Hablemos de cuento en tiempos de pandemia

Emilio Alberto Restrepo Baena en la Biblioteca de Santa Elena

Tomado de: Emilio Restrepo (Canal en YouTube)

En 2020, la BIBLIOTECA DE SANTA ELENA convocó a un concurso de relato corto enmarcado en la pandemia por el COVID 19. Participaron más de 100 historias y el médico y escritor Emilio Restrepo se hizo merecedor al primer puesto en la categoría de adulto con su cuento EL PUTO VIRUS. Por este motivo fue invitado a conversar con los organizadores, hablando de literatura, pandemia, método, motivaciones e influencias.  Se incluye el relato.

EL PUTO VIRUS

Cuando nos confinaron por la pandemia, nunca imaginé que la vida, como yo la conocía, cambiaría de manera tan radical.Comprendí que desconocía a esa dama que roncaba a mi lado durante décadas, que nunca me preocupé de cómo pensaba, qué le gustaba, en qué invertía el tiempo libre, ni sospechaba que se fumaba cinco cigarrillos diarios, mientras degustaba unas copas de vino, algo que también ignoraba; cuando yo llegaba en la noche su aliento no tenía rastros de aromas que pudieran delatarla.

Ni sabía que mi hija salía con un hombre casado, que se veían durante el día y en las noches y fines de semana se dedicaba a extrañarlo, no podían compartir, pues todo su tiempo lo dedicaba a su “familia-oficial”. También ignoraba que, por eso, ella estaba recibiendo tratamiento para la depresión. Ni que mi hijo ya había dejado 2 veces la mariguana y había recaído, teniendo incluso un cultivo hidropónico en casa.

Con sorpresa descubrí que yo era un extraño que compartía unas horas en el recinto cerrado de ellos, que me había limitado a ser un proveedor, que les molestaba cuando yo hacía una pregunta de más o cuestionaba algo que ellos pensaban que no tenía ningún derecho; era como si violentara un recinto privado, como si vulnerara espacios sagrados que tenían demarcados y de los cuales yo solo tenía una membresía de unas cuantas horas al día.Entonces lo comprendí: mi rol me daba derechos restringidos y tendría que asumir mis limitaciones. Nunca pude recuperar un territorio que-ya-no-era-el-mío y sobre el cual no tenía potestad, ni siquiera un lenguaje común y al final, creo, siento, ni medio afecto.

Cuando todo terminó, hice lo que tenía quehacer y comencé mi vida en solitario. Tuve que marcharme.

El puto virus nos había transformado a todos.

Tomado de: Emilio Restrepo (Canal en YouTube)