Fluvoxamina y COVID-19

Tomado de: Oficina de Comunicaciones, Información y Prensa ASMEDAS Antioquia

Por: Médico Jesús María Dapena Botero (foto)
Psiquiatra y psicoanalista

No deja de resultar esperanzadora esta publicación de la tan reconocida en el mundo sanitario revista el Journal of American Medical Association (JAMA) en su red, así requiera aún mucha mayor ampliación de la investigación, al ser apenas un estudio realizado en una pequeña muestra:

[1]

(Haga clic sobre la imagen para aumentar su tamaño)

Pero, ante todo, nos es necesario, sobre todo para los no especializados en psiquiatría o sanitarios de la Salud Mental, qué es la fluvoxamina, Luvox ®, la cual es inhibidora de la recaptación de serotonina en las sinapsis y agonista del receptor δ-1, un recibidor proteínico transmembrana, modulador del calcio e inhibidor del ingreso de Ca 2+, un metal alcalinotérreo, el cual, además los canales de potasio de alto voltaje y en ratones podría ocasionar un knockout, con pérdida de la respuesta locomotriz y reducir la respuesta al dolor; pero, a su vez podría prevenir el estrés endoplásmico reticular en enfermedades neurodegenerativas. [2] [3] [4]

La importancia del tema se basa en la hipótesis de que la enfermedad por coronavirus puede producir una enfermedad por respuesta inmune excesiva, de tal forma que, pueda evitarse el deterioro clínico generado receptor δ-1, el cual ayuda a la producción de citocinas, que también evitan los antiinflamatorios como vimos en mi artículo pasado. [5]

Por ello, el doctor Lenze et als. hicieron un estudio preliminar con aleatorizado con fluvoxamina, un antagonista del Sigma-1 receptor antagonist (S1A, S1RA), el cual se usa en el tratamiento del dolor neuropático y potenciador de la analgesia con opiodes. [6] [7]

Para su estudio preliminar para el JAMA, sus autores hicieron un trabajo a doble ciego, a pesar de saber que los que usaran placebo tenían mayor probabilidad de deterioro clínico, durante los quince días, que se haría la investigación, además de contar con una muestra pequeña y un seguimiento corto; pero, era un anteproyecto, que valía la pena comenzar.

Y, efectivamente, ningún paciente con fluvoxamina tuvo signos y síntomas de deteriro, mientras un 8,3% de los que recibieron tratamiento sí que los presentaron, lo cual indicaba que la hipótesis parecía cumplirse y avanzar en el proyecto de estudios más extensos, ya que se daba como una autocuarentena farmacológica para seguir el esclarecimiento del asunto, ya que la fluvoxamina parecía tener una especie de antiinflamatorio, que detenía el desencadenamiento de la aparición de citoquinas y la cascada subsecuentes tan graves, como la coagulopatía de consumo, al igual que los corticoides, la colchicina y algunos AINES, que no sean el ibuprofeno.

El efecto directo antiviral con la fluvoxamina parece provenir de sus propiedades lisosomotrópicas, al modular los efecto IRE1, el cual sirve como un sensor del estrés ante la falla del equilibrio de las proteínas, que busca reparar los daños en el ADN de la célula y estabilizar el genoma, como causa de enfermedad, ya que es una proteína muy compleja, que regula el funcionamiento celular, en especial ante lo perturbador para mantener su supervivencia y evitar la apoptosis como daño irreversible, como toda una respuesta adaptativa a la vez que funciona como un limpiador de la basura metabólica celular, algo del orden de la biología molecular, como protector del estrés reticular, de tal forma que estimula la autofagia, la cual es un proceso catabólico en el citoplasma celular, que expele el exceso de organelas, las que están deterioradas, mediante un exocitosis, lo cual ayuda en el ayuno, en las condiciones ambientales cambiantes, en la remodelación celular, de tal manera, que, así se regula el crecimiento y el desarrollo celulares y la homeostasis, todo lo cual hace un conjunto reparador, mediante la obtención de energía, de ácidos grasos y aminoácidos, que permiten la supervivencia en condiciones adversas. [8] [9]

Además, la fluvoxamina, como otros inhibidores de recaptación de la serotonina suelen ser antiagregantes, sin que se produzca prolongación del intervalo QT, que sí lo hacen otros ISRS; pero puede tener efectos adversos por la inhibición de citocromos con el P450, el 1A2 y el 2C19.

Estas bases farmacológicas, sobre el mecanismo íntimo de acción de la fluvoxamin ha permitido que investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington de Saint Luis, Missouri, una universidad privada, fundada en 1853 por Thomas Eliot, un pastor protestante, abuelo del gran escritor T. S. Eliot, la cual tiene en su haber veinticuatro premios Nobel entre ellos, la doctora Rita Levy-Montalcini, por su descubrimiento de la neuroplasticidad.

https://es.wikipedia.org/wiki/Universidad_Washington_en_San_Luis#/media/Archivo:Brookings_in_snow.jpg

