La vacuna del Gobierno colombiano entre el Sí y el No

Tomado de: Oficina de Comunicaciones, Información y Prensa ASMEDAS Antioquia

Por: médico Hernán Gaviria Quintero (foto)
Docente de la Especialización Seguridad Social UNAULA
E-mail: [email protected]

Al indagar por el interés en aplicarse la vacuna contra el coronavirus, el 59,9% de quienes conformaban la jefatura del hogar en las 23 ciudades y áreas metropolitanas confirmó este interés, mientras que el 40,1% no estaba interesado en ello.DANE.
Encuesta Pulso Social1

La percepción del DANE tuvo una explicación.  Por fortuna, el programa “Aulas Abiertas” de la Facultad de Medicina de la Universidad de Antioquia nos acercó a ella.  En su ejercicio académico de discusión, Club de Revistas, la doctora Paola Gallego presentó el artículo “Safety and Efficacy of the BNT162b2 mRNA COVID-19 Vaccine”2 relacionado con la publicitada y apetecida vacuna de las multinacionales Pfzer-BioNTech, cuya fase de evaluación de seguridad y eficacia, como fase final de la investigación, se realizó entre el 27 de julio de 2020 y el 14 de noviembre de 2020, en una población entre los 12 a 85 años.  El cronograma de seguimiento se hará, después de aplicada la segunda dosis, en los meses 1, 2, 6, 12 y 24.  La contingencia solo permitió lo ocurrido entre el 1º y 2º mes (3.5 meses).  Los ensayos se practicaron con 21.621 que recibieron la vacuna y 21.631 con un placebo.  Interesados en la revisión teórica, sustentación y metodologías pueden ingresar al enlace referenciado o la publicación científica de entero crédito.

La presentación académica concluyó con un aparte titulado “Lectura Crítica”, pero con la advertencia de riesgos de sesgos, torcidos según el diccionario, a favor de los patrocinadores o investigadores.  Con la pregunta: ¿Hasta qué punto fue cegado [cegar, perder la vista] el estudio?  Dos respuestas por destacar: “Investigadores y participantes fueron cegados. (Particularmente los que evaluaron la seguridad)”; “La mayoría de los patrocinadores estuvieron cegados en la fase 3”.  Con respecto a la Seguridad demostrada, se perdieron de los números o las estadísticas 3.218 vacunados o se desconoció el desenlace de 2.152.  ¿Qué dirían investigadores respecto a la aplicación de los protocolos que muestren semejante desviación?   Peor aún, con análisis intermedios como los presentados hasta ahora, no es posible responder por la Eficacia.  Otra contundente preguntó a los académicos: ¿El posible beneficio supera el riesgo de daño y los costos?  La vacuna anunciada no lo demostró.  Las conclusiones quedaron, creo yo, para la historia y cito textualmente:

1. “Hasta el momento se demostró una duración de la protección aproximadamente 2 – 3.5 meses”;

2. “No sabemos si previene infección asintomática ni transmisión”; entonces en qué queda el cuento para el común de nosotros;

3. “Falta determinar la aparición de eventos adversos más de 2 -3.5 meses después de la segunda dosis”; es decir, continuamos con la incertidumbre; preocupante que desaparezcan los “vacunados” con el placebo porque muchos de ellos acudirán a recibir la dosis verdadera, perdiéndose de esta manera uno de los elementos de la comparación de la investigación;

4. “Debemos mantener la vigilancia en reacciones adversas y eficacia”; como diría cualquiera, quedamos en nada; continuará la expectativa, como mínimo, hasta dentro de dos años.

5. “Aún no conocemos la eficacia y seguridad en niños, embarazadas, pacientes inmunocomprometidos incluyendo VIH(+)”.  Luego, ¿cómo romper la cadena de los contagios y de los riesgos en la población infantil y escolar para la que solo hubo confinamiento?

En la publicación obligada a las multinacionales en la revista The New EnglandJournal of Medicine, dieron a conocer los detalles de la partícula BNT161b2 o ARN Modificado capaz de codificar la proteína S del Sars-Cov2; como funciona en el interior de la célula; las experiencias hasta ahora demostradas desde el 2012 con el virus de la Influenza A o en cánceres renales o melanomas; dieron a conocer los criterios de inclusión y exclusión de las personas a vacunar experimentalmente; reiteraron los aspectos clínicos y de laboratorio de la Covid-19; la reactogenicidad; las pérdidas y demás detalles de una experimentación.

Luego, no es entendible lo de la tal confidencialidad, para que el gobierno haya sometido a prácticas obscuras y vedadas a la academia y a nuestros investigadores.  Imposible creer que a la Universidad de Antioquia se atrevan a censurar con su Club de Revistas como ejercicio crítico o se le macartice como “antivacuna” o responsabilice de romper confidencialidades.

El Gobierno nacional dio a conocer su Plan Nacional de Vacunación3 contra el Covid bajo siete principios, entre ellos el de la Solidaridad, “Priorizar la población vulnerable de contagio por las condiciones de riesgo, como adultos mayores, personas con enfermedades preexistentes y trabajadores de la salud”.  Pero, esto quedó desvirtuado con la conclusión del Club de Revistas que “ no sabemos si previene infección asintomática ni transmisión”;  tampoco se sabe de su eficacia con niños e inmunocomprometidos.

__________________________________

1 Dane. Encuesta Pulso Social. Resultados Julio-Diciembre 2020. Comunicado de Prensa 25/01/2021. Ver: file:///C:/Users/Usuario/Downloads/comunicado-pulso-social-diciembre2020.pdf

2 Visto el 28/01/2021: https://www.youtube.com/watch?v=3YhPuJ0rNpM. Artículo publicado en The New England Journal Of Medicine

3 Visto el 28/01/2021. Ver: https://www.minsalud.gov.co/salud/publica/Vacunacion/Paginas/Vacunacion-covid-19.aspx

 

Tomado de: Oficina de Comunicaciones, Información y Prensa ASMEDAS Antioquia