Metrosalud de todos y para todos

Intervención de ASMEDAS Antioquia en el debate de control político a Metrosalud, realizado por el Concejo de Medellín el martes 13 de abril de 2021

Tomado de: Oficina de Comunicaciones, Información y Prensa ASMEDAS Antioquia

Por: Médico Gonzalo Alberto Vélez Lopez
Junta Directiva ASMEDAS Antioquia

Haga clic AQUÍ para ver el documento «Sistema de Salud y Seguridad Social en el Trabajo. Una propuesta de ASMEDAS Antioquia para la gestión de recursos para la ESE Metrosalud»

Medellín, 13 de abril de 2021

Señor presidente del Concejo de la Ciudad de Medellín
Honorable Concejal Jaime Roberto Cuartas Ochoa

Honorables Concejales

Gerente de la E.S.E. Metrosalud
Señora Marta Cecilia Castrillón

Secretaria de Salud de Medellin
Señora Andree Uribe Montoya

Funcionarios municipales, médicos y empleados de la E.S.E. Metrosalud.

Cordial saludo.. Como miembro de la Junta Directiva de la Asociación Médica Sindical Colombiana, ASMEDAS, seccional Antioquia, y como coordinador de la Comisión Negociadora que representa a los Médicos de la ESE METROSALUD, quiero manifestarles nuestra preocupación acerca de las situaciones que se vienen presentando en relación con la crisis financiera y el caos administrativo por el que atraviesa METROSALUD.

METROSALUD es la ESE más grande la ciudad, con 52 puntos de atención, distribuidos en todas las comunas, barrios y corregimientos del municipio de Medellín, lo que ha permitido que la población más pobre y vulnerable tenga facilidad de acceso a los servicios de salud, lo cual ha sido de suma importancia para la ciudad, toda vez que ha podido contar con esta empresa como herramienta fundamental para la implementación de las políticas públicas en salud, orientadas, no solo a los casi 600.000 usuarios del régimen subsidiado, sino también a la población pobre no afiliada, a la población damnificada de las EPS liquidadas, al gran número de inmigrantes venezolanos y al servicio del resto de la ciudadanía de Medellín a través de los servicios de urgencias y, más recientemente, contribuyendo con el proceso de vacunación masiva contra el COVID-19.

Siempre se ha querido dimensionar a Metrosalud como la IPS del régimen subsidiado, cuando en la práctica estamos en la ciudad disponibles para la atención en salud de los casi 3 millones de medellinenses y de la gran población flotante que circula por nuestra ciudad.

De todos es conocida ya la odisea que representa el flujo de recursos económicos en el actual sistema de salud, partiendo de tarifas desventajosas en la contratación, una facturación dispendiosa, las consabidas glosas, los pagos a cuenta gotas y las carteras impagables de las ya numerosas EPS liquidadas, por lo que la empresa siempre ha requerido del apoyo económico de la Municipalidad.

Sin embargo, durante las últimas administraciones municipales se ha venido desatendiendo la responsabilidad financiera y administrativa que, de una u otra manera, le corresponde al municipio de Medellín para con su principal institución prestadora de servicios de salud; acentuando una situación económica que para METROSALUD se hace cada vez más grave, con un déficit presupuestal de cerca de 35 mil millones de pesos y una cartera por cobrar superior a los 80 mil millones de pesos, con cuentas por pagar a proveedores y con créditos contraídos con los bancos para cubrir las obligaciones de nómina con sus empleados; todo esto ante la mirada desatenta del señor Alcalde de la ciudad quien, a pesar de nuestros reiteradas solicitudes de diálogo, se ha negado a escucharnos y, por el contrario, con la anuencia y complacencia de sus representantes en la Junta Directiva de la E.S.E., desatendiendo el llamado de este Concejo aprobaron en el mes de diciembre pasado el despido de casi un centenar de empleados, técnicos y profesionales asistenciales de la salud, incluidos 14 médicos, que hoy hacen falta a la empresa para afrontar la atención del tercer pico de la pandemia del COVID-19, y que la ha llevado ridículamente al cierre de 16 centros de salud para poder cubrir el personal faltante en las unidades hospitalarias, dejando de paso desprotegidas, de forma alarmante, a las comunidades de los barrios y comunas de su área de influencia, con lo que terminarán congestionando los ya atiborrados servicios de urgencias de las unidades hospitalarias de Metrosalud.

