¿Qué pasa con las vacunas de personas priorizadas en la primera fase de vacunación que decidieron no vacunarse?

Se realiza una petición para aclarar protocolo de vacunas que no se aplican por negación de personas priorizadas

Tomado de: www.edicionmedica.com.co

En una solicitud enviada por la concejala Dora Cecilia Saldarriaga Grisales y con algunas recomendaciones de la Veeduría por la Vacuna y la Vacunación solicita que se aclare hacer entrega del protocolo de vacunación del Municipio de Medellín que contenga las disposiciones a tener en cuenta en los casos en que las personas priorizadas opten por no aplicarse la vacuna.

En entrevista con EDICIÓN MÉDICA, Abdiel Mateus Herrera, estudiante de la especialización en responsabilidad civil y del estado de la Universidad UNAULA , vocero de Veeduría por la Vacuna y la Vacunación, ha indicado que “ inicialmente el movimiento político de Mujeres Estamos Listas, había realizado una solicitud al municipio de Medellín ante unos interrogantes que surgieron por parte de la veeduría y del movimiento político, de saber lo que está sucediendo con las dosis de vacunas que no se aplicarán el día que está programado, porque la persona citada rechazare la aplicación de la vacuna.

Generalmente, se conoce que están llamando a las personas por unos turnos, que día por día se están programando las personas que se vacunarán, pero hasta el momento no ha sido de conocimiento público qué está sucediendo con esas dosis que salen del ultra congeladores, en ese caso llega al hospital y la persona rechaza la vacuna, al final no se sabe qué pasa con esa dosis de la vacuna”.

Y ha añadido que “es decir, no se conoce si vuelven al ultra congelador, si la deben aplicar a otra persona priorizada. Existe esa incertidumbre y también los temores en caso de no aplicarse esa dosis, es necesario saber qué pasa con ella, para garantizar que no se le vaya a dar un uso indebido a la dosis o que la vacuna se pueda perder por no seguir con el protocolo de la cadena de frío y la dosis lo requiere como la vacuna de Pfizer, pero hay otras vacunas que no necesitan el proceso de ultra congelación, pero son justamente esas incógnitas”.

También ha manifestado que “nos surgió esa misma duda con respecto a las vacunas que no se aplicaron en el municipio de Sabaneta, que no fueron aplicadas al personal médico, entonces hasta el momento han sido esas dos solicitudes. Eso también nos genera otras preguntas, pero lo que queremos es que la ciudadanía pueda conocer qué pasa con esas dosis que son rechazadas por las personas seleccionadas para la vacunación”.

Igualmente, ha recalcado que “en este momento Colombia hace parte de las naciones con menos vacunas aplicadas en comparación con otros países. Y la población del territorio es bastante grande y simultáneamente choca con la necesidad de que el plan de vacunación sea lo más rápido posible, pero siempre la realidad supera a la ficción, y la verdad es que nos hemos encontrado con miles de personas que tienen temor de vacunarse, ya sea por falta de información, fundamentos religiosos y otros”.

¿Qué pasa con la parte pedagógica de la vacunación?

“Queremos hacerle una invitación a las administraciones para que refuercen su fuerza de trabajo y multipliquen su pedagogía, porque entre menos temores haya más posibilidad de personas vacunadas habrá. También está el miedo de que si las personas empiezan a rechazar la dosis de vacuna las administraciones y el gobierno nacional puedan justificarse en adquirir menos dosis, esto se termina convirtiendo en una problemática a mediano plazo sino no se lee de la manera más apropiada, que sería hagamos más pedagogía ya que, aunque existan miedos esos se pueden aclarar y claro, que el ejemplo, hace que las personas se sientan más seguras y eso es lo que genera la vacunación en el personal médico, además porque es una evidencia de que son efectivas”, ha indicado.

El dato

Mateus Herrera ha resaltado que “una de las fallas que encontramos en el Plan de Nacional de Vacunación es la información y la estadística, me refiero a la actualización de base de datos que deben hacer las administraciones, sino que deben ser más rigurosos para que puedan tener la información suficiente para poder llegar a la población necesaria, con el objetivo de identificar los que están priorizados, verificar que no estén incluidas personas que no se encuentre dentro del grupo de priorización, ese podría identificarse como uno de los primeros puntos en el que hay falencias”.

Y ha agregado que “otro punto que se empieza identificar es el número de dosis que se están aplicando, debido a que entre más acelerado sea el proceso mayores riesgos se van a minimizar”.

Tomado de: www.edicionmedica.com.co