Jueves, 22 de Octubre de 2020
ASMEDAS Antioquia

O R I E N T E. Rincón de la poesía

agosto 26, 2020 8:23 pm



Del libro inédito MaríaMaríaMarííía

Tomado de: Oficina de Comunicaciones, Información y Prensa ASMEDAS Antioquia

Por: Médico Guillermo Henao Cortés (foto)
Ginecoobstetra – Poeta asmedista

¡Ojalá no hubiera actuado nunca! ¡Algo más rico sería en tantas esperanzas!…
Friedrich Hölderlin: Hiperión (1797, 1799). Hiperión, Madrid. Trad. Jesús
Munárriz, 1976, 1986.
*)

¡Vivir es esforzarse!

Porfirio Barba-Jacob La divina tragedia. Prólogo de: Rosas Negras,
Guatemala, 1933.

 

La tarde pesa cálida y seca, no así la piel.

Hay un azul translúcido, escampado.

Elegimos

las montañas cenicientas de oriente.      La ruta vecinal

se nos vuelve arisca y rebelde; las casitas multicolores,

apeñuscadas en la rugosa ladera.         Cunde

       el calor

que se disipa

al degustar la planicie postrera

ante las vallas de púas

que dividen a los dueños

de los sembrados de papa y de maíz.

En el polvoriento declive de la izquierda,

vetustos tejados

cuelgan
de la grave

resignación de sus moradores.      A la derecha,
en un corto prado,

se escuchan los eucaliptos y los sietecueros.

Las brasas

de tu vientre y tu ternura

nos impulsaron a estas encumbradas parcelas.

 

Eres más que tú

y te lamentas

de nuestras separaciones obligadas.

Me haces falta

incluso al estar

ausente.

La frescura ex alta, atrae paz.

La paz está en tus brazos,

en tu mirada tersa,

deslumbrante.      Soñamos con labores

sembradas de campo y de nosotros.

Eres mi aireaguafuegotierra,

el medio natural de mis raíces.

Urubamba, Inti Illimani, sicus lentos,

suculentos,

engendrados

  con las cañitas de bambú del corazón,

vibran con sus latidos

cual rosicler inmóvil del crepúsculo.

 

Un campesino carga con los frutos de la tierra y del trabajo

para dueños ajenos.

    Helados soplos desentibian

el auto que nos guarece. Nos transportamos a la morada

que construiremos con ternura principiante.

La tarea

-somosdosuno-

crece erguida y halagüeña. ¡Construir!

¡Construir!,

regodeo propio, que la esperanza de hombre se convierta en hombre.

Lees después

acerca de luchas alimentadas con unidadcríticaunidad

y

en

el

rin

cón

hay

un

Bach

baj

o.

Quedamos rezagados

de la ruda rutina,

para quemar las naves y el castillo

con la cambiante

tea

de la diaria labor.

Por las arrugas cercenadas de las estribaciones

descendemos al fragor

de ímpetus y tactos enlazados.

Vamos

al rebate con quehaceres y esfuerzos impostergables.

¡Sus fauces no nos tendrán!

 

Tus ansias

de libertad

luchada

a muerte.

En este día inmortal, en este instante con tiempo,

me diste blandos cálices

en el ritual que jamás tendrá nombre,

en el ritual que abrió tu vientre luminoso en corolas palpitantes.

Y cuando el anillo de tu amor ciñó mi cuerpocuerpocuerpocuantosoy,

¡te di mi vida!

 

Tomado de: Oficina de Comunicaciones, Información y Prensa ASMEDAS Antioquia

 

Etiquetas: , , , , , , , ,

WhatsApp chat