Miércoles, 21 de Octubre de 2020
ASMEDAS Antioquia

Del ser y la nada a la crítica de la razón dialéctica

junio 25, 2020 2:34 am



Tomado de: Oficina de Comunicaciones, Información y Prensa ASMEDAS Antioquia

Por: Médico Jesús María Dapena Botero (foto)
Psiquiatra y Psicoanalista

Una de las mayores virtudes de Jean-Paul Sartre es que se valió de distintos medios para transmitir su pensamiento, comprometido con los más palpitantes acontecimientos de su tiempo, que lograban ir mucho más allá de los ámbitos académicos para llegar a un público mucho más amplio y extenso, ya fuera con su dramaturgia o con su novelística, cargadas con la crudeza de sus personajes, en situaciones igualmente despiadadas, o con sus ensayos, que algunos de ellos, alcanzarían la categoría de tratados mayores en el campo filosófico, como son El ser y la nada o La crítica de la razón dialéctica.

Uno de quienes aparan la pelota sartreana en España fue Juan José Sanguinetti, a pesar de ser profesor de filosofía en la Universidad de la Santa Cruz, en Roma, regentada por el Opus Dei, quien pública el libro editado por la Editorial Magisterio Español, en 1975, y escribe el opúsculo: Jean-Paul Sartre: Crítica de la razón dialéctica y cuestiones de método, que encontré en una biblioteca pública de Vigo, para completar mis lecturas del excelente y didáctico libro de la joven colombiana Catalina Uribe Merino Por los caminos de Sartre, editado por Hombre Nuevo Editores de Medellín, Colombia.

Bien sabemos, por Catalina, como lo guerra transformó la conciencia sartreana, para sacarlo de ese taedium vitae, de ese spleen filosófico de Roquentin, el anodino personaje de La náusea y permitirle comprender que la libertad sólo podría lograrse con el compromiso de cada sujeto, con conciencia existencial, en la lucha contra la opresión, bajo la égida de quien fuere que la implementase, y por eso no dudaría en protestar contra la invasión rusa a Hungría o de luchar contra el colonialismo francés en África, o aliarse con esos soñadores, que eran realistas y pedían lo imposible, en mayo del 68, o defendería los derechos de los prisioneros al lado de Michel Foucault, Simone Signoret e Ives Montand o repartiría los libros rojos de Mao Tsé-Tung en París, como cualquier vulgar activista, consecuente con el papel que tiene el intelectual en su mundo circundante y en la historia.

Haga clic AQUÍ para leer el texto completo del artículo

Tomado de: Oficina de Comunicaciones, Información y Prensa ASMEDAS Antioquia

 

Etiquetas: , , , ,

WhatsApp chat