Futbolistas colombianos se saltan la fila del Plan de Vacunación

Denuncia pública 8 de mayo de 2021.  Carta abierta para Colombia

Tomado de: Oficina de Prensa Veeduría a la Vacuna y la Vacunación en Antioquia

La Veeduría del proceso de Vacunación de Antioquia hace un llamado de alerta a la opinión pública y a la ciudadanía en general, ante la decisión unilateral de los empresarios de fútbol para dar acceso a FUTBOLISTAS COLOMBIANOS a la vacunación, “saltándose” los principios del Plan Nacional de Vacunación (PNV) de Colombia. Las vacunas fueron donadas por el Gobierno chino a la CONMEBOL, mediado por el presidente de Uruguay. Lo anterior con la aprobación y silencio cómplice del Gobierno nacional, Ministro de Salud y Presidente de la República de Colombia.

Esto se convierte en la mayor muestra de inequidad en el acceso a la inmunización, teniendo en cuenta la gran escasez de vacunas para Suramérica, especialmente Colombia, uno de los países con mayores cifras de mortalidad por COVID-19 en el mundo y de menor cubrimiento en vacunación. Momento en el cual tenemos adultos mayores con la segunda dosis suspendida por la gran escasez, como es el caso concreto en ciudades como Medellín, donde el actual pico alcanza más de seis semanas continuas, y los muertos y contagios no muestran señal de disminuir.

Un aspecto de gran gravedad es la vulneración de derechos que, debido a la crítica situación por la pandemia en Colombia en la tercera ola de contagios y la protesta social que lleva más de diez días continuos en todo el territorio nacional, no tuvo mayor visibilidad.  Fueron medios internacionales, como el Washington Post, los que hablaron sobre este asunto y dieron las voces de alerta y denuncia.

El grave hecho intenta pasar inadvertido en el mundo: en Colombia el Ministerio de Salud, la Superintendencia de Salud, la Presidencia de la República, los entes de control y los gremios del fútbol guardaron silencio, lo cual nos indica que para todos ellos la vacunación VIP es socialmente aceptable si beneficia a un gremio multimillonario. Es claro que el mensaje que deja el Ministerio de Salud con su silencio es la aceptación tácita de que quienes puedan y tengan la forma se pueden vacunar afuera del país, si un gremio, empresa o país así se los permite, saltándose los criterios del PNV.  Veamos el hecho: el martes 13 de abril 2021, la CONMEBOL (Confederación Sudamericana de Fútbol) anunció que la empresa farmacéutica china Sinovac Biotech Ltd.® ofreció una donación de un total de 50.000 dosis de su vacuna contra la COVID-19, con el objetivo de vacunar a los participantes en la Copa América, enfocada en los planteles principales del fútbol profesional de los torneos de primera categoría, masculinos y femeninos. La decisión de hacer este torneo no tuvo el más minino reparo ante la tragedia humana que vive Colombia, justo en momentos en que los adultos mayores están recibiendo con angustia la cancelación de sus citas de vacunación por falta de vacuna Sinovac. Lo que se quiere mostrar como “un claro respaldo al fútbol sudamericano” representa una desviación de los principios universales sobre los cuales se debe regir la inmunización por COVID-19, así como un GOLAZO a la población priorizada y de alto riesgo, en la región mas golpeada por el virus en muertes y contagios, siendo Argentina y Colombia con el mayor número de casos. Lo cual demuestra simplemente la gran frivolidad y desgreño con la que los empresarios del fútbol, manejan y consideran a ciudadanos y a su hinchada .

Esta NO ES ninguna estrategia para vencer la pandemia de COVID-19 y, por el contrario, es una forma de pretender la garantía del funcionamiento de un negocio multimillonario. Es, claramente, una estrategia de negocios que no es ningún gesto de solidaridad, pues la empresa donante sabe que el fútbol es una actividad rentable para la economía y sus negocios, todo permeado por la falta de transparencia en el proceso. Pero, ante todo, es el desconocimiento y el desprecio de los acuerdos mínimos con las naciones sobre los mecanismos de negociación de vacunas, entre ellos, no negociar con privados ni saltarse las decisiones autónomas de los planes nacionales de vacunación.

