Abril, el mes más letal en Antioquia por el covid-19: 2.697 muertos

El departamento superó los 10.000 fallecidos en lo que va de pandemia. ¿Han fracasado las medidas?

Tomado de: www.eltiempo.com

El 11 de octubre del 2020, Antioquia registró 2.666 fallecidos por covid-19. La región llevaba unos siete meses desde el primer caso registrado.

Esa cifra, que tardó 216 días en alcanzarse, se superó en un solo mes: abril del 2021. Con 2.697 muertos por coronavirus en 30 días –un promedio de 90 decesos diarios- este mes se convirtió en el más mortífero en la región desde que comenzó la pandemia.

Actualmente, el departamento superó las 10.000 muertes por covid-19 y de ese total, el 27 por ciento ocurrieron en abril.

No es solo un número. Pero es una cifra importante que indica la letalidad de las nuevas cepas y las consecuencias de no cuidarse, de estar en aglomeraciones, de no posponer un paseo o un encuentro familiar. O simplemente del infortunio de dar con alguien que se contagió.

(También lea: Video: en Envigado prometen ‘dar de baja’ a vándalos en protestas)

2.697 fallecidos en un mes, un número con el que se podrían llenar dos trenes de 6 coches del Metro de Medellín. No solo eso, los fallecidos por covid únicamente en abril superan los homicidios registrados en la capital antioqueña en los últimos 5 años (2.627 casos).

10.003 fallecidos en año y dos meses de pandemia, equivalente a llenar toda la tribuna sur del estadio Atanasio Girardot de Medellín.

(Haga clic sobre la imagen para aumentar su tamaño)

(Haga clic sobre la imagen para aumentar su tamaño)

Pero más allá de la tragedia ¿qué pasó en abril? El mes comenzó con un promedio de 30 fallecimientos diarios en los primeros días y terminó el mes con más de 100. De hecho, de los 30 días del mes, en 14 se registraron más de 100 fallecimientos.

Para alguno expertos en salud, hubo falta de políticas públicas y de medidas más estrictas por parte de las autoridades, pues el modelo 4/3 fue un fracaso y los resultados de abril lo demuestran.

Yessica Giraldo Castrillón, médica epidemióloga y docente investigadora, manifestó que desde el inicio del tercer pico de pandemia se advirtió que este modelo no era suficiente.

“El indicador diario de proporción de letalidad se traduce en una altísima transmisión comunitaria del covid-19. Al tener más gente que se expone al virus, más gente se enferma, más gente se agrava y más gente muere. Lo anterior se da por alta movilización de personas y prácticamente una reapertura total, lo que conllevó a aglomeraciones en el sistema de transporte y en grandes superficies”, expresó la epidemióloga.

A esto se suma el inicio de la vacunación, que generó una percepción de normalidad y un relajamiento en las medidas de autocuidado.

el doctor Carlos Aníbal Restrepo, doctor en Ciencias de la Salud y médico de la Facultad de Medicina CES expresó que “la persona tiene una falsa percepción de seguridad cuando obtiene la primera dosis de la vacuna y están llegando personas con una sola dosis, complicadas, al servicio de urgencias y es porque una sola no da protección. Es un esquema completo: dos semanas después de la segunda dosis. Eso se considera un esquema completo”.

La médica Giraldo expresó que tampoco se duda de la importancia de la confirmación de variantes del virus con mutaciones, lo que indica que el virus se volvió aún más fácil de transmitir.

«Se genera un círculo vicioso entre un virus más transmisible y unas personas que se movilizan más favoreciendo una mayor propagación. Esto se volvió un tren sin frenos”, opinó.

Para la docente investigadora, la saturación en el sistema de salud también se refleja en la alta mortalidad durante abril, pues este es limitado y cuando colapsa, se traduce en más gente demandando servicios y una imposibilidad en atenderlos adecuadamente, de manera oportunidad y de calidad, lo que termina en un exceso de mortalidad.

“Esta mortalidad, a diferencia de la esperada por el virus, es evitable, pero si no se evitó quiere decir que hubo un fracaso en las políticas públicas”, expresó la médica.

Para ella, las medidas tomadas en las últimas cuatro semanas fueron insuficientes para lograr restringir la movilidad, que era lo más importante para parar las cadenas de transmisión tan aceleradas que había.

