Lunes, 18 de Junio de 2018

Calendario, astronomía y otras ciencias en el antiguo Egipto


El tiempo y el calendario

Ver más videos...




Sitios de Interés

Recuerdos del Ayer

Elizabeth Salazar: La venezolana que mostró su seno destrozado por falta de medicamentos

Tomado de: www.opinionysalud.com

Caracas.- El 5 de junio de 2018, Elizabeth Salazar protestó, en compañía de su esposo y varios pacientes crónicos, a las puertas del Ministerio de Salud de Venezuela. Como vio que las consignas y las súplicas para que aparezcan los medicamentos eran ignoradas por el ente gubernamental, se armó de valor y mostró el seno afectado: Morado, hinchado, deformado, con pus.

Tiene 63 años, es nacida en el oriente de Venezuela, específicamente del estado Anzoátegui. Ahora vive a las afueras de Caracas, en una ciudad dormitorio llamada Valles del Tuy, perteneciente al estado Miranda. Su salud está comprometida desde hace ocho meses cuando descubrió en su mama izquierda un pequeño bulto. “una pepita” que recién aparecía. Ahora, según el último estudio médico de fecha 3 de mayo, el diagnóstico para ella es: Cáncer ductal de tipo III B.

“No me importa quedarme con mi seno cortado, no me importa quedarme calva. Yo solo quiero vivir”, dice con los ojos como cristales, llenos de lágrimas que brotan y corren por su cara.

La falta de reactivos y medicamentos en el país la obligaron a alzar la voz pues, su vida parece convertirse en un reloj de arena, a pesar que su enfermedad tiene altas posibilidades se sobrevivencia. Su caso colma las primeras páginas de los diarios, sus palabras se reproducen en los videos que circulan en las redes sociales. Su nombre es ya un tema de sobremesa para los habitantes de este país.

“Mi número de teléfono circula por todos lados, no entiendo cómo nadie del Gobierno se ha comunicado”, dice contrariada.

La crisis de salud tiene un nuevo rostro, el de Elizabeth Salazar que dejó el dolor físico a un lado, junto con el pudor, para que fotógrafos, camarógrafos y todos los presentes en la manifestación el vieran el lado más vulnerable. El lado del corazón. Justo ahí, está su enfermedad.

“Alguien tiene que entender lo que significa pasar por lo que estoy pasando yo y miles de venezolanos, lo que es ir a un hospital y que no te dan esperanza, que te digan que debes recibir un tratamiento, pero que no lo hay. Me están desahuciando y yo no quiero morirme”, decía ante las cámaras.

La realidad sigue siendo la misma, desde el 5 de junio cuando el seno roto de Elizabeth recorrió el mundo. Aún no llegan los reactivos, no hay insumos, las farmacias no se llenan con cajas y frascos. No hay ayuda humanitaria. Lo que sí encontró esta venezolana fue la solidaridad de un país que ve en ella el reflejo de cualquier pariente que debe ser atendido.

Salazar asegura que desde el Ministerio sólo ha recibido burlas. Que no la atienden. Pero, su esposo, Luis Escobar, la abraza y cuenta que desde aquella escena que empañó de tristeza a los venezolanos, el teléfono no ha parado de sonar.

“Un señor me dice que es barrendero en Caracas, pero que depositó parte de sus ahorros para mi esposa. La gente es demasiado solidaria, este país es bueno… El teléfono vuelve a sonar y es el diputado Julio Borges (expresidente de la Asamblea Nacional) desde el exilio, dice que nos van a mandar el medicamento que nos falta”, asegura el hombre.

Escobar y Salazar es un matrimonio igual a otros tantos del país caribeño. No ostentan lujos, costean su vida con el trabajo diario. Su historia comenzó hace 19 años en la Defensoría del Pueblo, ahí ambos fervientes escuderos de los Derechos Humanos, decidieron unirse para tener como bandera la justicia.

Salazar ha recibido ayuda de sus compatriotas y de ONG dedicadas a este tipo de casos. Es así como Senos Ayuda la contactó para realizar toda la evaluación médica requerida.

“¡Qué manera de animarlo a uno, de levantarle la moral. Qué maravilla, qué bella es la gente… Hay un señor que me ofreció: ‘yo te traigo para República Dominicana y te curo aquí'”, expresó Salazar.

La prescripción médica para Elizabeth es la misma que requieren las 5.900 pacientes que se diagnostican cada año en Venezuela. Además del cóctel de medicinas, se requiere un gammagrama óseo, un examen especializado para evaluar si la lesión ha pasado a los huesos.

Este estudio no ha podido ser realizado por más de 55.000 pacientes oncológicos pues, no hay reactivos.

Tomado de: www.opinionysalud.com




Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Twitter





Fondo Editorial CIB

Editorial Médica Panamericana. 10% de descuento.






Encuesta

¿Apoyaría usted un paro nacional del sector Salud?

Si - 100%
No - 0%

Total votos: 1
The voting for this poll has ended on: Julio 1, 2015
 ¿Busca empleo?
Solicitud de empleo