Nuestra crítica directa y sin reservas recoge la defensa de un plan de vacunacion universal y equitativo, en el que las poblaciones más vulnerables, las más afectadas por el virus, sean la prioridad, esto es, la vida y la salud de los más vulnerables primero. Es claro, con este hecho, que las decisiones de negocios privados desconocen a los más vulnerables, mientras unos “privilegiados” se saltan la fila, mientras el riesgo lo asumen otros no “privilegiados”.

Este es el primer precedente de un asalto a los principios definidos por la Organización Mundial de la Salud concretado entre farmacéuticas y privados, por encima de la prioridad de los Estados, sin tener en cuenta que la celeridad, la eficiencia, la universalidad, la gratuidad y la no discriminación son principios de la salud pública.  Por lo anterior, afirmamos que priorizar un negocio como el fútbol, solo por su alta rentabilidad, es un golpe directo contra los planes de vacunación organizados basados principios salud pública, así como contra los derechos fundamentales a la salud , a la equidad y a la vida.

Nuestra crítica no es contra los jugadores. Es contra los gremios y el negocio descarado que se oculta y disfraza en esta vacunación VIP, pues la prioridad no son los jugadores ni las personas, es la FACTURACIÓN y el NEGOCIO.  Cabe el rechazo hacia el Presidente de la República de Uruguay, señor Luis Alberto Lacalle, quien fue el facilitador de la negociación.

En el caso de Colombia. el equipo Atlético Nacional es el primer equipo que ha vacunado todo su plantel de jugadores: el presidente de la Conmebol, Alejandro Domínguez, publicó en sus redes sociales varias fotografías en las que muestra a jugadores de Nacional a los que se les aplicó la vacuna.  Se espera que también lo hagan los equipos Santa Fe y La Equidad.

Incontables anuncios en toda la prensa mundial informaron y dieron el anuncio, entre ellos el Washington Post, con una dura crítica, en sentido del mundo paralelo de los empresarios del fútbol y la realidad de la pandemia en Suramérica.

El periodista Alejandro Wall, (The Washington Post) escribió:

“Lo que la Conmebol autopercibe como un orgullo aparece, en realidad, como la jactancia de un privilegio. ¿Por qué el fútbol consigue un acuerdo que ninguna otra industria en el mundo pudo conseguir?  Y, sobre todo, ¿por qué cuando la distribución de las vacunas está en discusión se priorizaría la inmunización de futbolistas sobre sectores que lo requieren con urgencia?  Son los momentos en los que surge la pregunta sobre la esencialidad del fútbol, aquello que le adjudican a Jorge Valdano sobre ser lo más importante de lo menos importante.”

Afirma, además, el periodista Wall:

“Una región sumergida bajo la segunda ola pandémica, con un nivel de vacunación que en su mayoría no llega a completar la inmunización de su población de riesgo, observa desde la ventana cómo la industria del fútbol consigue vacunas para jóvenes veinteañeros o treintañeros saludables, dedicados a entretener con la pelota. El contraste se hizo visible con la efusividad del anuncio. “¡La mejor noticia para la familia del fútbol sudamericano!”, se tituló el comunicado de la Conmebol.  Solo unos días antes, la directora de la Organización Panamericana de la Salud, Carissa Etienne, advertía que en ningún lugar las infecciones preocupaban tanto como en Sudamérica.  Por citar un país, mientras la Conmebol se jactaba de sus vacunas exclusivas, Argentina avanzaba hacia mayores restricciones para evitar el desborde sanitario, con récords de contagios y más de 58,000 muertes por COVID-19.”

Según el diario France24, ante la posibilidad de la realización del certamen futbolístico en Suramérica:

“… El presidente de Argentina, Alberto Fernández, puso en duda la Copa América y dijo: «No quiero frustrar el espectáculo de la Copa América, pero quiero que seamos muy sensibles, muy cuidadosos».

Sin embargo, el Ministro del Deporte de Colombia, según relata el mismo noticiero, afirma:

“… El ministro de Deportes de Colombia insistió en que el torneo se jugará «con o sin aficionados…».”

¿Qué quiere decir nuestro ministro de deportes de Colombia, Ernesto Lucena Barrero?  ¿que es ajeno al dolor de país ante semejante tragedia humana anteponiendo el negocio del fútbol y riesgo que corren jugadores, empleados y incluso la hinchada?  Pues en caso extremo que se vacunaran los futbolistas hoy mismo, la inmunidad protectora no se alcanzaría para las fechas tentativas del torneo Suramericano.

