Viernes, 4 de Diciembre de 2020
ASMEDAS Antioquia

De narices y olores…

junio 20, 2019 7:57 pm



Notas de Anatomía Patológica

Tomado de: Oficina de Comunicaciones, Información y Prensa ASMEDAS Antioquia

Por: Médico Carlos Enrique Escobar Gónima (foto)
Ginecoobstetra

Desconcertante, por decir lo menos, que una inteligencia como la de Sigmund Freud no la notó.  Es cierto que en el desarrollo hay una etapa oral, otra anal y una fálica.  Pero, ¿y la otra?  Observen a un niño de tres años largos en la piñata del hermano, al irse a acostar y otras actividades, él está con el dedo en la nariz sacando mocos.  Está en la etapa del “narigueo” que la escuela quiteña denomina del colmeneo y donde el verbo hurgar se conjuga en todas sus acepciones.  Indispensable esta etapa como preparación para el momento en el cual el niño se convierte en muchacho, suceso íntimamente ligado a ese episodio terrible, espantoso, cuando aparece el primer barro ciego de la punta de la nariz.  Él no lo sabe, pero luego de intentar esprimirlo, pincharlo, ponerle hielo y cremas, al salir a la calle todo el universo va a estar pendiente de su grano.  ¡Qué Horror!  Ahora, que no se vaya a pensar que todo lo desagradable está asociado a la nariz, pues unos años después ese muchacho tendrá otro rostro muy cercano al suyo y en un momento mágico ambas narices con discreción se acomodarán para que sendos labios se acaricien y aparezca, como explosión de supernova, el primer beso de amor.  Espectacular.

Respecto al olor, que es lo nuestro, si se ingresa por las narinas en el momento adecuado, con los instrumentos requeridos, se notará cÓmo las células olfatorias situadas en la parte superior y posterior de la mucosa nasal se ordenan como los integrantes de un gran grupo coral, ordenaditas esperando.  Cuando llegan las moléculas de olor, cada una coge lo suyo y todas salen locas de contento con su cargamento para… el nervio olfatorio.  Eso, por supuesto, si no se atraviesa un inoportuno estornudo y acaba con la función.  El estornudo que los sociólogos integrantes de la sociedad “ACHIS” la semejan a una minga caucana embejucada pero que, para nosotros los anatomistas, no es sino una expulsión violenta de aire con participación de las vías aéreas, entrecerrar de ojos y cosquilleo nasofaríngeo, es una purga de limpieza, algo así como un diablo rojo en sifón obstruido, que deja la mucosa nasal renovada.  Los estornudos son diversos en sus presentaciones, los hay musicales, con pito incorporado, rudos y desvergonzados y tímidos y mojigatos, sin mencionar al estornudo fallido, sobre el cual aún se tienen dudas de si es una variedad de depresión o una enfermedad huérfana cuando se vuelven repetitivos.

Con el pasar de los años, la nariz se vuelve más evidente en la cara y los pelillos nasales que daban tibieza al aire de respirar pasan de ser vellos nasales a feos, muy feos nasales, que hacen causa común con los pelos de las orejas en la pretensión de convertir la cara en una bola de pelos, pero con la paradoja de que, en muchos casos, lo que forman es una cara de abuelo, terreno propicio para que las manitas de un nieto jueguen con la nariz del abuelo ¡Qué maravilla!

En otro orden de ideas, existe un lugar que algunos equivocadamente llaman de realismo mágico, donde varias especies habitan el mismo recinto.  Allí conviven vacas que se creen sagradas, zánganos sin colmena ni reina, abundantes lagartos, un zorro cabeza plateada y pocos, muy pocos sinsontes y turpiales, entre estos, el turpial lituano verde tembloroso, perseguido por múltiples víboras trepadoras.  En los humanos de dicho lugar, existe un fenómeno descrito ya por Gepetto y es que a los que dicen mentiras se les crece la nariz.  Y hay tantos narigones, que la dirección administrativa acaba de sacar una resolución por medio de la cual se limitan a dos las mentiras permitidas por semana a cada asistente.  En dicho comunicado se informa que una participante con nombre de pájaro de la paz, ya llenó su agenda de peleas de este año; así mismo se recuerda a aquellos que tengan más de un palmo de nariz que deben hacer llegar a la mayor brevedad el certificado de vacunación para influenza y moquillo, pues en caso de secreción nasal, el problema sería de marca mayor.

Tomado de: Oficina de Comunicaciones, Información y Prensa ASMEDAS Antioquia

 

 

Etiquetas: , , , , , ,

WhatsApp chat