Jueves, 14 de Noviembre de 2019
ASMEDAS Antioquia

Sobre policías y bandidos

mayo 5, 2019 6:27 pm



Tomado de: www.elcolombiano.com

Por: José Guillermo Ánjel (Foto)
Columnista de El Colombiano

Estación Librería, a la que llegan los que deben hacer tareas (esos buscan resúmenes) y los que por primera vez quieren leer un libro y al papá o a la mamá les parece caro; los que buscan dar un regalo o comprar el último título, sea para leerlo, ponerlo en un estante como decoración o simplemente hojearlo cada vez que se pueda, igual que se revisa cualquier mensaje de WhatApps. Y a la que llega otra gente, esta sí lectora por condición, oficio y cultura, que buscan libros clásicos, ediciones bilingües, textos raros, escritores desconocidos, herejes recuperados, análisis profundos sobre política y demás engendros, arte, biografías (algunas con espacios falsificados), diarios de viajeros y libros de policías y bandidos, que tienen el encanto de la desmesura, el humor negro y lo que pasa en los bajos fondos, que pareciera que son todos, pues no hay nadie libre de pecado.

Cuando la situación está mal en política y economía, los pintores pintan santos y vírgenes (Murillo fue uno) y los escritores del género negro comienzan a escarbar en los mundos inmorales y amorales en los que, a través de la ficción, se muestran trozos de realidad ambiente, delirante y compulsiva que cualquiera entiende porque toca de refilón. Los crímenes, las sospechas, la desmesura, el lenguaje vil o en su defecto la situación, hacen parte del entorno del detective que investiga y que, para que su oficio sea válido, carga también con pecados personales que busca sublimar en el caso que tiene en manos, abundante en corrupción, mentiras y gente dispuesta a todo. Como en los dibujos de Goya, la razón crea sus monstruos y en ellos todos nos vemos como actores, espectadores o simples asustados.

La novela con detective (donde quien investiga es más importante que la trama), que hace parte del género noir pero está marcado con un nombre (Rosado, Tornado, Marina, Rambert), se crece cuando la justicia real está desbocada, la ley opera mal y los valores y buenas costumbres son sujeto de burla. Y en estos ambientes de inmoralidad todo hay que cuestionarlo a través de acciones y contra-acciones, en espacios reconocidos donde, sean estos bellos o abstrusos, la vida corre en todas las direcciones segregando adrenalina. Si el miedo es una técnica para gobernar y dominar, en la novela con detective los miedos son vividos al absurdo, lo que ya es una luz entre tanta oscuridad líquida y maquillada.

Acotación: La Editorial de la UPB le apuesta ahora a una serie (de momento van diez libros) de Policías y Bandidos, en la que participan un médico (Emilio Restrepo), una experta en audiovisuales (Verónica Villa), un periodista (John Saldarriaga) y un doctor en filosofía (Memo Ánjel). Y ya en proceso está Luis Fernando Macías, que también propone un personaje (Aurelio). Y a partir de esta serie, hay una propuesta ética: la vida.

Tomado de: www.elcolombiano.com

 

Etiquetas: , , , , , , , ,

WhatsApp chat