Una ley para garantizar el derecho fundamental a la salud