“No se logró mejorar el rastreo y detección de casos, de hecho, Antioquia y Medellín son de las regiones que menos pruebas hacen de acuerdo a su población y al número de casos, no hay seguimiento activo no se hace rastreo, solo se hace vigilancia pasiva basada en la demanda, es decir, esperando a que la gente se haga la prueba de manera voluntaria”, agregó.

Opinión con la que concordó el médico Germán Reyes, presidente de la Asociación Médica de Antioquia (Asmedas).

“La medida de 4 días de apertura por 3 de cierre no funcionó. Y el gobernador (e) no quiso aceptar la propuesta de 14 por 14 (dos semanas de cierre total). La responsabilidad de lo que pase en adelante queda en las manos de la gobernación”, manifestó Reyes.

Agregó el galeno, que la demora en el proceso de vacunación y la falta de testeos masivos para detectar casos de coronavirus y hacer cercos epidemiológicos incidieron en las altas cifras registradas en abril.

A pesar de las críticas, el gobernador (e) de Antioquia, Luis Fernando Suárez, manifestó que el modelo 4/3 sí ha dado resultados y que, incluso, las modelaciones realizadas por los equipos de salud indicaron que se puede pasar al sistema 5/2, por lo que solo se tendrán medidas más restrictivas durante dos días.

“Las cifras siguen siendo favorables, con tendencia a la reducción, aunque no es la que esperábamos, pero hay reducción en el número de casos diarios, en el índice de positividad y en la movilidad que terminó en abril en un 67%”, manifestó Suárez, quien agregó que la medida 4/3 que rigió en Antioquia durante abril seguirá mostrando resultados positivos en los próximos días.

Para la médica Giraldo, es un error comenzar a normalizar las cifras de alto contagio y pensar que pasar de 3.000 a 2.500 casos diarios de coronavirus es decir que se está mejorando la situación.

«Eso habla de lo grave y lo mal que estamos en salud pública acá. Lo primero que se debe buscar es que la gente no se enferme y no se muera de cosas que son evitables», opinó la docente.

Ocupación UCI

Tanto el doctor Reyes como la doctora Giraldo coincidieron en que la solución no es incrementar las camas UCI, como muchos estaban pidiendo.

En los 30 días de abril, Antioquia incrementó su capacidad con 231 Unidades de Cuidados Intensivos de 1.231 camas a 1.462, lo que no disminuyó la presión sobre el sistema de salud, sino todo lo contrario, ya que la ocupación pasó de 89.68% el primero de ese mes a 98.29% el último día.

“La tasa de reproducción efectiva en la región está en 2,4 %, siendo de las más altas del país. Eso quiere decir hay una aceleración exponencial en la propagación. En promedio, un contagiado está en capacidad de contagiar a más de 400 personas en un solo mes”, aseveró la epidemióloga.

(Haga clic sobre la imagen para aumentar su tamaño)

Para el presidente de Asmedas, en lugar de pasar del 4/3 al 5/2, se debe retomar la propuesta de un cierre total por dos semanas.

«¿Por qué 14 días? 14 días es lo que dura, en promedio, un paciente en cuidados intensivos. Y 14 días es el promedio que dura un paciente infectado con el virus. Esa es la razón», manifestó Reyes.

Por su parte, el doctor Restrepo indicó que hay dos respuestas para seguir haciéndole frente a esta meceta alta.

«La primera, reforzar las medidas de autocuidado como el correcto uso de mascarilla, el constante lavado de manos y evitar la interacción social por medio del distanciamiento físico. La segunda recaería en acelerar el ritmo de vacunación en el país. Yo creo que Colombia tiene la capacidad instalada para acelerar la vacunación. La capacidad instalada está para aplicar 160 a 200 mil dosis diarias. En dos días se logró eso, el resto de días no. Incluso el resto de días hemos trabajado al 30 o 50% de la capacidad máxima. En un día 170 mil está bien, es decir, en una semana sería un millón de vacunados, 4 millones al mes y al cabo de 5 meses serían 20 millones de personas inmunizadas. Lo que falta es acelerar el proceso y falta biológico”, concluyó el médico.

Tomado de: www.eltiempo.com

 

Deja un comentario