Domingo, 27 de Septiembre de 2020
ASMEDAS Antioquia

La vida será otra…

marzo 20, 2020 8:50 pm



Tomado de: Oficina de Comunicaciones, Información y Prensa ASMEDAS Antioquia

Por: Médico Alejandro Hernán Quintero Galeano (foto)
Ginecoobstetra, Asmedista

Ya avizoramos la tormenta que nos llega, ya empezamos a sentir su fortaleza, nos llegan sus vientos desde China, Italia, España, Francia. Cuando tienes una emergencia a la vista haces un rápido diagnóstico de los elementos con los que cuentas para enfrentarla. Lastimosamente, en nuestro país tenemos unos problemas históricos estructurales que nos pronostican un mal desenlace, el análisis no es esperanzador:

En términos macro económicos, tenemos una economía dependiente, basada en el extractivismo, la minería, con una mínima industrialización; en materia laboral, consecuentemente, tenemos una cifra cercana al 50% de población en informalidad (léase rebusque, si no es mayor), con 10% de desempleados, y el restante 40%, la mayoría por prestación de servicios (asumiendo el pago de su propia seguridad social) y una escasa minoría que todavía cuenta con vinculación formal a una empresa (con garantías sociales); en materia de equidad, somos el tercer país más desigual de Latinoamérica, con todas sus implicaciones sociales; somos el país con más desplazados internos del campo a las ciudades por condiciones de violencia, lo que aumenta los cinturones de miseria y el rebusque; tenemos una de las dirigencias políticas más corruptas a nivel mundial y, por lo tanto, con escasa credibilidad y legitimidad; nuestro sistema de salud, privatizado es precario, corrupto, ineficiente, estratificado; los hospitales, las instalaciones y los suministros son escasos y de difícil acceso; el personal de salud: médicos, enfermeras, bacteriólogos, odontólogos, etc., desde lo laboral ha sido maltratado y vilipendiado por los que toman las decisiones políticas (paradójicamente, ese personal, es el que enfrentará la crisis).

Una rápida conclusión a esta situación es que en Colombia no estamos preparados para un tsunami de semejantes dimensiones y más si consideramos un presidente miope, torpe, que solo piensa en los grandes gremios económicos y no en la población general.

Hoy los creyentes esperan un milagro, pero las pandemias no se solucionan con milagros ni mucho menos con invocaciones a la Virgen de Chiquinquirá. Los no creyentes, sabedores de lo duro que se nos avecina, esperamos algo no sabido, que el trópico posibilite una atenuación del virus para su mejor contención.

Calidad humana y de profesionales para enfrentar el problema existe.  Lo que ha habido es una sub valoración de su trabajo, del papel que cumple el personal de la salud en la sociedad. En nuestro país, como lo dice el disco: “vale lo mismo ser un burro que un gran profesor”, en un país donde se maltrata a los profesores y no se le brinda valor a la educación, se convierte en otro elemento adverso para la adecuada confrontación.

Estas son nuestras realidades, las consecuencias del modelo económico neoliberal y del capitalismo rampante, de la corrupción de nuestras élites, de su mezquindad. Que a su vez son las generadoras de esta gran crisis humanitaria mundial y nacional.

Quien(es) haya(n) sido, como probablemente lo fue, los que sacaron este virus del laboratorio con fines geoeconómicos, geoestratégicos y geopolíticos, iniciando una guerra biológica de “baja intensidad”, son unos malnacidos. El juego del poder sin escrúpulos ni límites, el juego del poder afectando la salud y la vida de millones de seres humanos en todo el mundo.

China y Cuba nos han dado ejemplo de adecuado funcionamiento de un sistema de salud, de compromiso y solidaridad.

Después de pasada esta tempestad, esperemos sea rápido, debemos analizar a fondo lo sucedido y construir OTRO modelo social y económico, más justo, más solidario, más incluyente, más humano, amigo de la naturaleza y del planeta.  Después de la gran recesión mundial que nos espera, no más capitalismo, sistema que nos ha conducido a esta crisis y que pone en vilo nuestra supervivencia como especie.

Esperemos, entonces, sobrevivir a esta tormenta, enfrentándola de la mejor manera. De esta crisis surgirán muchas verdades: la realidad nacional e internacional, será otra; los héroes reales serán otros. Se valorizarán las luchas. La vida será otra.

Tomado de: Oficina de Comunicaciones, Información y Prensa ASMEDAS Antioquia

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , ,

WhatsApp chat