¡Bendito seas, Coronavirus! ¡Gracias COVID-19! ¡Gracias, Semana Santa!

Parte V

Tomado de: Oficina de Comunicaciones, Información y Prensa ASMEDAS Antioquia

Por: Médico Hernando Restrepo Díaz (foto)
Asmedista

Emergencia mundial: Insufrible tragicomedia mediática gubernamental mundial, diaria.

Emergencia nacional: insufrible tragicomedia mediática gubernamental, nacional y regional, diaria.

¡Mucho circo y poco pan!

Con la producción, la actuación y la dirección de UNADECOM:

(Unión de narcisistas, demagogos y corruptos del mundo).

“La tiranía no puede reinar sino sobre la ignorancia de los pueblos”.
Francisco de Miranda

“La ignorancia de un votante en una democracia perjudica la seguridad de todos”.

John F. Kennedy.

¡Salud compañeros! ¡Salud COVID19! ¡Venga un abrazo así sea virtual!

–Primera revisión de micrófonos: OJO, ¿todos cerrados? ¿Podemos hablar entre nosotros? Ahora sí, arranquemos: Esto lo que está es muy bueno, ¿no es cierto? ¡Aquí estamos y aquí nos quedamos!  Nuestras apariciones diarias en todos los medíos de comunicación, (hasta en los domingos), siguen siendo el disfrute de nuestros ciudadanos, que nos esperan ansiosos, nos sintonizan y nos graban. Nuestra audiencia crece a diario, según las encuestas. -Nuestras encuestas-.

Hay que destacar este hecho, compañeros: vean cómo nos mira con satisfacción nuestro gran amigo COVID-19. Y no es para menos, pues con nuestra abnegada labor en pro de que perdure esta pandemia, (y empeore a diario), en cada una de nuestras regiones, hemos logrado un gran aumento de contagios y de muertos. Por ejemplo, hemos habilitado las playas, piscinas y los sitios de diversión y de deporte, minimizando el peligro de asistir a ellos; y las gentes han caído en la trampa fácilmente. En la pasada Semana Mayor hubo muchas aglomeraciones, y los resultados saltan a la vista.

Eso está bien, siempre y cuando los afectados no seamos nosotros, ni nuestro círculo de allegados y de áulicos. Repartiendo mermelada a manos llenas, -con los dineros del erario público-, seguimos preservando la vida, la honra y los bienes de todos nosotros, de quienes sí valemos la pena. Para ello -entre otros hechos corruptos-, hacemos un negociazo con las vacunas; y claro que nos vacunamos de primeros nosotros y todos los que nos son cercanos. Y con la mejor de todas.

Priorizamos la economía, como lo ordenan nuestros líderes politiqueros (aunque ya aviejados, caducos y con evidentes signos de Alzheimer) y como lo exigen los amos y dueños de nuestros territorios, los líderes politiqueros de las naciones desarrolladas.  A Propósito, amigo Covid-19, los electores han sacado ya a algunos de estos líderes mundiales, y hay unos nuevos. Ya tenemos listas nuestras rodilleras nuevas, con el logo de cada uno de ellos. ¡Pronto viajaremos a lucirlas en su presencia, hay que lamber y viaticar!

Seguimos sacando pecho por la enorme cantidad de recuperados; es el resultado de todos los beneficios, garantías y cuidados que brindamos al personal de la salud para que trabajen a gusto. ¡Ojo compañeros!: ¿Micrófonos cerrados? Son mentiras nuestras; su bienestar y el de los suyos, ¿a quién le importa?  Que se jodan!  Que trabajen como negros.

Pero, somos incomprendidos.  Dicen nuestros envidiosos opositores que, por el desastroso manejo que hemos hecho de esta emergencia -aun contando para ello con la guía de “los mejores” y los más costosos asesores en el tema-, pasaremos a la historia como los peores gobernantes que hayan tenido nuestros pueblos en toda su historia.  Puede que sea cierto, ¡pero nunca podrán igualar nuestra belleza, nuestras caras bonitas!, -La mía en especial-.

Además, están muy equivocados, señores. Si vieras amigazo Covid-19, en las regiones a las que hemos visitado -por solicitud de sus comunidades-, ¡nos han recibido con el dedo pulgar hacia abajo!  Es el nuevo signo de triunfo, ¡nos felicitan porque todo lo estamos haciendo muy bien!  ¡Nos dan ganas de llorar cuando nos muestran así semejante aceptación de nuestros gobiernos!

Ya para terminar, amigos. ¡Ojo a los micrófonos! ¿Todos cerrados? Para comentar, aquí entre nos, que son tan pendejos nuestros electores, a tal punto los tenemos adoctrinados, comprados, embobados, que están hablando de reelegirnos…(!)

Tomado de: Oficina de Comunicaciones, Información y Prensa ASMEDAS Antioquia