Sábado, 26 de Septiembre de 2020
ASMEDAS Antioquia

Servicios de urgencias presentan sobreocupación del 142 %, con rango máximo de hasta el 244 %

febrero 11, 2020 4:32 pm



Así lo señala un reciente informe de la Defensoría sobre estos servicios, que también evidencia que «el 7,2 por ciento del equipo de salud encuestado manifestó haber sido víctimas de acoso laboral»

Tomado de: www.eldiariodesalud.com

La Defensoría del Pueblo presentó el informe ‘Garantía de derecho a la salud en los servicios de urgencias’, que evidencia, entre otros aspectos, que estos servicios presentan sobreocupación del 142 por ciento, con rango máximo de hasta el 244 por ciento, y que «el 7,2 por ciento del equipo de salud encuestado manifestó haber sido víctimas de acoso laboral».

El informe señala que «el estudio de monitoreo del derecho a la salud a nivel nacional es una verificación que se adelantó en los servicios de urgencias de las IPS que prestan atención en las ciudades donde la Defensoría del Pueblo tiene sedes regionales». El tamaño de la muestra fue, concretamente, de 170 IPS del país.

Disponibilidad de los servicios de urgencias

El informe señala que «las características de los servicios de urgencias según la distribución geográfica pueden indicar inequidades en las regiones más apartadas con difícil acceso y con población dispersa, como la Orinoquía y Amazonía». Asimismo, indica que «se evidenció sobreocupación del 142 por ciento, el no cumplimiento del estándar de habilitación y la vulneración del derecho a la salud de usuarios que se encontraron en el piso, de pie, sillas y otros» y que «en las instituciones mixtas, la sobreocupación fue del 244 por ciento, en las privadas del 146,6 por ciento y en las públicas del 136,2 por ciento». «De acuerdo al nivel de complejidad el comportamiento fue el siguiente: la baja con 169 por ciento, la media con 140,4 y la alta con 138,6 por ciento», añade.

Como indica la Defensoría, «solo el 80 por ciento de los servicios visitados contaban con la dotación mínima lo que implica el incumplimiento de los estándares mínimos de habilitación y posibles vulneraciones del derecho a la salud de los usuarios». Asimismo, señala que «en las salas de espera y sala de observación los baños solo eran suficientes en el 78 y 71 por ciento de las IPS respectivamente; y en general las condiciones de estos servicios eran deficientes o precarias en relación con el acceso, elementos de seguridad, insumos y accesorios».

Accesibilidad de los servicios de urgencias

En cuanto a accesibilidad, «el 42 por ciento de las IPS reportaron barreras de acceso a los usuarios, de los cuales, el 45 por ciento son de tipo físico, el 26 por ciento económicas, el 22 por ciento por información y el 7 por ciento por discriminación; no se presentaron diferencias significativas por naturaleza jurídica y nivel de complejidad», apunta el documento.

Sobre acceso a la información señala que «solo el 70 por ciento de los usuarios manifestó que se toma el consentimiento informado en las diferentes áreas de los servicios de urgencias». «En relación con el nivel de complejidad, la baja y la media eran los niveles donde menos se toma el consentimiento informado, 33,3 y 58,4 por ciento respectivamente», evidencia el informe, por lo que la Defensoría señala que, «al cotejar con los usuarios esta información, se ratifica que existe falta de conocimiento sobre su estado de salud, lo que vulnera el derecho a la toma de decisiones en salud y al goce efectivo del derecho».

Calidad de los servicios de urgencias

«El tiempo de espera promedio del triage fue de 1 hora con un rango entre 1 minuto y 9 horas», reporta la Defensoría, que añade que «la mitad de los usuarios encuestados desconocen el nivel de clasificación asignado y la otra mitad fue clasificada en Nivel III – Urgencias, (12 por ciento), Nivel V – Sin urgencia (10 por ciento) y Nivel IV – Urgencia menor (9 por ciento)». «Estos dos últimos (niveles V y IV) corresponden al 40 por ciento de los encuestados que manifestaron conocer el nivel de clasificación, lo que implicaría la atención por el servicio de consulta médica ambulatoria y es posible que evidencie problemas de acceso en el ámbito ambulatorio», explica.

Por su parte, «el tiempo de espera promedio entre triage y la consulta médica fue de 1,3 horas con rango entre 0 minuto y 2 días». «Teniendo en cuenta que la normatividad vigente dispone atención inmediata en los usuarios clasificados en Nivel I – Reanimación, (7 por ciento) y en 30 minutos en los de Nivel II – Emergencia (8 por ciento) y que se encontraron usuarios a los que no se les garantizó la atención en los tiempos establecidos, se requiere de mayor información a los usuarios para la exigibilidad del derecho a la salud», destaca la Defensoría.

Las condiciones del personal de salud

«El 7,2 por ciento del equipo de salud encuestado manifestó haber sido víctimas de acoso laboral», destaca el informe, que añade: «El 51,7 por ciento pertenecía al grupo de las Auxiliares de Enfermería, el 22,4 por ciento a profesionales de enfermería y el 19 por ciento a médicos». «Es notorio el número importante de profesionales que no respondieron la encuesta, aunque fuera anónima, pero las manifestaciones de los respondientes denotan desmotivación e inconformidad», complementa al respecto la Defensoría.

En cuanto al tipo de vinculación se evidenció que «el 50 por ciento del talento humano que labora en los servicios de urgencias de las IPS visitadas estaba vinculado por contrato laboral así: médicos el 47,3 por ciento, médicos especialistas el 29 por ciento, profesionales de enfermería el 53 por ciento y las auxiliares de enfermería el 50 por ciento». «El 25 por ciento manifestaron tener orden de prestación de servicios y los demás reportaron otras formas de contratación laboral», añade la Defensoría.

Calificación otorgada a la atención del servicio de urgencia

Un «3,4 fue la calificación promedio que los usuarios asignaron a los servicios de urgencias (1 la calificación más baja y 5 la mejor)», según se lee en el informe, que continúa señalando: «Los factores más influyentes fueron el tiempo de atención, la ocupación y las condiciones de higiene». «De conformidad con lo observado en las diferentes áreas de los servicios de urgencias, la Defensoría del Pueblo evidenció que existen condiciones que amenazan o vulneran el derecho fundamental a la salud de los usuarios y que no necesariamente se encuentran ligados a temas presupuestales, pero sí a la humanización y calidad de la gestión del servicio; aspectos como el aseo de las salas y baños, dirigirse a los usuarios con respeto, llamándolos por su nombre, son fundamentales para conservar la dignidad de cada uno de los usuarios», concluye indicando el informe.

Ante los resultados presentados, el ministro de Salud y Protección Social encargado, Iván Darío González, señaló: «A pesar de las dificultades del servicio de urgencias, mientras estamos aquí sentados se están salvando vidas».  Asimismo, indicó: «Hoy tenemos alrededor de $430 mil millones de pesos de facturación por servicios de urgencias de los hospitales públicos y solo hemos podido pagar $130 mil en los últimos meses». «Es decir, hay una deuda de $300 mil millones, lo que hace que necesitemos avanzar en soluciones estructurales como la afiliación y un pago prospectivo que esperamos tener listo en las próximas semanas», añadió.

Acceda AQUÍ al informe completo sobre los servicios de urgencias en Colombia de la Defensoría del Pueblo.

Tomado de: www.eldiariodesalud.com

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,

WhatsApp chat