Gremio médico y científico se opone a la reapertura económica

Más de 140 organizaciones médico-científicas exigen al Gobierno Nacional posponer la reapertura económica ante el inminente colapso sanitario

Tomado de: www.consultorsalud.com

Ahora que el Gobierno Nacional busca la reapertura económica, más de un centenar de comunidades científicas y asociaciones médicas rechazan de forma contundente la medida. De acuerdo con los expertos en salud pública, el país enfrenta un momento desalentador y un tercer pico que ha superado las proyecciones de las autoridades de salud, causando el colapso sanitario en varios departamentos como Antioquia, Santander y Valle; situación que se presentó en momentos distintos en cada uno de ellos pero que, a juicio de los expertos, continúa:

“Es innegable el colapso del sistema de salud teniendo en cuenta los siguientes indicadores: Pacientes que se encuentran en lista de espera para ingreso a UCI, Pacientes ventilados por fuera de UCI (quirófanos, recuperación, hospitalización y urgencias), Número de pacientes en las UCRES (Unidades de Cuidado Respiratorio Especiales), sobreocupación en los servicios de urgencias y el creciente desabastecimiento de medicamentos, insumos, oxígeno y tecnologías que por su número han superado la capacidad instalada“.

En caso de que las autoridades colombianas decidan continuar con la activación de la economía, el país se sumirá en una catástrofe sin precedente en las últimas décadas: la población general no tendrá acceso a ningún servicio de salud, el país deberá enfrentarse a un mayor desabastecimiento de insumos médicos y oxígeno, crisis del talento humano y falta de sostenibilidad del sistema de salud. Estas afirmaciones están soportados en la evidencia de los últimos días y semanas sobre la situación epidemiológica de Colombia, derivada de la pandemia:

– Sin contar con el subregistro global y las limitaciones causadas por el incumplimiento del rastreo epidemiológico de casos sospechosos en algunas regiones del país, han perdido la vida 91.961 personas, pero según el DANE pueden ser más de 100.000 de un total de 3.571.067 contagiadas (a junio 6) y se rompió la barrera de los 30.000 casos positivos en un solo día (junio 4).

– Colombia se sitúa hoy entre los 10 primeros países del mundo con el mayor número de casos y puntea en la región con el número más alto de nuevos contagios (≥ 1,000), y entre los primeros países que reportan el mayor número de nuevas muertes.

– La tasa de pacientes confirmados de infección por SARS CoV2 en los últimos 14 días es de 617,05 por cada cien mil habitantes, lo que indica que Colombia tiene una tasa extremadamente alta de enfermos por COVID-19 comparado con la del resto de los países del mundo.

– La ocupación de camas de UCI se incrementó de manera alarmante en el último mes por encima del 95% pese al aumento del número de camas en el último año.

– Los servicios de urgencias soportan una gran presión por la sobreocupación de servicios que oscila entre el 200 y el 300% en las principales ciudades del país, lo cual limita la capacidad de reacción y respuesta ante un evento de múltiples víctimas.

Otro de los aspectos que genera inmensa preocupación para los profesionales de la salud es la limitación de recursos; hecho que ha obligado a distintas clínicas y hospitales a implementar protocolos de priorización de pacientes, lo que aumenta la mortalidad evitable tanto por covid-19 como por otras causas. A esto se suma el talento humano que hoy es insuficiente para brindar atención en todas las áreas posibles. “Tampoco se dispone de profesionales especializados necesarios para cubrir las necesidades de atención de los pacientes críticos, situación que afecta los indicadores de calidad, oportunidad y seguridad”, declara expresamente el documento.

Más del 40% del talento humano presenta alarmantes niveles de agotamiento, ansiedad, depresión y estrés físico, emocional y mental, según las encuestas realizadas sobre el particular. Asimismo, las estadísticas señalan que 300 personas integrantes del gremio han perdido la vida en el último año, desde que comenzó la emergencia sanitaria por Sars-CoV-2.

También le puede interesar: PROTOCOLOS DE BIOSEGURIDAD PARA LA REACTIVACIÓN DE ACTIVIDADES ECONÓMICAS- RES: 777 DE 2021

NEFASTAS CONSECUENCIAS PARA COLOMBIA CON LA REAPERTURA ECONÓMICA

El gremio médico y científico asegura que el plan de vacunación es una estrategia fallida del Gobierno Nacional. En primer lugar, la inmunización no se produce con la respuesta que el país necesita para una apertura económica y en segundo lugar, no se ha cumplido a carta cabal con lo establecido por las autoridades de salud colombianas. La comunicación señala que el inicio tardío de la vacunación y el bajo número de personas que ha recibido el esquema completo (3.432.806 a junio 6) no permite hablar todavía de la inmunidad de rebaño, meta propuesta para este año.

