Viernes, 4 de Diciembre de 2020
ASMEDAS Antioquia

Amour, de Michael Haneke

julio 14, 2020 4:56 pm



Película del año 2012

Tomado de: Oficina de Comunicaciones, Información y Prensa ASMEDAS Antioquia

Por: Médico Jesús María Dapena Botero (foto)
Psiquiatra y Psicoanalista

¡Uh la la! Cuando éramos aún unos adolescentes, Jean-Louis Tritignant y Anouk Aimée nos hicieron temblar de amor con su interpretación de Un hombre y una mujer de Claude Lelouch y la hermosa música de Francis Lai, en la que yo considero la mejor película del director:

Eran jóvenes y bellos, aunque un poco mayores de nosotros:

Y, además, oíamos canciones como éstas:

En el placer de la primera salida.

Y en la intimidad del encuentro:

Cuando aún cantábamos con Raphael:

Y la ya difunta Emanuelle Riva, nos hacía disfrutar de ese extraño e intenso idilio con un japonés, que la lleva a la reviviscencia y la catarsis de una situación amorosa muy traumática vivida en la Segunda Guerra Mundial, del drama de Marguerite Duras, Hiroshima, mon amor.

Ahora vuelven, antes de la muerte de la protagonista, envejecidos, al igual que nosotros, como los fantasmas del Roxy, de la mano de Michael Haneke, director de cine austríaco, pese a haber nacido en Münich, en pleno nazismo, y que se ha caracterizado por ser un director sombrío, perturbador e inquietante, al enfocar problemas de la sociedad contemporánea que generan polémicas; alguien que acude al deconstruccionismo para lograr un distanciamiento brechtiano que impida una identificación inmediata del espectador con lo que es llevado, más que a sentir, a reflexionar y sacarlo de cierta zona de confort en un mundo convencional, al empujarlo a cruces de caminos, donde todo podría suceder, en un cine del que salgan constantes cuestionamientos, un poco a la manera de Michelangelo Antonioni, sin respuestas fáciles, que establezca distancias y que, finalmente, invite a un diálogo provocado, sin importarle resultar tedioso, irritante y decepcionante, con un realismo bastante simple, en una sociedad, que no sabe qué hacer con las ambivalencias entre el amor y el odio de Empédocles y Freud, para tratar, al fin, de afinar el sentimiento de su público, algo que se requiere tanto en estas sociedad líquida, con amores y odios, igualmente líquidos, como bien lo señalara Zygmunt Bauman, para que la gente tenga una posición distinta frente al mundo, como la que impone este tipo de sociedad contemporánea e hipermoderna.

Puede haber, en sus filmes, momentos de pasividad, de vacío, de frustración y rabia, con un manejo bastante mesurado de la violencia, que resulta bastante innovador, sin extravagancias; es como si lo brutal se fuera metiendo por los poros, sin subrayarla demasiado; pero, que al final resulta más seca y más cruel, ya que es más sugerida que mostrada, para señalar ese odio líquido, lo cual incomoda a mentes conservadoras que reciben sus mensajes sociales, políticos, históricos, culturales y morales, sin dar respuestas preestablecidas, con un trasfondo filosófico bastante denso…

Haga clic AQUÍ para seguir leyendo.

Tomado de: Oficina de Comunicaciones, Información y Prensa ASMEDAS Antioquia

 

Etiquetas: , , ,

WhatsApp chat