Domingo, 13 de Octubre de 2019
ASMEDAS Antioquia

Mis rumiares sobre Psiquiatría y Medicina

mayo 15, 2019 8:02 pm



Apuntamientos y reflexiones

Tomado de: Oficina de Comunicaciones, Información y Prensa ASMEDAS Antioquia

Por: médico Alberto Restrepo Ochoa (Foto)
Psiquiatra
Mayo de 2019

He sabido que, en otras partes, las quejas de mala práctica médica, acciones disciplinarias y acción investigativa de entes médico-disciplinarios que terminen incriminando al médico, son ventiladas públicamente por medio ‘de los medios’ impresos.

Igual ocurre con delincuentes o criminales que retornan a la comunidad después de cumplir su sentencia. Su paradero es materia (obligatoria por ley) de conocimiento público. ¿O usted quisiera que sus hijos estuvieran cerca de un pedófilo asesino de niños, residenciado en su vecindario?
————————————————
Acceder al cuerpo o a la mente humana afligida por cualquier dolencia es un privilegio sagrado, muy distinto a vender repuestos o acceder a las ‘cuentas’ de otros en Facebook. (Podría ser Instagram o linkedin si así a usted le gusta más)

¿En nuestro medio, y por medio de qué medios, tiene la comunidad información sobre médicos que han incurrido, sin ser exculpados, en mala práctica médica o acciones amorales violatorias de la sacralidad de la medicina?
———————————————–
Sea lo siguiente clasista y discriminatorio, no me inquieta, pero estudiar y ejercer medicina es muy distinto a estudiar agronomía o astronomía, o ingeniería mecánica por decir otra cosa…
————————————————
Debe saber usted, aún si ya lo sabe, que la gimnasia mental es “tan mejor o mucho mejor” que la gimnasia de torso abdomen y extremidades.

Pero solo el pensamiento y las ideas nos ejercitan la mente. Me pregunto: ¿Acaso son propicios estos tiempos para pensar cuando en nuestra Psiquiatría todos estamos aletargados?

¿Cómo puede un psiquiatra salirse del acostumbramiento al frenesí vertiginoso de la “psiquiatría” a lo EPS, buscar algo de solaz, y pensar sobre el mundo y la vorágine en que está metido?

Seria intimidante y doloroso salirse del torbellino de la superficialidad para hundirse en el pensamiento y la reflexión. Rodar por la superficie sin entrar en las honduras del análisis y la crítica es fácil pues basta dejarse empujar por la corriente de los vientos.
————————————————–
Aunque a algunos les suene ramplón, importa un pito, en el cuerpo médico hay conservadores y liberales, como en nuestro glorioso y honorable congreso. Los primeros están alineados en las filas de la ortodoxia médica, lo que es y como es; es decir lo establecido –el estable-cimiento–; en cambio los segundos, los liberales o pensadores, si así a usted le gusta más, están con las preguntas, el discernimiento, el análisis y la crítica. Como en todo… ¿y usted donde está filado?

Rumiando pienso que entre los conservadores y ortodoxos debe haber algunos médicos, psiquiatras en mi caso, a quienes el acostumbramiento con el paso del tiempo y la fuerza de la monótona rutina en la medicina institucional, los ha endurecido, insensibilizándolos, haciéndolos refractarios a la posibilidad de cambio que les avance y les traiga progreso.,
……………………………………….
Indiscutible que la renovación en cargos directivos en departamentos universitarios de psiquiatría, a más de deseable es necesaria. Obviamente jóvenes de integridad moral y de idoneidad profesional, pero, claro está, mayores que Maluma o Yatra, (el que más le fascine a usted); es decir un milenario, millennial como dicen por estos días.

Podría ser de genes equis o genes X Y, pero nacido por los 80’s, no muy cerca a los 90’s. “Coño y ojalá que sea modesto, en carácter no en nombre, y que no esté buscando acomodarse en el centro de la primera fila. Compadre… es que eso ya ocurrió en psiquiatría de la U de A. ¿Recuerdas a un figurón?…sí ese…”
Los nacidos antes de los 80’s podrían ser asesores o mentores que harto se necesitan. Cuestión de revolver la baraja…no de mandar a algunos a las filas del desempleo… o de lanzarlos por la borda. ¡No! Algunos de ellos podrían valer más que plata contante y sonante…
………………………………………………..
Que la psiquiatría sufre una crisis interna es algo más allá de una duda razonable.

Se ha dicho que la crisis en psiquiatría se distingue porque “se extralimitó, se sobre extendió (pretendió ilusamente abarcar demasiado), sobre prometió, sobre diagnosticó, sobre medicó y puso en peligro sus principios”. (Anne Harrington).

