Crece temor por tercera ola de contagios y ocupación de UCI

En Colombia, 2.092 camas UCI están ocupadas con pacientes covid y 691 con sospechosos. Barranquilla, Santa Marta, Bucaramanga y Valle del Cauca se encuentran entre las regiones que ya aplicaron medidas para bajar la velocidad de contagio

Tomado de: www.elcolombiano.com

Los actuales índices de contagios con covid-19 en Colombia han aumentado progresivamente desde el pasado 15 de marzo y los médicos ya están hablando de la antesala a un tercer pico de casos. En este contexto, vale revisar los reportes divulgados por el Ministerio de Salud para comparar la evolución de la curva que se está desplazando hacia arriba.

Por ejemplo, el lunes 8 de marzo, según la cartera de la Salud, hubo 2.205 nuevos infectados con el virus. Sin embargo, una semana después, la cifra escaló hasta los 2.740 contagios. Mientras que, para el lunes 22 de marzo, ya los nuevos casos incrementaron hasta 5.128.

Así las cosas, según los datos del Sistema Integrado de la Protección Social (Sispro), de las 12.000 camas UCI con las que cuenta el país, 2.092 están ocupadas con pacientes covid, 691 con sospechosos y 4.203 se encuentran con otro tipo de paciente.

De manera desagregada, Barranquilla, Santa Marta, Bucaramanga y Antioquia han experimentado un aumento rápido en los nuevos portadores del Sars-coV 2, por lo que varios ayuntamientos ya aplicaron medidas en aras de disminuir la velocidad de propagación y bajar la presión en la camas UCI.

Por los lados de Barranquilla, el alcalde Jaime Pumarejo decretó toque de queda nocturno que regirá desde las 11:00 de la noche hasta las 5:00 de la mañana entre el 25 y el 29 de marzo, y del 31 de marzo al 5 de abril. Durante esos días, y en esos horarios, también estará prohibido vender y consumir licor.

En Santa Marta, se aprobaron restricciones a la movilidad desde el pasado 16 de marzo e irán hasta este viernes 26, aunque podrían prorrogarse por el actual comportamiento del virus. Allí también hay toque de queda nocturno y pico y cédula para el ingreso a los establecimientos comerciales, exceptuando hoteles y restaurantes.

Así mismo, Bucaramanga se alineó con las ciudades capitales que restringieron el tráfico nocturno y adoptó el toque de queda entre 1:00 y 5:00 de la mañana.

Paralelamente, en el Valle del Cauca también hay toque de queda que rige en 40 de los 42 municipios que componen el departamento. Allí, la medida que excluye a Cali y Buenaventura, rige entre la 1:00 y las 5:00 de la mañana.

Caso Antioquia

Los datos develados por el Ministerio de Salud indican que, a partir del 14 de marzo, el departamento antioqueño pasó a liderar la tabla regional de contagios con 755 casos reportados para esa jornada. De ahí en adelante los contagios siguieron en aumento y este lunes ya alcanzó los 1.243 nuevos portadores en un día, llevando la ocupación de camas UCI a 79,52 %, a un paso de la alerta roja hospitalaria.

(Haga clic sobre la imagen para aumentar su tamaño)

“Es importante hacer un llamado a las autoridades de salud a garantizar el número de camas de cuidado intensivo que previamente habíamos conseguido. Sin lugar a dudas, si seguimos en esta curva ascendente, es inminente la entrada en una cuarta alerta roja hospitalaria”, afirmó Carlos Valdivieso, presidente del Colegio Médico de Antioquia.

De igual manera, llamó a la población en general a extremar las medidas de autocuidado para evitar un nuevo pico de la pandemia que, según proyectó, podría consolidarse, aproximadamente, para el 15 de abril o incluso antes.

La misma advertencia la había realizado Alexánder Moscoso, viceministro de Salud, quien sostuvo que a pesar del inicio de la vacunación el virus continua entre la población y no se deben relajar las medidas de bioseguridad.

Se espera que la Gobernación de Antioquia se pronuncie frente al actual comportamiento de la pandemia en el territorio y no se descarta que se anuncien algunas medidas restrictivas con el propósito de contener la velocidad de propagación.

En América Latina

Varias naciones del continente se encuentran inmersas en un repunte de casos que ha llevado al borde del colapso a los sistemas de salud y ha obligado a nuevas restricciones, incluyendo la suspensión de gran parte de las clases en Guatemala.

Por ahora, Brasil materializa el caso más dramático de la región con un promedio de 2.000 muertes diarias. Allí, ya se aprobaron medidas para evitar un posible desabastecimiento de insumos médicos.

Otros países del vecindario latino han anunciado un refuerzo de medidas con el fin de frenar un aumento de casos por Semana Santa. Además Bolivia, Chile, Ecuador y Perú se enfrentan a una presión extra puesto que los ciudadanos están llamados a las urnas electorales en abril.

“Hay que mantener todas las medidas para evitar un incremento de la transmisión como tuvimos en muchos países por la Navidad. Donde se baja la guardia y están las condiciones para acelerar la transmisión, el virus aprovecha y empieza de nuevo a circular con más velocidad y fuerza», reiteró el subdirector de la OPS.

Tomado de: www.elcolombiano.com