Lunes, 28 de Septiembre de 2020
ASMEDAS Antioquia

En un rincón…

julio 23, 2020 2:28 pm



Tomado de: Oficina de Comunicaciones, Información y Prensa ASMEDAS Antioquia

Por: Médico Juan Fernando Uribe Duque (foto)
Poeta – Asmedista

No es tanto el afán, es la presión que ejercen las distintas realidades. Los recovecos de la vida, profundas son las emanaciones, desbordan e inundan, expelen avisos, bullosas cornetas de advertencia, campaneos. Se desploman tormentas, se tortura el cielo, no soportan los tejados tanta lluvia, tanta luz, todo se derrumba y renace como si con cada despertar la vida se reinventara y fueran varias las que habría que vivir. Tal vez sea esa la razón de la heteronimia del poeta.

Pienso en ese carácter especial, en el nuevo sentir o en la misma mente encadenada, que nos castiga llevándonos al embrión confuso, retornándonos al mismo óvulo, a la caparazón amorfa, a la base misma con que fuimos liberados para contemplar el discurrir de estas células que se atropellan pero que, a pesar del grito, inventan acaso otros ojos para vislumbrar el mundo (el paraíso perdido de los arcanos, la feliz irreverencia, la llave certera al cuarto de atrás, la sala principal que habita el vacío).

Miro desde la alcoba el fluir del agua y escucho el rumor del viento entre las ramas del sauce y me pregunto si hemos sido capaces de asumirnos en otras estancias, si no existirán para nosotros los humanos, otras conciencias diferentes a las meramente adaptativas a un mundo hecho por la proscripción de las palabras, tal vez otro lenguaje para una dimensión más evolucionada, lejos de la magia y la promesa metafísica disfrazada con olor a sahumerio, aparte de sofistificaciones de escribanos de nuevas filosofías -que al ser decantadas se convierten en desechos de la mítica caverna-, donde la apariencia hace que se corra el velo de los arcanos imposibles.

Nos hemos sumido en un aislamiento certero, casi obsesivo, huyendo de la muerte para refugiarnos en una doble vida con deseos de libertad y cómodas cuotas de muerte diaria, mirando por la ventana cómo pasa la pobre vida, añorando la luz de otros días, las fiestas, los paseos, las grandes aventuras del ego vital, las horas locas de efímeras estridencias.

Mejor la placidez de una noche serena con arrullos de luna. Grandes distancias donde no acuda la infección de un ruido, la alharaca fastidiosa de los lugares comunes, los mismos pensamientos sutilmente renovados en las expresiones de otras bocas, otras laringes atadas a las locuaces mentes del berrido, las carnes que abogan por el pasatiempo, por estar entretenidas, o el humor pueril para no desfallecer… así las bibliotecas o los amplios reductos del conocimiento se repitan, rodeándonos…

Tomado de: Oficina de Comunicaciones, Información y Prensa ASMEDAS Antioquia

 

Etiquetas: , , ,

WhatsApp chat