Lunes, 21 de Septiembre de 2020
ASMEDAS Antioquia

Millones de dólares animan la carrera por la vacuna SARSCov2 (COVID-19)

agosto 27, 2020 9:13 pm



Tomado de: Oficina de Comunicaciones, Información y Prensa ASMEDAS Antioquia

Por: Médico Hernán Gaviria Quintero (foto)
Docente universitario en el Área de Posgrados
Integrante de ASMEDAS Antioquia
E-mail: [email protected]

El pasado 13 de agosto de 2020, la Facultad de Medicina de la Universidad de Antioquia, a través del grupo académico de especialidad epidemiológica1, abrió el debate sobre las vacunas propuestas, los alcances de las investigaciones, sus avances, capacidades de respuesta farmacéutica e implicaciones políticas2. Advirtieron sobre los criterios para la escogencia dentro de la variada oferta de las grandes empresas productoras en competencia, tales como la transparencia del perfil de la vacuna y su valor social; que se garanticen los niveles de eficacia, es decir que alcancen siquiera un 50% de protección con una duración de inmunidad al menos durante un año; lo ideal serían una protección mayor del 70% con una inmunidad mayor a tres; ¿quién de nosotros se atrevería a seleccionar la de bajo “valor social” (la primera)?  Otro atributo, que haya una buena disponibilidad y que las pruebas diagnósticas y el tratamiento sean efectivos.

Resulta llamativo que 42 días después de declarada la pandemia arrancó lo que los investigadores llaman “el hipódromo de las vacunas”, donde al día de hoy, en carrera van 231 candidatos, con propuestas de productos de “todos los colores y sabores” diría yo. Unas derivadas de virus activos o atenuados como las utilizadas en nuestro medio hace muchos años; las provenientes de la manipulación de la cadena de los aminoácidos o las derivadas de proteínas parecidas al virus.

En la tribuna están los apostadores o financiadores. El presidente norteamericano Trump, ahora en el mes de julio, de recursos públicos puso en la mesa de tahúres $.2500 millones de dólares como cuota inicial con la condición que el próximo diciembre le entreguen 100 millones de dosis y la opción de adquirir otras 500 millones. Los beneficiarios han sido Forsumpharma, Bioetech y Pfizer. Este último lanzó su compromiso de entregar en el año 2021 un total de 1.300 millones de dosis. En competencia está CanSinoBio de la República de China y AstraZeneca-Universidad de Oxford (Inglaterra) quienes recibieron otro anticipo de Trump de 1.200 millones, con la promesa de entregar “vacunas de emergencia” ahora en octubre y de fabricar 2.000 millones de dosis anuales. Los rusos esperan lanzar GAM-Covid.VacLyo, rebautizada como Sputnik V, de la que se dice, deben hacer menos ruidos y aportar más datos sobre sus pruebas y desarrollos.

La Organización Mundial de la Salud – OMS – se vio obligada a trazar su directriz de requerimientos mínimos y los preferidos. ¿Quién de nosotros optaría por la de los mínimos (la más barata)? En las exigencias preferidas están: cubrir todas las edades como población objetivo; como seguridad proporcionar un alto balance riesgo/beneficio con efectos adversos no trascendentales; como eficacia no inferior al 70%; suministrada con dosis única o preferiblemente dos.

El debate está abierto. Se habla del movimiento global por el acceso a los medicamentos y tecnologías para COVID-19 como un bien público, es decir, que no sea propiedad de nadie y que se pueda reproducir en cualquier parte del mundo por cualquier empresa o gobierno; que la información sobre su evolución clínica y de experimentación sea pública, abierta y transparente, además que el financiamiento sea de carácter público3. Este fue el llamado a la solidaridad, lanzado el 19 de mayo de 2020, que Colombia extrañamente se negó a firmar. En cambio ha suscrito acuerdos de confidencialidad con Pfizer y AstraZeneca, las receptoras de las cuotas iniciales de Trump, supuestamente apoyado por un comité de negociación (entidades y funcionarios públicos), para que coaligados con el sector privado alcancen a recibir de la primera tanda de producción 6 a 14 millones de dosis, con la salvedad que aún no se tienen diagnósticos de la capacidad de producción y distribución y sin que aún se cuente con los avances de los proyecto de Ley 284 y 294 de julio 2020 que iniciaron su curso en la Cámara de Representantes.

En la presentación realizada en la Facultad de Medicina de la Universidad de Antioquia, surgieron preguntas que retomo y pongo a consideración: ¿Cómo se va a entender la atención de la crisis, como un negocio o como un asunto de interés público? ¿Cuál es la eficacia protectora de las vacunas y el nivel de cumplimiento de los parámetros de la OMS que están en la fase de experimentación final?

Más que una disputa en salud, lo que se ha desatado es una verdadera guerra económica. Imaginémonos un gasto per cápita de $32 a $37 dólares para una cobertura del 30% de la población mundial (7.500 millones) requeriría $225 mil millones de dólares para la producción y distribución, para un margen de ganancia de $10 dólares por dosis. Cifras hasta difícil leer pero que los capitalistas de todos los pelambres saben manejar y que pueden hasta conllevar en su reparto.

Medellín, 27 de agosto de 2020

________________________________

 

1 GRAEPIC – Grupo académico de Epidemiología Clínica – Universidad de Antioquia

2 Ver :Medicina U.de A (13/08/2020) https://www.youtube.com/watch?v=JrE0z91zP-E

3 https://www.who.int/intellectualproperty/documents/thereport/SPPublicHealthReport.pdf?ua=1

 

Tomado de: Oficina de Comunicaciones, Información y Prensa ASMEDAS Antioquia

 

Etiquetas: , , , , , ,

WhatsApp chat