Lunes, 17 de Junio de 2019
ASMEDAS Antioquia

La formación del pensamiento crítico en Medellín

abril 20, 2019 8:17 pm



(Conferencia dictada desde Vilagarcía de Arousa para el Grupo Sofos, en la Casamuseo Otraparte en Envigado, Antioquia, el 8 de octubre del 2016)

Por: Médico Jesús Dapena Botero (Foto)
Psiquiatra y Psicoanalista

La crítica es la base del progreso.
(Thomas Mann)1

La crítica es una forma postfreudiana de la autobiografía…ideológica, política, cultural.
(Ricardo Piglia) 2

1 Mann, Th. La montaña mágica. 14 a ed. Edhasa, Barcelona, 2009, 1056 pp.

2 Piglia, R. Crítica y ficción. Siglo Veinte, Buenos Aires, 1990, pp. 17-18.

 

Introducción

Esa proposición del escritor argentino es cierta; por eso, hablaré del desarrollo del pensamiento crítico en Medellín, como una medio autobiografía, inscrita en un macrocontexto histórico cultural, en el que pasé mis años de constitución como persona, a la manera de una especie de Bildung-roman, una novela de formación, por lo tanto, bastante subjetiva y limitada, en la medida que no puedo dar cuenta de todo ese desarrollo, dados los bordes de mí mismo y de mi circunstancias.

Pero, antes que nada, creo que es necesario, precisar:

1. ¿QUÉ ENTIENDO POR PENSAMIENTO CRÍTICO?

Considero que es un proceso cognitivo de tipo analítico, que trata de comprender la organización de los conocimientos, para darles una interpretación, acorde con una visión del mundo, no ceñida a prejuicios culturales, como una reflexión sobre lo que pareciera ser obvio en una sociedad determinada, para ir en busca de una verdad lo más lógica posible, en pro de la expansión del conocimiento, lo que implica la constitución de un criterio propio, de acuerdo con datos, que aporta el entorno, que confrontan los juicios apriorísticos; pero, no de una forma caprichosa ni exagerada como se da en el hipercrítico y en el fanático, quienes creen que quien no piensa como ellos está en su contra.

De ahí que el verdadero pensador crítico es inteligente, capaz, tenaz, riguroso en su lógica, precavido y humilde; lo que lo constituye en un librepensador, que hace aportes a la comunidad, de acuerdo con su capacidad de reflexión, de volver a pensar y aprender de la experiencia, como bien lo señalara el gran psicoanalista inglés W. R. Bion. 3 4 Tal pensador crítico tendrá que enfrentarse con el establishment, como grupo dominante, que ostenta el Poder y la autoridad respecto al conocimiento tradicional, más el conjunto de relaciones, que se dan entre los miembros de lo instituido, con todas sus jerarquías; tal idea nueva, será
vivida como un peligro aniquilador, por el temor de que se produzca, dentro del sistema, un cambio catastrófico, un fenómeno, que podremos observar si hacemos una mirada sociológica y etnológica de lo que pasa en la vida cotidiana. Esta situación de rechazo puede ser molesta para el creador de nuevas ideas o producciones, en la medida, que como diría Al Gore, con respecto al concepto del cambio climático, puede ser vivida una verdad incómoda 5 . Hasta que no se de una correspondencia entre el pensamiento, el pensador y el grupo, que permitan que nuevas reflexiones proliferen y el portador de las nuevas ideas, junto con el conjunto de sus semejantes evolucionen y se transformen, en una permanente espiral dialéctica.

Y es que pensar de una manera creativa implica la capacidad de tolerar las ansiedades, que genera la posibilidad de un cambio catastrófico.

Pero si hay seriedad en el aportador de nuevas ideas, éste no lo hará de una forma caprichosa y arbitraria, sino que las someterá a prueba, a la manera que lo señalara Karl Popper, para darles cierta objetividad, ya que en el conocimiento es imposible descartar del todo la subjetividad, porque en un polo del  conocimiento, está el sujeto cognoscente, quien intentará verificar o desmentir las hipótesis, que se ha planteado.

Por lo tanto, el pensamiento crítico es una habilidad humana, que los sujetos debemos cultivar y desarrollar para resolver problemas, contradicciones y enigmas, que se nos plantean en el mundo de las cosas, movidos por la curiosidad, la pasión por el conocimiento o la pulsión epistemofílica, como se quiera llamarlas, lo cual ha de servir de acicate para la investigación, la reflexión y la creación, para no convertirnos en esos burócratas, sobre los que Antoine de Saint-Éxupery escribía:

– Viejo burócrata… has construido tu paz a fuerza de bloquear, como lo hacen las termitas, la salida hacia la luz. Has rodado, como una bola, tu seguridad burguesa; en tus rutinas, en los mitos asfixiantes de tu vida provinciana; has alzado esa humilde morada contra los vientos, las mareas y las estrellas. No quieres inquietarte con los graves problemas, bastante trabajo has tenido con olvidar tu condición de hombre… No planteas preguntas sin respuesta, eres un pequeño burgués. Nadie te ha sacudido los hombros cuando aún era tiempo. Ahora la arcilla, con la que estás hecho se ha secado y endurecido y nada, en ti, podría, en
adelante despertar al músico, al poeta, al astrónomo, que quizás te habitaba en un principio.

Por ello, la crítica siempre implica mentes abiertas, que manejen un sano escepticismo.

2. ANTECEDENTES HISTÓRICOS DEL PENSAMIENTO CRÍTICO EN MEDELLÍN

Considero que sería bastante presuntuoso pensar que el pensamiento crítico en Medellín, comenzara con nuestra generación, puesto que no creo que en la Bella Villa se ignorara la presencia histórica de un Sócrates, cuestionador de los sofistas o el humanismo renacentista, que bebiera del pensamiento árabe de sabios como Averroes y Avicenas, con el que se retrotraería a Europa la obra de los filósofos griegos, ignorados en la noche medioeval y otros saberes dignos de los hombres libres frente al dogmatismo de la teología, imperante en la Iglesia católica.

Los humanistas del renacimiento escribían con un estilo grecolatino clásico y desde una mirada antropocéntrica se hacía un rescate del ser humano, como un animal con una inteligencia superior al resto de las especies, de donde surgía su capacidad de raciocinio, la cual adquiriría un valor supremo, al igual que el arte, como actividad intelectual y analítica, al servicio del conocimiento, ideas, que transmitían con un estilo natural, sin afectaciones, sin mayores diferencias entre la lengua escrita y la hablada, a pesar de cierta idealización platónica.

Para leer el texto completo del artículo, con las referencias bibliográficas, haga clic AQUÍ.

 

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

WhatsApp chat