A defender la vida, un imperativo para las familias y el magisterio

Tomado de: Oficina de Prensa de FECODE

La Federación Colombiana de Trabajadores de la Educación –FECODE- saluda fraternalmente, en nombre de los maestras y maestros de Colombia, a los padres de familia, estudiantes y comunidades educativas en general, deseándoles salud y bienestar en estos momentos difíciles y de agobio que vive la humanidad, reafirmando su compromiso y convicción en la defensa de la educación pública estatal como derecho humano, cuya garantía debe ser un imperativo para el Estado Colombiano; en este sentido, los docentes y directivos docentes del país venimos preparando y realizando acciones responsables para el regreso a la escuela presencial de manera segura y SIN RIESGO PARA NINGUNA PERSONA DE LA COMUNIDAD EDUCATIVA, teniendo en cuenta las orientaciones médicas, científicas y las realidades concretas en las instituciones, toda vez que las condiciones actuales, caracterizadas por la poca inversión de recursos por parte del Gobierno Nacional que a la fecha solo ha destinado sesenta y cuatro mil millones de pesos, apropiando doscientos diecisiete mil en los entes territoriales de los cuatrocientos mil millones prometidos para 53 mil sedes urbanas y rurales del país, para atender 8 millones de niños matriculados en el sector público, 12 millones de padres de familia y 320.000 maestros y maestras, y más de 30.000 compañeros administrativos, cifras que a todas luces es reducida frente a las necesidades y los retos de la pandemia, y finalmente serán los departamentos, municipios, instituciones educativas quienes deban en lo venidero financiar la continuidad del proceso educativo.  FECODE le propuso tanto al Congreso de la República como al mismo gobierno adicionar seiscientos cincuenta mil millones en el presupuesto 2021 para invertir en la bioseguridad, que proteja la salud y la vida de estudiantes, maestros y padres de familia; sin embargo, hubo oídos sordos a la iniciativa de la Federación.  Así las cosas, no podemos aceptar la posibilidad de un retorno inseguro en cualquier tipo de presencialidad; nuestra premisa es proteger la vida y garantizar el derecho a la educación en condiciones dignas de sus hijos e hijas.

Hoy, Colombia cuenta con más de 2 millones de contagios, lo que lo ubica en el puesto número 11 con mayor número de personas infectadas con la COVID-19 en el mundo, dejando más de 52 mil fallecidos, cerca de 120 mil casos activos, más de 3400 casos críticos, en un país con 51 millones de habitantes,  de los cuales sólo a 9 millones, aproximadamente, se les ha realizado test de contagio y la trágica suma de CERO VACUNAS en el territorio nacional y una negociación hermética, tardía e incierta para su consecución; los contagios aumentan en más de 12 mil casos diarios en un sistema de salud que colapsó, y que no estaba preparado para atender la pandemia, abandonado a su suerte por parte del Estado colombiano, con el desbordamiento de las camas de UCI y las restricciones en la atención brindada a la población, sin contar con la descarada inversión en el sector privado y en beneficio de las EPS que se han lucrado en contravía de la vida de los connacionales; sin duda estas cifras muestran la descomunal ineptitud e improvisación en el manejo de la pandemia por parte del Gobierno Nacional, profundizando las desigualdades, el desempleo, el sufrimiento, la pobreza, el conflicto interno y gobernando en favor los órganos multilaterales, del sector financiero, industrial y la clase privilegiada del país, desatendiendo las demandas de la población menos favorecida, que expresa sus necesidades más sentidas desde diferentes formas de movilización popular en las calles.

En la actualidad no se ha iniciado el proceso de vacunación; FECODE exige que se priorice la atención del Magisterio y a las comunidades educativas en esta materia para mitigar el riesgo de contagio; ante este panorama, los invitamos a sumarnos en la más amplia unidad, familias, y educadores, en la exigencia de incrementar real y progresivamente los recursos para salud, educación, agua potable y saneamiento básico, a través de la Reforma Constitucional al Sistema General de Participaciones (SGP), lo que garantizaría no sólo el cierre de las brechas permanentemente referenciadas por la Federación sino, también, los recursos necesarios para la sanidad y bioseguridad que la pandemia causada por la COVID-19 demanda; de igual forma, la exigencia de inversión en dispositivos tecnológicos, la conectividad como derecho público de los colombianos que garanticen la educación como un derecho con acceso gratuito y universal.

Exigimos garantizar, condiciones de bioseguridad previas y verificables para un retorno gradual y seguro a clases, sobre la base de conceptos científicos serios y el imperativo de que disminuyan los niveles de contagio de forma significativa o se hayan establecido medidas que permitan mitigarlos y no poner en riesgo la salud y menos la vida de nuestros estudiantes, sus familias y comunidad educativa en general al momento de retornar a las aulas. El magisterio suma su voz de respaldo a los sectores populares y reclama del Gobierno nacional la aprobación de la renta básica como mecanismo que garantiza el confinamiento de las comunidades para la reducción del contagio de forma digna y con la garantía de suplir sus necesidades básicas para los sectores más desprotegidos y desamparados del país.

Los invitamos a reflexionar profundamente antes de firmar el consentimiento de enviar a sus hijos a las Instituciones Educativas en las actuales circunstancias sin las garantías y condiciones; la intencionalidad no es otra que dejar en las manos y responsabilidad de ustedes la vida y la salud de los niños, niñas y jóvenes que están hoy en el sistema educativo colombiano.

FECODE agradece de antemano a las familias el acompañamiento incondicional que realizaron durante el 2020 con sus hijos, en el desarrollo de los procesos académicos en casa orientados por los maestros y maestras del país, y les invita a comprender y reivindicar la importancia de unirse a las luchas del Magisterio en este año 2021.

En tiempos difíciles y escenarios complejos, vamos unidos con Fecode, comprometidos con la lucha y la movilización, en defensa de la vida, la paz, la salud, la educación pública, los derechos del magisterio y de los colombianos.

 

SÍ A LA ESCUELA PRESENCIAL CON CONDICIONES DIGNAS Y SIN RIESGO PARA LA SALUD Y PARA LA VIDA.

¡NO A LA ALTERNANCIA EN LAS ACTUALES CIRCUNSTANCIAS!

COMITÉ EJECUTIVO

WILLIAM H. VELANDIA PUERTO, Presidente

LUIS EDUARDO SALAZAR B., Secretario General

Bogotá D.C, 4 de febrero de 2021

Tomado de: Oficina de Prensa de FECODE