Como consecuencia directa de dicha situación, el personal de la salud de la empresa está siendo sometido a una gran sobrecarga laboral con aumento del estrés y de las horas extras adeudadas, pasando, para el caso de los médicos, de poco más de 4.200 horas extras adeudadas a diciembre de 2019 a casi 10.650 horas extras adeudadas a diciembre de 2020, lo que representa un aumento de más del 153%; esto antes del despido ya mencionado de los 14 médicos. Hoy, 4 meses después, esta duda de horas se ha duplicado nuevamente, lo que representa una mayor sobrecarga laboral para los médicos y es una expresión del personal faltante en Metrosalud.

Adicionalmente, esto ha generado una disminución en la oferta de servicios con supresión de las actividades de promoción y prevención, consulta externa y saturación de los servicios de urgencias.  Como muestra de ello, el número de horas médicas programadas para las actividades de promoción y prevención en el primer trimestre de 2021 presentaron una disminución del 12.9% con respecto al mismo período de 2020 y las horas médico programadas para consulta externa presentaron una disminución del 14.6% en el mismo período.  Sin embargo, y a pesar de este panorama, la Gerencia de Metrosalud persiste en su intención de despedir a los otros 300 empleados de la planta temporal al finalizar el mes de mayo.

Qué decir del deterioro de la infraestructura de las unidades hospitalarias y centros de salud por la falta de mantenimiento preventivo y correctivo, sin dejar de mencionar el desamparo y sufrimiento de las comunas 8, 9, 10 y Santa Elena, luego de la demolición del Hospital de Buenos Aires en la anterior administración de la actual gerente y que, después de 8 años de espera, continúa siendo solo una promesa incumplida por los últimos tres alcaldes de la ciudad, incluyendo a actual.

Hablemos también del retraso en la reposición y la falta de modernización de los equipos médicos necesarios para el diagnóstico y tratamiento de los pacientes, de la necesidad de dotar a los médicos de los equipos necesarios para el control de las mujeres embarazadas y del seguimiento del crecimiento y desarrollo de nuestros niños.  Se necesitan por habilitación y para hacer más oportunos y precisos los diagnósticos de los médicos de Metrosalud, medios diagnósticos como ecógrafos, rayos x, endoscopias, colonoscopias, tomógrafo, etc., como parte de una propuesta que hemos venido insistiendo ante la Secretaría de Salud y la Administración de la empresa para desarrollar un centro de diagnóstico imagenológico en el centro de salud El Poblado, hoy completamente desaprovechado, y que, por demás, sería autosostenible.

Para hablar de Pandemias, es importante recordar que, si bien las Unidades de Cuidado Intensivo son fundamentales para la atención de los paciente con complicaciones graves por la infección del COVID-19, solo alrededor del 10% de las personas que se infectan llega a esta condición; este 10% y el 90% restante, ósea todos, deben pasar primero por los servicios de consulta externa, urgencias y hospitalización de los primeros y segundos niveles de atención, donde son diagnosticados por los médicos generales, reciben atención inicial y luego son remitidos, si lo requieren, según su gravedad, a los niveles superiores de atención.  Una gran parte de estos pacientes son atendidos inicialmente en METROSALUD. Esto hace imperativo mejorar la capacidad física, técnica, humana y financiera de la empresa para que continúe afrontando este reto y para que contribuya con los recursos suficientes a disminuir la necesidad de camas UCI en la ciudad.

Para terminar, quisiera mencionar la necesidad de fortalecer a la E.S.E. y prepararla para la pospandemia, para atender a una población golpeada por el desempleo y el aumento de la pobreza generado por esta crisis, el probable incremento de las complicaciones de los pacientes con enfermedades crónicas como hipertensión y diabetes, entre otras, producto de la falta de atención luego de haber concentrado todos los esfuerzos y recursos de la salud en la atención del COVID-19. Para el año 2022 y venideros, debemos tener una Metrosalud con mayor capacidad para atender estos damnificados de la pandemia mientras se logra la recuperación económica de la ciudad y del país.

Desde la Asociación Médica de Antioquia, ASMEDAS, hacemos un llamado al Concejo de Medellín, al Alcalde de la ciudad y a la Administración de METROSALUD para que, de una vez por todas, concurran de forma coherente, comprometida y permanente para darle solución a esta problemática garantizándole a la empresa los recursos financieros necesarios para su funcionamiento adecuado y para su fortalecimiento.

Tomado de: Oficina de Comunicaciones, Información y Prensa ASMEDAS Antioquia