Jueves, 3 de Diciembre de 2020
ASMEDAS Antioquia

«El manto del hereje» de Bertolt Brecht

noviembre 4, 2020 8:04 pm



Tomado de: Oficina de Comunicaciones, Información y Prensa ASMEDAS Antioquia

Por: Médico Jesús María Dapena Botero (foto)
Psiquiatra y Psicoanalista

Lamentablemente, no me fue posible encontrar la versión teatral de esta obra del dramaturgo alemán, que suponía que iba en la línea de su Vida y obra de Galileo Galilei, ya que Giordano Bruno fue un antecedente suyo, ese hombre nacido en Nola, quemado en la hoguera debido a los oficios de Roberto Berlamino, llamado el martillo de los herejes, ya que el gran pensador renacentista es mirado con nostalgia por Brecht, al plantear muy interesantes hipótesis, en la línea copernicana, del movimiento de los astros y su valiente posición ante el Santo Oficio, cuando les dijo:

– Pronunciáis vuestra sentencia contra mí, quizás con más temor que el que yo siento.

Pero es que, en realidad, tal obra dramática no existe, sino que es una narración anecdótica, pero profundísima, de un suceso trivial que se dio durante el proceso que lo llevaría a la hoguera, en donde pone en juego a personajes de distintas clases sociales.

Sin duda, si revisamos su biografía, nos encontraremos ante un gran hombre, nacido en Nola, una población aledaña a Nápoles, que ahora está incluida en la zona metropolitana de dicha ciudad.

Su manto cayó en las manos de la Inquisición, cuando se convirtió en un preceptor en física y mnemotecnia de un veneciano, quien no apreció lo suficiente las enseñanzas del sabio, ya que lo que esperaba era que Bruno le enseñara la magia negra, por lo cual informó al Santo Oficio que Giordano era un hombre perverso y desagradecido, que había blasfemado contra Cristo y juzgado mal al clero, como explotador del pueblo, y contradecía las Sagradas Escrituras al afirmar que había innumerables soles, en una genial intuición de las galaxias, hasta entregarlo a los esbirros del Santo Oficio, quienes lo conducirían a las mazmorras de la Institución, el 25 de mayo de 1592, durante los ocho años, que durara el proceso, hasta su incineración en vivo, por orden del cardenal.

Bruno no fue pasivo en su defensa; el hombre, que le había hecho un manto, al saber de la detención, corrió a que le pagase el resto de la deuda que había contraído por la confección del traje, al lugar donde vivía el sabio; pero, el cobrador fue agredido por los simpatizantes de Giordano, aunque en el pueblo, donde habitaba el nolano, también tenía enemigos, que declaraban contra él, por cuestionar el matrimonio y al mismo Cristo, además de haber expuesto las teorías más locas sobre el sol; pero el sastre contó a su esposa, quien fue al Santo Oficio a cobrar los treinta y dos escudos, que aún le debía a su marido. Allí, le prometieron ocuparse del asunto.

Para seguir leyendo, haga clic AQUÍ.

Tomado de: Oficina de Comunicaciones, Información y Prensa ASMEDAS Antioquia

 

Etiquetas: , , , ,

WhatsApp chat