“Logros, avances y tareas por hacer en nuestra Psiquiatría” sería un temario esencial para un conversatorio entre las facultades de medicina con posgrado en Psiquiatría, (si son conscientes de nuestra crisis). No conferencia pues pocas son sustanciales y estimulantes.

¡Ah, pero si ahora el tema que está “in” es el de la bipolaridad! Y, créame que no es mentira; las angustias y desventuras emocionales en el vivir, sobre todo el miedo, son millones –así como se lo estoy contando–, millones de veces más comunes …que el sonsonete de la tal bipolaridad.

Si no me cree, contradiga y desmienta…

Siguiendo con mi rumiar he pensado que la crisis clama por fuerza moral determinación y coraje, en remplazo del asentimiento débil y el acostumbramiento a lo que es y como está siendo.

El sistema, en psiquiatría, les ha arrebatado a los pacientes su derecho a una mejor asistencia, no a un mero recibir de diagnósticos categóricos pastillas y gotas. Y les ha arrebatado a los psiquiatras la posibilidad de un ejercicio que se vaya acercando a lo integral. denunciar esta crisis, en parte de saqueo y restricciones, es una urgente “demanda moral”.

Y esta debería proceder de los entes dirigidos por psiquiatras, (jefaturas psiquiátricas de la UPB, del CES y de la U de A y del decano psiquiatra de la facultad de medicina de la U. de A)., quienes, de pronunciarse, tendrían más ascendiente en la comunidad general de pacientes y psiquiatras.

Pero no lo han hecho y presumo… que ni ellos mismos saben por qué. Pienso que no es asunto de no intuir, de no saber; meramente de empeñar voluntad y resolución. Una guerra de trincheras exige…

Creo que ellos más por la autoridad de sus instituciones que de sí mismos, están en la mejor posición para cumplir este deber moral.

De seguir así, minimizados y apabullados, vendrá el día en que para-profesionales salarialmente menos costosos, la tele-psiquiatría, y aun la psiquiatría robótica con el delirante infundio de la inteligencia artificial…serán más atractivos para los administradores inversionistas y tecnócratas, que algo cercano a lo esencial.

Rumiando pienso que de todas las especialidades médicas la que más se parece a la mayonesa y la mortadela, aplastada entre los dos panes del ‘sandwich’, es la psiquiatría.
…………………………………………………….
En psiquiatría las cosas van de un lado para otro; hacia adelante, hacia atrás, y nuevamente hacia adelante.

Veamos, pues la cosa es simple y evidente:

El biologismo de un principio (teorías de la herencia y la degeneración física y moral: a propósito, ninguna demostrada), en alguna medida encendió la reacción que vino con el psicoanálisis clásico freudiano. Y este a su vez, por sus extremismos, encendió la revolución del triunfalismo biológico, (a propósito, hasta ahora, en nada demostrado), de los 80’s en adelante.

Hoy empiezan a sentirse los humos y hervores de una reacción contra un biologismo que en Psiquiatría, y en esencia, nada clínicamente significativo ha aportado.

Los psiquiatras del “triunfalismo biológico” necesitan “hacer una virtud de la modestia en vez de la soberbia y la arrogancia. La biología ofrece rigor, precisión y mediciones”, y esto aún no es posible en psiquiatría. “El biologismo no es el camino de la redención de la psiquiatría”. (A. Harrington).

Ante la complejidad mental y cerebral…el “asumir posturas doctrinarias”, psicológicas o biológicas en Psiquiatría, “que yo soy esto, o soy aquello”, va más allá de ser una insensatez.

Una sub-especialización (o es super especialización?) es deseable y necesaria, pero después de haber adquirido algo de experiencia en la práctica de una Psiquiatría integral. (Así no ocurre ni es necesario en muchas otras ramas de la medicina).
——————————————
A veces me he preguntado, porque no lo sé, como acreditan, desacreditan o ponen en entredicho, si alguna vez lo han hecho, nuestros posgrados en psiquiatría en Colombia. ¿Usted que sabe?…Cuéntelo pues…
………………………………………..
Dicen que los presidentes colombianos han sido presidentes metropolitanos; es decir, presidentes de las urbes, Bogotá, y demás ‘capitales’, no de la periferia, de pueblos, aldeas y caseríos.

Pienso que nuestra psiquiatría en mucho ha sido igualmente metropolitana. ¿O, que haría usted si a su esposa, puede ser su esposo, la o lo agarra un ataque de pánico en Copacabana, o a su suegra anciana, puede ser su suegro, también anciano, le da por delirar en las noches recién pasado el atardecer, en el mismo pueblo, enloqueciéndose y enloqueciendo al resto de la familia, generalmente al otro u otra, porque ya casi todos los ciudadanos de edad avanzada viven solos en pareja?

