Concepto jurídico acogido por ASMEDAS Antioquia sobre Proyecto de Ley que promueve el respeto y la dignificación del Talento Humano en Salud

Recordemos que dicho Proyecto de Ley fue radicado en el Congreso en el pasado mes de abril de 2020 en el marco de la emergencia sanitaria por el COVID-19; ya se hizo un primer debate en la Cámara de Representantes y se prepara ponencia para segundo debate

Tomado de: Oficina de Comunicaciones, Información y Prensa ASMEDAS Antioquia

Haga clic AQUÍ para leer el texto completo del Proyecto de Ley.

Por: Carlos Alberto Ballesteros Barón (foto)
Asesor Jurídico de ASMEDAS Antioquia

En nuestro criterio, el proyecto tiene un catálogo de buenas intenciones pero, infortunadamente, como ocurre con muchas leyes en Colombia, le falta una parte sancionatoria eficaz que materialice esos buenos propósitos, como se explica al analizar varias de sus disposiciones o, para decirlo en palabra comunes, “le falta dientes”.

A continuación, se hacen algunas observaciones sobre algunos de los apartes del articulado, enfatizando en lo que tiene que ver con el campo laboral.

ARTÍCULO 1: Solamente considera como aspectos integrantes de la dignidad del talento humano la calidad de la formación y las condiciones de pago, y deja por fuera muchos aspectos considerado como integrantes de la dignidad en el trabajo, o el trabajo decente, como lo dice la OIT, tales como los siguientes:

.- Derecho a las prestaciones sociales.

.- Derecho a los descansos.

.- Derecho de asociación sindical.

Si bien más adelante el proyecto se refiere a estos aspectos, consideramos importante dejarlos claros desde un principio.

ARTÍCULO 2: No incluye dentro de los PRINCIPIOS GENERALES ninguno referente al derecho laboral; casi todos tienen que ver con la formación, lo que sin duda es trascendental, pero es evidente la omisión en este aspecto.  Si bien menciona la estabilidad como uno de ellos, va dirigido más al servicio que al profesional de la salud y a la oportunidad en la prestación del servicio que a la estabilidad laboral establecida en el Artículo 53 de la Carta.

Es oportuno aprovechar la ley para comenzar a desarrollar estos principios y, de esta manera, ir rompiendo la resistencia que el sector empresarial ha tenido frente a esta exigencia de la Carta Política de 1991 que estableció:

“El Congreso expedirá el estatuto del trabajo. La ley correspondiente tendrá en cuenta por lo menos los siguientes principios mínimos fundamentales:
Igualdad de oportunidades para los trabajadores; remuneración mínima vital y móvil, proporcional a la cantidad y calidad de trabajo; estabilidad en el empleo; irrenunciabilidad a los beneficios mínimos establecidos en normas laborales; facultades para transigir y conciliar sobre derechos inciertos y discutibles; situación más favorable al trabajador en caso de duda en la aplicación e interpretación de las fuentes formales de derecho; primacía de la realidad sobre formalidades establecidas por los sujetos de las relaciones laborales; garantía a la seguridad social, la capacitación, el adiestramiento y el descanso necesario; protección especial a la mujer, a la maternidad y al trabajador menor de edad.”.

Con respecto a la estabilidad debería incluirse una redacción que la garantice en forma absoluta, sea en este artículo o en el 16, que podría tener un contenido similar al siguiente:

“Ninguno de los trabajadores que conforma el talento humano puede ser desvinculado mientras no exista una justa causa y se adelante un debido proceso que lo demuestre.  En el caso de que un empleador omita tal procedimiento o despida al trabajador sin justa causa, el despido será ineficaz y por tanto el trabajador tendrá derecho a ser reintegrado con el reconocimiento de la totalidad de salarios y prestaciones dejados de percibir desde la desvinculación hasta su reintegro efectivo.».

