto a las vacunas que actualmente se tienen en Colombia, lo que sucede es que la gente tiene muchos mitos referentes a algunas de las vacunas contra COVID-19. En zonas rurales la gente le tiene más confianza al vacunador tradicional, que llega con su termo para vacunar”, ha concluido Reyes.

Tomado de: www.edicionmedica.com.co