Cuerpo

Tomado de: Oficina de Comunicaciones, Información y Prensa ASMEDAS Antioquia

Por: Médico asmedista Guillermo Henao Cortés (foto)
Ginecoobstetra, poeta

La sombra moviente de tu cuerpo
en la pantalla del televisor apagado.
No hay sombras sin luz y sin otros cuerpos.
El tuyo, es decir, tú,
en tus quehaceres domésticos.
Prendes el televisor, desaparece tu sombra,
ahora sé que eres tú.

Sé que nos oyes aunque ajetrees,
callada en tus diarias labores.
Subes y bajas las escalas,
tiendes las camas,
limpias y recoges las ropas,
vas a la cocina, nos sirves los alimentos…
¡ytántasytántas! tareas hogareñas y no hogareñas.

Pero no sé qué piensas.

Yo leo, te veo sin mirar
y siento el recuerdo de lo mucho que me has acompañado.
Así,
medito en lo que haces y en lo que no haces,
en lo que eres y en lo que no eres,
pues la cuestión no es ser o no ser
sino ser y no ser
a la vez.

Reflexiono sobre lo que por doquier ocurre
y sobre lo que no ocurre pero me imagino.

Imaginar.
Siempre con intenciones si no es onírico.
Igual con las ficciones, siempre premeditadas.
Todo ello,
proyecciones de mis deseos, mis pasiones y propósitos
y con los que personifico seres que no existen y que dominan mi accionar.
Es decir, que dejo que me dominen
y con los que me creo dilemas.

Di-lema: cuerpo/mente.
Tri-lemas cuerpo/mente/alma.
Quatri-lemas cuerpo/mente/alma/espíritu.
Todos ellos son falsos.

Sin lemas ni premisas:

 

y sus funciones.

Y vuelvo a ti,
en ti,
y contigo.

Tomado de: Oficina de Comunicaciones, Información y Prensa ASMEDAS Antioquia