Pero, basados en el JAMA, citado al principio estos nuevos investigadores piensan que las complicaciones más graves de pacientes con Covid-19 hacen que la hospitalización y la necesidad de oxígeno complementario sean menos probables, al menos como hipótesis, para lo cual también en pacientes contagiados se hiciera un estudio a doble ciego a la vez que, a los enfermos se le entregaban termómetros, monitores automáticos para tomar la presión arterial y oxímetros y tomaron el antidepresivo específico o el placebo y se les pedía que interactuaran con el equipo investigador por vía electrónica, de tal forma que, informaran de sus signos y síntomas, aunque aquellos con dificultad respiratoria, hacían neumonías se hospitalizaban, al igual si la saturación por debajo de 92% se hospitalizaban y se consideraban víctimas de un deterioro clínico serio, por la acción antagónica del receptor Sigma-1 (S1A, S1RA), que solía aparecer en los casos, que sólo recibieron placebo, lo cual se mejoraba si le indicaban fluvoxamina, de tal modo que se redujera la producción de moléculas inflamatorias, de manera que se redujera una respuesta inmunológica abrumadora y reparar el empeoramiento de la salud, se redujera la hospitalización y se evitara la muerte. [10]

Así, Cochrane, la institución que busca hacer medicina basada en la evidencia, para tomar decisiones informadas por una salud mejor, critique la evidencia de que la fluvoxamina sea mejor o superior y concluya, que los médicos debemos centrarnos en consideraciones prácticas o relevantes, incluidas las diferencias en el perfil de efectos secundarios, lo cual no se aplica a los estudios de Lanzer y los investigadores de St. Louis, Missuri. [11]

Pero, es preciso saber que no puede usarse con el antibiótico lidenozid, un antibiótico del grupo de las oxazolidinonas, un bacteriostático, que se usa contra la neumonía, infecciones cutáneas y subcutáneas, que no tiene que ver con los citocromos, que ocurre con antidepresivos tricíclicos e inhibidores de recaptación de serotonina. [12]

Es desafortunado que, la marca Dumirox ®, tal vez haya salido del mercado, ya que lo use mucho en neurosis obseso-compulsiva y en ludopatías y en Vilagarcía de Arousa dejaron de venderlo en las farmacias; pero, se puede contar con la fluvoxamina Sandoz se ha planeado a partir del 30 de junio del 2020, lo que no he logrado saber es si la Seguridad Social lo da en España.

_______________________________

[1] Lenze, J.. et als. Fluvoxamine vs Placebo and Clinical Deterioration in Outpatients With Symptomatic COVID-19. A Randomized Clinical Trial JAMA, 10: on-line, 12 de noviembre 2020.

https://jamanetwork.com/journals/jama/fullarticle/10.1001/jama.2020.22760?guestAccessKey=03f3ea60-bf34-4fe5-bad2-0b5a985a71d0

[2] ​​Monasieur, y P.Bousquet Sigma receptors: from discovery to highlights of their implications in the cardiovascular system. Fundamental & Clinical Pharmacology. 16 (1): 1–8, Feb 2002.

[3] Brimson, J. et als. (2018). Dipentylammonium Binds to the Sigma-1 Receptor and Protects Against Glutamate Toxicity, Attenuates Dopamine Toxicity and Potentiates Neurite Outgrowth in Various Cultured Cell Lines. Neurotoxicity Research. 34 (2): 263–272, 2018

[4] Langa F. et als. (Oct 2003). Generation and phenotypic analysis of sigma receptor type I (sigma 1) knockout mice. The European Journal of Neuroscience. 18 (8): 2188–2196, 2003

[5] Dapena Botero, J. Consecuencias neurológicas del Post-Covid 19. (No publicado).

[6] Lanzer et als. Op. Cit.

[7] Romero L, et als. Pharmacological properties of S1RA, a new sigma-1 receptor antagonist that inhibits neuropathic pain and activity-induced spinal sensitization. Br. J. Pharmacol. 166 (8): 2289–2306, 2012.

[8] Anónimo. Chilena descubre una proteína clave en la comprensión del cáncer. elmostrador, 13 de mayo del 2020. https://www.elmostrador.cl/dia/2020/05/13/chilena-descubre-funcion-de-proteina-clave-en-comprension-del-cancer/?fbclid=IwAR2ZoITAvFZO0j5ALEewbgErGGAH048LZPN5aD7u1H-3nI4CIAFNkxRr5Ow

[9] Bergamini, .E. et als The role of autophagy in aging: its essential part in the anti-aging mechanism of caloric restriction. Annals of the New York Academy of Sciences 1114: (1): 69-78, 2007.

[10] Anónimo. Fluvoxamina podría evitar enfermedad grave en pacientes con COVID-19. Xinhua Español, 13 de noviembre del 2020. http://spanish.xinhuanet.com/2020-11/14/c_139514561.htm

[11] Omori I.M. et als. Fluvoxamina versus otros agentes antidepresivos para la depresión. Cochrane (on -line).17 de marzo del 2010. https://www.cochrane.org/es/CD006114/DEPRESSN_fluvoxamina-versus-otros-agentes-antidepresivos-para-la-depresion

[12] Anónimo. Prospecto: Información para el usuario: Linezolid DEMO 2 mg/ml, solución para perfusión EFG. Cima. https://cima.aemps.es/cima/dochtml/p/80350/P_80350.html

Tomado de: Oficina de Comunicaciones, Información y Prensa ASMEDAS Antioquia