Año Nuevo

Tomado de: Oficina de Comunicaciones, Información y Prensa ASMEDAS Antioquia

Por: Médico Juan Fernando Uribe Duque (foto)
Poeta- Asmedista

A pesar de la pandemia, este fin de año nos hemos planteado un cambio: La paz para todos, no tanto sentido trágico, limaremos asperezas, seremos más respetuosos y menos irónicos, sólo «miraremos lo bueno y desecharemos lo malo», nos volveremos asertivos, queridos, bien hablados, haremos más deporte, dejaremos el comentario procaz, de nuestra boca sólo saldrán palabras agradables y así, tal vez, la vida sea más llevadera y mejor nuestra relación con el entorno; seremos mirados con placidez, nuestra compañía será agradable, no despertará prevención, de nuestros labios no saldrá crítica alguna que nos haga pesados o insoportables.

Hasta ahí, prometemos y cumplimos por un tiempo, nos aguantamos hasta reventar… pero al salir a la calle, al parque, a la avenida o a las plazas, vemos una multitud inusitada, efervescente, vociferante y brincona; bailan y cantan por nosotros, llevan pancartas, festones, comparsas, los músicos activan a gran volumen sus instrumentos, los bailarines ríen y gritan, se organizan las madres con sus hijos, las parejas de novios participan en corales improvisadas gritando consignas y peticiones.

Dicen estar cansados de vivir en un país infradesarrollado, en donde tener un buen trabajo es una odisea, en donde salir es un riesgo y habitar el campo es casi un suicidio; están hastiados de que les roben el futuro aquellos que lo planifican sin querer vivir en él, están hartos de la corrupción de unos cuantos perfumados de fácil labia y apellidos preclaros, hastiados y temerosos, descontrolados por el caos de la pobreza, que los condena a las barriadas y a los créditos imposibles, a la dificultad constante, a vivir de migajas, al día, fiados, suplicando una prórroga.

Yo también quiero bailar con ellos, danzar y gritar, desnudarme y empaparme con esas aguas que a mi también me mojan. Me gustan las mañanas de las convocatorias y ver las caras del Esmad confusas con ganas de unirse a las marchas y en lugar de bombas, arrojar algunas flores…

¡FELIZ AÑO PARA TODOS!

Tomado de: Oficina de Comunicaciones, Información y Prensa ASMEDAS Antioquia