ARTÍCULO 3: En la parte final se define la jornada laboral del talento humano, la que en nuestro criterio es insuficiente pues omite los períodos de disponibilidad que son comunes en este sector; por eso sugerimos que se le agregue la siguiente expresión “o se encuentra a disposición“ en consecuencia la parte de la norma quedaría así:

“Jornada laboral del talento humano en salud: Es el período de tiempo diario durante el cual el talento humano en salud realiza sus actividades asistenciales y administrativas o se encuentra a disposición en una institución prestadora de servicios de salud previniendo afectaciones a su propia salud y la de los pacientes.”.

ARTÍCULO 5: Debe enfatizarse que la vinculación directa es de carácter laboral, por cuanto la expresión “vincular al talento humano en salud de manera directa” posibilita vinculaciones como son los contratos de prestación de servicios que también son vinculaciones directas; por eso recomendamos que se diga “vincular al talento humano en salud mediante vinculación laboral de manera directa.».

Parágrafo 1: Es la misma redacción que se ha utilizado para las relaciones laborales generales, norma que no ha desestimulado la vinculación por esa vía, ya que los empleadores aducen que la norma no prohíbe este tipo de vinculación, lo que prohíbe es que se afecten los derechos constitucionales o legales y prestacionales.  Según ellos, al utilizar estas modalidades no se están violentando tales disposiciones.  Por esta razón, si lo que se busca es dar una verdadera protección, lo que se debe es prohibir la utilización de la intermediación cuando se trata de personal misional permanente.

Parágrafo 2: Consideramos que la norma está bien concebida pero se queda corta, por lo que sugerimos agregar el siguiente parágrafo: “En el evento de que se contrate por esta vía a pesar de no encontrarse en una de las situaciones previstas, se entenderá para todos los efectos que el usuario del servicio es el verdadero empleador y la empresa de servicios temporales un simple intermediario en los términos del artículo 36 del C.S.T.”.

Parágrafo 3: No es recomendable continuar con los contratos colectivos sindicales; por lo tanto, se debe prohibir utilizar esta modalidad.

ARTÍCULO 6: Parte de la base de la posibilidad de la contratación no laboral al hacer referencia a “las diferentes modalidades de contratación vigentes”.  Si se prohíbe la contratación de prestación de servicios, sobraría esta previsión.  En su defecto, debería indicarse de una vez cuál es la jornada extenuante a que se hace referencia pues, de lo contrario, queda tan abierto que queda sometido a la subjetividad del operador.

Las facultades reglamentarias dadas al Ministerio las consideramos acertadas salvo en lo relativo a la “realización de disponibilidades”, pues es un tema tan sensible y trascendental que debe definirlo el legislador de una vez haciendo claridad especialmente en lo que tiene que ver con la obligación de remunerar y su monto.

ARTÍCULO 7: Parágrafo. No se indica cómo se garantizará el flujo de dinero, ni qué sucede si esa garantía no existe.  Consideramos que debe exigirse a los empleadores que se garanticen las obligaciones laborales mediante una póliza que responda por el pago de salarios, prestaciones sociales e indemnizaciones, como condición para la autorización de funcionamiento y continuidad.

Así mismo, debe establecerse una fuerte indemnización por el no pago de las acreencias laborales, garantizada por la misma póliza, similar a la que señala el Artículo 99 de la Ley 50 de 1990 por el no pago oportuno de las cesantías (un día de salario por cada día de retardo) pero aplicable al no pago de salarios o cualquier otra obligación laboral incluyendo los aportes al sistema de seguridad social.

ARTÍCULO 15: Sería conveniente definir unos mínimos de la remuneración.

Parágrafo 2: No se entiende por qué se limita la vinculación mediante contrato laboral a los gerentes de las ESE.  Debe aplicarse esta obligación a todos los actores del sistema sean públicos o privados.

ARTÍCULO 16: El plan de formalización debe implicar el reconocimiento de las prestaciones sociales adeudas al haber disfrazado verdaderas relaciones laborales mediante vínculos no laborales.

Cualquier aclaración o complementación será atendida gustosamente.

Cordial saludo,

 

Tomado de: Oficina de Comunicaciones, Información y Prensa ASMEDAS Antioquia

 

Deja un comentario