Poema #134

Contenido en el libro Verso in Verso del médico Guillermo Henao Cortés. Rincón de la Poesía

Tomado de: Oficina de Comunicaciones, Información y Prensa ASMEDAS Antioquia

Como las cosas que se mueven por su propia cuenta,
todos los antiguos creedores y acreedores
regeneran la edad
y el hedor
de los poseedores.
Mas el viento nuevo avienta sus inventos, su inventario
germinal.

Descubridor de lo desenvuelto, creador de lo que no se crea,
moja la congoja en desahogo.
Aireando su pedestre pedernal,
horadando con tino (o sin) el cotidiano destino.

Invidente con esperanza.
Cuando llega, lo hecho está.
Renuévate en cada in-stancia exterior,

en cada e-stancia móvil,

en toda circun-stancia central.

Tus actos sintetizan de novo
lo viejo de las cosas, que cambian más veloz-
mente que tu mente.

Pero acaso sólo de forma lo hagan
los antiguos creedores y acreedores
que se regeneran para domar.
Aportan
su remedio o medicina,
remedo de lo que no es.

Mas todo por venir se acaba,
y los perecederos se aprontan
a descubrir y destruir el artificio,
fuente de fantasmas.

Domar sí.
Es hora de domar los domadores,
de expropiar a los expropiadores,
de doblar el látigo (¿apenas esto?) dizque irrompible.
Vedlos ahí. Callados, bulliciosos;
a la intemperie y bajo el pavimento,
moldeando el apoyo común.

Tal vez olvidan por temor lo que siempre supieron:
lo fugaz oculta lo durable.

 

Tomado de: Oficina de Comunicaciones, Información y Prensa ASMEDAS Antioquia