Denuncian nueva agresión contra el personal médico en Atlántico

Una semana después de que un médico recibiera dos coronas fúnebres y un sufragio por la muerte de una paciente por COVID-19, dos médicos de urgencia, un camillero y varias auxiliares de enfermería resultaron afectadas por dos personas que llegaron al centro asistencial Camino Bosques de Maria en Barranquilla

Tomado de: www.elespectador.com

Ocho días después de que un médico en Soledad (Atlántico), que atiende casos confirmados de virus SARS-COV-2, recibiera un sufragio y dos coronas fúnebres con amenazas, este domingo vuelve a presentarse una nueva agresión en la ciudad. Se trató de un ataque con arma blanca en la que resultaron heridos dos médicos de urgencia, un camillero y varias auxiliares de enfermería después de que dos personas entraran a las urgencias del centro asistencial Camino Bosques de María en Barranquilla.

El hecho, que se presentó a las 5:30 a.m. de este domingo, fue explicado por la gerencia de MiRed IPS a través de un comunicado. Según éste, un hombre con una herida de arma blanca ingresó junto a su pareja a las instalaciones del centro. Se presume que ambos estaban bajo los efectos del alcohol y alguna sustancia alucinógena. «En medio de la atención las personas comenzaron a agredir a los miembros de la misión médica y fue necesaria la intervención del cuadrante de la Policía, por las afectaciones que se presentaron al personal médico y a toda el área de urgencia que estaba en turno”, le dijo Rómulo Rodado, gerente de la IPS, a RCN Radio.

Rodado agregó que «aunque el paciente no estaba relacionado con casos respiratorios o sintomatologías de COVID-19, reflejan la indisciplina y falta de colaboración de la ciudadana que pone en riesgo nuestras instituciones y estos hechos pueden llevar incluso a que las instituciones tengan que suspender actividades y al final perjudican a la comunidad”. Esto se conecta con la presión que ha vivido el personal médico recientemente, pues han sido foco de agresiones.

La más sonada de estas fue contra el médico internista e intensivista José Julián Buelvas Díaz, que trabaja en Barranquilla y Soledad, Atlántico. La amenaza que recibió fue, se presume, por parte del familiar de una paciente que falleció luego de ser diagnosticada con COVID-19 en La Arenosa.

Tomado de: www.elespectador.com

 

Deja un comentario