De continuar con la estrategia económica y no derogar la Resolución 777, petición expresa realizada por los expertos en salud pública, se presentarán graves consecuencias sociales, en salud y economía entre las que señalan las siguientes:

– Se espera un aumento en las complicaciones prevenibles y en la mortalidad de muchas enfermedades no transmisibles. Por ejemplo, en la mortalidad por cáncer en al menos un 10% en los próximos 5 años, situación que puede empeorar de persistir el colapso continuo del sistema de salud.

– La razón de mortalidad materna pasó de 46,8 a 66,2 por cada 100.000 nacidos vivos, lo cual representa un retroceso de una década en este indicador de salud pública.

Por otra parte, los firmantes de la petición advierten que la Resolución 777 está soportada en importantes fallos técnicos y científicos, entre los que se destacan:

El IREM propuesto en la resolución como estrategia orientadora de la política de apertura económica, no tiene evidencia científica publicada, ni precedentes en ningún país del mundo, por lo menos, reportado de manera formal.

La capacidad instalada de camas UCI e intermedios por 100 habitantes es un indicador estático que no refleja objetivamente el estado real de ocupación que incluye todas las áreas de expansión, los servicios de urgencias-puerta de entrada para la atención de todos los pacientes al sistema de atención hospitalario-, la ocupación de camas hospitalarias y la demanda prehospitalaria.

El IREM no recoge aspectos sociales como el desempleo, la pobreza, la miseria, la seguridad alimentaria, la respuesta desde la salud pública a los comportamientos sociales, la salud mental, la calidad de la atención, entre otros.

Al final del documento, se afirma y recomienda a la población colombiana hacer uso de las medidas de bioseguridad, evitar las aglomeraciones de personas, considerar que el país enfrenta el momento más crítico de la pandemia y que el sistema de salud no da abasto. En sus peticiones últimas, se solicita al Estado y a las autoridades nacionales, departamentales y locales:

– Las autoridades de salud no se pueden eximir de su responsabilidad constitucional de garantizar la salud y la vida de los colombianos. “El Estado es responsable de respetar, proteger y garantizar el goce efectivo del derecho fundamental a la salud”. (Art. 5 Ley Estatutaria de la Salud).

– Se debe fortalecer y aumentar de forma significativa el rastreo intensivo, con detección temprana de casos y contactos, aplicar masivamente pruebas y fomentar el aislamiento preventivo, según el comportamiento epidemiológico de los territorios.

– Es indispensable generar una estrategia de soporte económico para la población más vulnerable socioeconómicamente, en aras de garantizar el cumplimiento de las medidas de aislamiento sin detrimento de su condición.

– Asegurar las garantías laborales del talento humano en salud. (Art. 18 Ley Estatutaria de la Salud).

– Fortalecer con decisión el proceso de vacunación como una medida para lograr la inmunidad de rebaño y disminuirlos niveles de contagio y mortalidad subsecuentes.

“Convocamos, de manera especial y urgente, a las autoridades gubernamentales nacionales y territoriales, a los líderes sociales, sindicales, así como a todas las personas que se movilizan en el marco del paro nacional, a tomar en consideración este difícil momento de pandemia para encontrar un acuerdo inmediato”.

De igual manera piden que sean incluidos en la formulación de una nueva política de reapertura económica, cuyo sustento esté acorde con las necesidades reales de la población colombiana en esta situación crítica que necesita medidas urgentes y eficaces. “

“Por último, exigimos que se proteja el Derecho a la Vida “a fin de que prevalezca el debido y oportuno cuidado a la población por sobre cualquier otra pauta o interés de naturaleza pública o privada”, como lo señala la Relatoría Especial sobre los derechos económicos, sociales y ambientales de la CIDH sobre los “Derechos Humanos de las personas con Covid-19””, señalan los gremios.

Conozca aquí el pliego completo de peticiones presentadas por las organizaciones médicas y científicas, ante la inminente reapertura económica:

Declaración-Publica-de-mas-140-organizaciones-sobre-la-Resolucion-777-de-Junio-de-2021

Tomado de: www.consultorsalud.com

 

Deja un comentario