Resistencia a la insulina en la enfermedad de Alzheimer

Tomado de: Oficina de Comunicaciones, Información y Prensa ASMEDAS Antioquia

Por: Médico Jesús María Dapena Botero (foto)
Psiquiatra y Psicoanalista

Ciempozuelos, Madrid, 13 de enero de 2021

(Miércoles; 6:43 p.m.)

Mi querido economista:

Mira a qué horas vengo a contestarte el interesante artículo neurocientífico, a pesar de todo tu interés por los temas médicos, de los doctores brasileños y el canadiense; el tema me pareció muy pertinente, más para el psiquiatra que para el psicoterapeuta, pero como no soy un dualista cartesiano, sino un monista, creo que, como psiquiatra y psicoanalista, debo pensar en términos biopsicosociales, con una mirada psico-neuro-endocrino-inmunológica, como lo hice en mi artículo sobre trastornos disociativos y psicosomática, que no sé si te envié ayer.

Es importante empezar, como lo hacen los autores, a pesar de sus especialidades más bioquímicas, moleculares y biomédicas a partir de un correlato epidemiológico de la comorbilidad de diabetes, con obesidad y demencia, para lograr cambios sanitarios y comprender mejor dichas enfermedades, en la medida que, todas ellas comparten el común denominador de la resistencia a la insulina, que ocurre en los tejidos, incluso el cerebral, aunque yo lo pensaría más en el campo de lo celular.

Siempre teniendo en cuenta el proceso de recuperación de la homeostasis u homodinámica, del gran fisiólogo gringo Walter Cannon, que se altera con el envejecimiento y el riesgo de demencia en adultos mayores, aunque a nosotros nos enseñaban que el Alzheimer era una demencia presenil, que se desarrollaba alrededor de los cuarenta años y no supe ni cuándo se convirtió en una enfermedad senil, que yo no me podía creer, porque siempre consideré que la más frecuente era la demencia multiinfartos; pero eso, habría que dejarlo para otra ocasión.

Sin embargo, lo que si es cierto es que ese proceso se desencadena por un estímulo determinado que altera el eje hipotálamo- hipofisiario adrenal y podríamos esquematizarlo de la siguiente manera; pero si la carga alostática, el esfuerzo y la sobrecarga constante sobre material vivo, llevan al agotamiento, por lo que pasa de lo agudo a lo crónico, por lo cual termina por minar al organismo y deteriorarlo, eso explicaría la acción sobre el encéfalo y el Alzheimer.

Haga clic AQUÍ para leer el documento completo

Tomado de: Oficina de Comunicaciones, Información y Prensa ASMEDAS Antioquia