“Coño, pues que echen pa’ Medellín porque ni en Bello encontrarán socorro” …

Ni Bello, ni Envigado, ni Caldas ni Rionegro ni Santa Fe de Antioquia, donde convergen las periferias, cuentan con el recurso de asistencia psiquiátrica regular vía telefónica, (o WhatsApp, tele psiquiatría y pronto psiquiatría robótica, si estas le gustan más), para manejar estas eventualidades. O a lo mejor sí, pero yo no lo sé…

Sé sí que Medellín no las tiene como tanto lo he repetido…
…………………………………
Rumiando he pensado: ¿Cuánto se paga por la cajita en que nos venden las 10-30 pastillas, y el inserto multi plegado (en solo algunas) y de letra minúscula casi ilegible? Y que nadie lee…pues que mamera…

¿Por qué nos siguen exprimiendo con insertos y empaques inútiles… cuando la cosa pudiera ser ‘dispensada’ en forma distinta? sin artificios innecesarios?
Usada racionalmente, la fluoxetina (prozac y otros), es una gran ayuda. No obstante, su uso irracional, a perpetuidad, auto recetada o recetada por médico sin la racionalidad (incluye caducidad) y el seguimiento debidos, puede inducir un estado de frialdad, desapego, indiferencia (“ïmporta-culismo” me decía una usadora crónica), comparable a “una lobotomía química” como, recuerdo, me decía un colega profesor en una de las universidades donde hice mis estudios en Psiquiatría.

“La hampona industria farmacéutica” (Fernando Vallejo)

Rumiando pensé en la insulina, los anticoagulantes, anti lipídicos, anti agregantes plaquetarios, hipotensores y otros más. Ninguno es curativo, pero todos tienen cierta especificidad de acción. Recordemos algo… (y cultivemos la modestia):de nuestros psicotrópicos: 1- ninguno es curativo; 2- ninguno tiene especificidad de acción. Pero todos, racionalmente usados, ofrecen ayudas necesarias.

Pero es que hoy, “los enfermos son muchos y hay poco tiempo, por eso la consulta se limita tan solo a hacer 4 preguntas y a recetar algún medicamento” (Anton Chejov, finales siglo XIX. Lo de hoy parece que fue ayer, ¿o es al contrario?).

Rumiando he pensado que los sufrimientos más frecuentes y no muy perturbadores en lo funcional que afligen a la humanidad (la mayoría, by the way), no debieran ser entumecidos con sedantes, o lo que fuese, pues su presencia en la conciencia, su manejo y resolución (resolución en psicoterapia no es curación; de eso no hay en psiquiatría, yet…), son un estímulo para el trabajo terapéutico. En estos casos ¿qué psicoterapia puede uno hacer con un entumecido en la conciencia?
“Es que estas porquería y miserias de la vida son necesarias, pues con el paso del tiempo se transforman en algo viable, como el estiércol se convierte en tierra fértil”.(Anton Chejov)

¿Cree usted…pero piense… que estas aflicciones del vivir se pueden remediar “con gotas y pastillitas”?
……………………………………
Rumiando he pensado que mis propuestas y sugerencias podrían ser utópicas y románticas (aunque yo no lo creo). Aun si fuese así, eso no borraría del mapa la cruda realidad de que nuestra psiquiatría en todos sus componentes y escenarios está en crisis.

Lo que si supongo, creo que lo sé, es que decir lo que yo digo y como lo digo es, en estos tiempos, políticamente incorrecto. Distinto no podría ser pues… me mueve un espíritu provocador en lo espiritual y mental. Vainas del ADN…

“Coño, no joda, aguanta esa mierda y perdona que muchos lo necesitan; afloja mano” –con gracia me dice Absalón—.

–Absa, no. Piensa en esto–: el único profesional que, honestamente, tiene acceso al cuerpo, como médico, y al alma del paciente como psiquiatra, es el psiquiatra. Coño piensa, que somos únicos…Ah, y pensando en la crisis, recuerda a Chejov, otra vez, “que el sol sale solo una vez, y nadie vive dos veces”.
………………………………………
Ser ético como médico, o logrero y oportunista; pues es mejor lo primero.

fin

¿Es usted crédulo, o prefiere el dudar y cuestionar?

¿Lee usted las publicaciones médicas con ojo crítico y mente abierta?

¿Es usted fácilmente persuasible, o razonablemente crítico?

¿Se ha preguntado usted en que lóbulo están el ego y la conciencia?

¿Coño, ya te secuenciaron el genoma?, riendo me pregunta Absalón mi colega costeño. …

Tomado de: Oficina de Comunicaciones, Información y Prensa ASMEDAS Antioquia

 

 

Etiquetas: , , , , , , , ,

WhatsApp chat