Nuestra advertencia al Ministerio de Salud, a la Corte Constitucional y a los gremios económicos de Colombia es categórica: en Colombia haremos respetar los criterios de priorización del plan de vacunacion, no permitiremos tratamientos preferenciales, selectivos ni VIP de ningún tipo. Emprenderemos todas las acciones legales y que la Constitución consagra para defender el derecho a la salud de quienes tienen la prioridad de la vacuna. Sobre todo, ante esta grave falta al principio de equidad en el derecho fundamental a la salud, nuestro deber será velar por el cumplimiento de la Ley 2064 de 2020 y del Decreto 109 de 2021, como parámetros normativos del Plan Nacional de Vacunación.

Esperamos que los gremios económicos lo entiendan, como ya se los dejaron claro las farmacéuticas Pfizer®, Sinovac® y AstraZeneca® al rechazar sus pedidos de adquisición.

Solicitamos a la empresa farmacéutica Sinovac Biotech Ltd.® que respete los criterios y principios de su propio comunicado de fecha del 23 de abril de 2021 en el cual expresó que “actualmente y debido a las condiciones en Colombia, solamente tenemos cooperación directa con el Gobierno y no estamos abiertos para vender, por ahora, a las compañías privadas».  Hacemos un llamado a LA CONMEBOL (Confederación Sudamericana de Fútbol) y a la empresa farmacéutica Sinovac Biotech Ltd.®, en virtud de los principios de la responsabilidad social empresarial y de buenas prácticas, y dado el ánimo altruista de Sinovac y el gobierno Chino; sugerimos redirigir la mencionada donación de vacunas hacia nuestra población Colombiana vulnerable, que ya tiene grandes retrasos y aplazamientos en la vacunación, principalmente adultos mayores sin segundas dosis aún en espera, y personas con comorbilidades.  La alta mortalidad en Colombia continúa, sólo el día de hoy (8 de mayo de 2021) fueron más de 400 muertes por covid, configurándonos como de las más altas tasas de mortalidad en el mundo.

Nuestros principios como Veeduría son y seguirán siendo (I) garantizar el principio de acceso a la información pública, (II) velar por que se garantice el cumplimiento del plan de vacunación (III) identificar, evidenciar y visibilizar las posibles fallas o incumplimientos del proceso y (IV) garantizar la participación de la sociedad civil en las instancias de deliberación y decisión.

Dado que el Plan Nacional de Vacunación en el actual contexto se constituye en uno de los procesos que mayores retos y relevancia presenta para la última década en la historia del país y el mundo, la participación ciudadana en la vigilancia, regulación y control posibilita escenarios para que la salud sea defendida como un derecho social y humano: la salud y la vida no pueden ser un negocio del capital.

Veeduría del Proceso de Vacunación de Antioquia.

Asociación Médica Sindical Colombiana ASMEDAS seccional Antioquia, Médicos Unidos, Corporación Latinoamericana Sur, Movimiento Político de Mujeres – Estamos Listas, Asonal Judicial Sindicato de Industria – subdirectiva Antioquia, Central Unitaria de Trabajadores de Antioquia – Departamento de la Seguridad Social y Salud en el Trabajo, Asociación Nacional de Enfermeras Certificadas ANDEC, Equipo Anticorrupción Capitulo Antioquia, Movimiento por el Aire y la Salud Pública, Asociación de Profesores de la Universidad de Antioquia Asoprudea, Sindicato de los Trabajadores de la Salud Unidos de Colombia-ACTUS, Asociación de Usuarios de los Servicios de Salud ASUDESSA, Mesa por la Salud y la Seguridad Social de Antioquia MESSSA, Federación Mixta de Pensionados de Antioquia – FEMPA, Asociación Nacional Sindical de Trabajadores y Servidores Públicos de la Salud y Seguridad Social Integral y Servicios Complementarios de Colombia-ANTHOC Antioquia, Sintra Hospital General, Grupo de Puericultura Humberto Ramírez Gómez, Asociación de Usuarios de Salud Total Bello, Veeduría en Salud Yarumal Despierta, Veeduría en Salud del municipio de Apartadó, Asociación de Usuarios Hospital San Vicente de Paúl de Caldas Antioquia, Veeduría a la Gestión Pública en énfasis en Salud Pública

Tomado de: Oficina de Prensa Veeduría a la Vacuna y la Vacunación en Antioquia