Renta Básica, Vacunas y Cuarentena: conjugación perfecta para enfrentar la Pandemia

Participación del doctor Víctor de Currea-Lugo (MD, PhD) en la Audiencia Pública convocada por la Comisión 5ª del Senado de la República sobre Vigilancia y Seguimiento a la Vacunación contra la COVID-19.  Realizada el 26 de enero y que contó con la participación de científicos, políticos y académicos

Tomado de: www.victordecurrealugo.com

«… Voy a empezar con una lista de preguntas que, espero, alguien tome nota, y luego con unas propuestas concretas:

La primera pregunta, ¿por qué vamos a entregar la vacunación a unas empresas promotoras de salud EPS que demostraron ser incapaces de garantizar la bioseguridad?  Aclaro, yo soy médico de la Universidad Nacional, con doctorado sobre la Ley 100, lo que me permite decir algunas cosas, y varios de los colegas han fallecido sin recibir la bioseguridad adecuada.

¿Por qué el Gobierno colombiano, ante la Organización Mundial del Comercio, se abstuvo de tomar una posición a favor de un acceso universal y gratuito a la vacuna?  ¿Por qué se quieren entregar a las EPS que han demostrado incapacidad total y falta de voluntad política para brindar auxilio en las áreas rurales?

¿Por qué con los datos preliminares de que se dispone, y que son fragmentados, pareciera que vamos a pagar por una vacuna lo que en Estados Unidos valdrían 10 vacunas?

¿Por qué otros países pueden hacer públicos los contratos con las mismas farmacéuticas con las que Colombia ha firmado, pero Colombia no puede hacerlo?

¿Por qué si el 89% de los muertos por COVID son estratos 1, 2 y 3, se quiere entregar la vacuna y abrirle la puerta al mercado de lo privado?

¿Por qué se quiere restringir a las personas migrantes si sabemos que, incluso por simple egoísmo epidemiológico, tienen que estar protegidas todas las personas para protegernos nosotros mismos?

¿Por qué en la primera línea de atención se ha querido excluir a los psiquiatras, a los ginecoobstetras y a los pediatras, por no decir a las señoras del aseo y a los vigilantes de los hospitales?

¿Por qué el Gobierno colombiano rehusó hacer bloque con Costa Rica y Sudáfrica para pelear en bloque unas condiciones más favorables de acceso a la vacuna?

¿Por qué Colombia dejó de producir vacunas, cuando aquí se estaban produciendo con cierta decencia?

¿Por qué no se ha recurrido a un plan estratégico que permita que, hoy por hoy, tengamos los millones de jeringas necesarias?  Solo hasta hace un par de semanas el Gobierno abrió la licitación para conseguir las jeringas.

¿Por qué no la vacuna rusa que es menos aparatosa en términos logísticos y, además, más eficaz en términos médicos?

Aquí se decía y se repetía lo que ha dicho la OMS de que estamos ante un fracaso moral en la distribución mundial de la vacuna, pero yo estoy preocupado de que en un año o en menos, estemos diciendo que Colombia repitió ese mismo fracaso moral.

La última pregunta es: ¿Podemos seguir creyendo que todos estos fracasos en la atención de salud de los colombianos no están asociados con la Ley 100, que es un sistema perverso que creo que todos lo hemos sufrido?

PROPUESTAS

La primera propuesta es que le entreguemos a lo público, al Programa Ampliado de Inmunizaciones, la vacunación; así como en España y en otros países se propuso que las UCI fueran intervenidas por el Estado, aquí se debiera entregar al PAI lo que corresponde, las UCI también deberían de intervenirse.

No excluir ni a los viejos ni a los migrantes ni a las personas en las cárceles ni al personal hospitalario de todo orden, porque esa es la primera línea, incluso la gente que está haciendo limpieza, incluso los conductores de las ambulancias.

Es necesario que discutamos el pago justo a los vacunadores y la entrega de los elementos de protección a esas personas que van a estar al frente de las jeringas… Parece que no nos acordamos, y los problemas de explotación laboral y de riesgo biológico están ahí.

Hay que resolver el problema del transporte a los centros de vacunación; pero, ¿qué pasa con los viejos que tienen otras enfermedades?  ¿Los vamos a exponer, vamos a ir a sus casas, eso lo van a decidir las EPS?  Ya se filtra que estas van a recibir el 50% de lo acordado para hacer la vacunación del caso, o ¿va a haber otro carrusel en este sentido?

¿Por qué no se recurre a la industria nacional para producir las jeringas?  Y tendríamos la capacidad, para esto no se requiere una patente especial ni una fórmula química para producir jeringas en este país.

Es necesario que si se produce una compra en las regiones, que esa compra regional sea solidaria, no podemos poner a competir a regiones que tienen muchas capacidades con otras que no la tienen, caso concretos Chocó, Guaviare, Amazonas…

Y es necesario, por último, que haya una Veeduría independiente de la ciudadanía, con todo mi respeto por las ÍAS, pero es lícita la desconfianza que tenemos en la sociedad frente a cómo las ÍAS se portan en relación con el gobierno de Duque, por eso creemos que la alternativa es esa.

Por supuesto, y con esto voy cerrando, no es posible que avancemos en la contención de la pandemia solo a través de la vacuna; mientras haya 2 millones de personas sin acceso al agua potable, decir que nos lavemos las manos, para ellos es absolutamente inútil; mientras no haya una vigilancia epidemiológica directa que haga cercos epidemiológicos, no vamos a poder conseguir eso; mientras no haya midazolam que es un sedante que se usa en las UCI, pues no vamos a poder tratar a los pacientes.  Y, mientras tanto, la única posibilidad que algunos plantean es la inmunidad de rebaño.  Si hacemos cuentas, la inmunidad de rebaño se tendría que llegar a 76% de contagios o de cobertura con lo cual, a los números de hoy sería tener 954 mil muertos en este país.  Pero no se le puede decir a la gente que se quede en la casa si no hay renta.  La Renta Básica, la Vacuna y la Cuarentena constituyen esa conjugación que nos permite hacerle frente a la Pandemia, si tuviéramos un gobierno capaz de liderar lo que está sucediendo.

Muchas gracias».

Tomado de: www.victordecurrealugo.com